Bolsa, mercados y cotizaciones

Las petroleras priorizarán los dividendos sobre las recompras ante unos beneficios decrecientes

  • Repsol será la compañía europea que más incrementará su retribución en 2024 
  • Equinor se sale de la foto: solo ella aumentará su 'buyback' este año 
Archivo
Madrid icon-related

El petróleo se anota ganancias anuales en bolsa del 16% y en estas últimas sesiones el Brent (la cotización del crudo de referencia en el Viejo Continente) se acerca a los 90 dólares por barril, situándose en niveles del pasado noviembre. Equipos de análisis como el de Bank of America (BofA) ven incluso al barril del oro negro en los 100 dólares en los próximos meses. Pero incluso con los aumentos de los precios del petróleo y los potenciales que puedan seguir viéndose durante los próximos meses, si algo tienen claro los expertos es que los ejercicios extraordinarios que vivieron las petroleras en 2022 y 2023 no van a seguir produciéndose en 2024. Y, pese a los beneficios decrecientes que proyectan, sí que creen que éstas vayan a continuar elevando sus dividendos este año.

Los pronósticos del consenso de expertos que recoge FactSet apuntan a que el beneficio de las principales petroleras europeas caerá de media un 15% este año sobre el del pasado. Con estas ganancias decrecientes ya a partir de este ejercicio, lo que esperan los analistas es que las compañías prioricen sus planes de dividendos sobre las recompras de acciones. De hecho, estiman que las retribuciones serán, de media, un 7% superiores sobre los beneficios de 2024, frente a los buybacks que esperan que sean un 24% inferiores a los de 2023. Todo ello excluyendo a Equinor de esta fotografía en la que ha decidido nadar a contracorriente.

Repsol será la que sufrirá, según las proyecciones, la mayor caída de sus beneficios. En concreto, los expertos apuntan a que sus ganancias de 2024 serán un 30% inferiores a las del ejercicio anterior. Pero, incluso con este escenario, con cargo a los beneficios de este año, las estimaciones señalan que será la petrolera que más aumentará su dividendo, un 13% hasta los 0,91 euros por título. Sobre precios actuales, con la compañía anotándose una subida de casi el 19% en el año (ronda los 16 euros por acción), esta retribución aún ofrece una atractiva rentabilidad de casi el 6%.

Eso sí, el incremento de este dividendo conllevará un mayor esfuerzo por parte de la compañía para cumplir con su política de retribución. Los expertos señalan que el payout (el porcentaje de los beneficios que se destina al dividendo) será del 31% en 2024, frente al 21% que destinó en 2023.

En la presentación de su Plan Estratégico, la energética española anunciaba que espera situar el dividendo en torno a 1 euro por acción en 2025 y que lo supere de cara a los siguientes ejercicios. También informaba de un programa de recompras de acciones por valor de 5.400 millones de euros hasta 2027 (fecha hasta la que abarca el plan). Por el momento, el consenso de analistas que agrupa FactSet espera que los buybacks de Repsol en 2024 superen los 1.200 millones de euros, que se quedarían un 13% por debajo de los ejecutados en 2023. "Reiteramos nuestra visión favorable a la actualización de un plan continuista, buscando continuar reforzando la eficiencia del negocio, crecer de forma rentable y sostenible y fijando la remuneración al accionista en primer plano, con un objetivo de incrementar un 3% anual el dividendo en metálico y complementarlo con programas de recompra", opinan desde Renta 4.

Las inglesas Shell y BP serán las siguientes que más incrementen sus dividendos. Según las estimaciones, sobre los beneficios generados en 2024, los aumentarán un 9% y un 7% respectivamente. Menos reducidos que en el caso de Repsol, pero para ambas compañías los expertos también proyectan caídas del beneficio este 2024, del 13% para Shell y del 5% para BP. Así, los analistas prevén que sus retribuciones alcancen las 1,10 libras (1,28 euros) y las 2,37 libras (0,28 euros) por acción respectivamente que, sobre precios actuales (ambas petroleras suben en bolsa alrededor de un 9% en 2024), ofrecen rentabilidades del 4% y 4,7%. En sus casos, los expertos esperan que los buybacks sean un 5% inferior en el caso de Shell y un 13% en el caso de BP que los que ejecutaron durante 2023.

Con beneficios que, según los expertos, serán en 2024 un 10% y un 17% inferiores a los del ejercicio pasado, TotalEnergies y Eni elevarán la retribución a sus accionistas un 6% en ambos casos, hasta situar sus dividendos en los 3,13 euros y los 0,99 euros por acción respectivamente que esperan los analistas. Actualmente, estos pagos totales alcanzan rendimientos del 4,7% en el caso de TotalEnergies (avanza sobre un 9% en bolsa en el año) y del 6,5% en el caso de Eni (en 2024, se mantiene prácticamente plana en el parqué). En cuanto a recompras de acciones, las proyecciones apuntan a que las de ambas empresas serán un 13% y un 69% menores que las que realizaron durante el año pasado.

En el caso de Galp, las previsiones señalan a que su dividendo será en 2024 un 4% superior al que la empresa británica repartió sobre los beneficios de 2023, incluso pese a tener un beneficio un 12% inferior al del ejercicio pasado, según los expertos. La recompra de acciones que los analistas esperan que realice este año será un 27% menor que la que hizo en 2023.

Equinor, a contracorriente

Mientras las previsiones de los analistas apuntan a que el resto de grandes petroleras de Europa priorizarán el dividendo antes que las recompras, las estimaciones corren a contracorriente para Equinor.

A diferencia del resto, el consenso de expertos que recoge FactSet espera que, sobre los beneficios que la compañía genere en 2024 (un 17% inferiores a los de 2023), el dividendo de la petrolera se contraiga hasta un 27% con respecto al distribuido con cargo a 2023. Así, los analistas estiman un dividendo de 2,36 euros por acción. Pese a todo, lo cierto es que Equinor continúa ofreciendo la rentabilidad más elevada del sector del Viejo Continente, con un rendimiento que supera el 9%, aunque una parte de esta rentabilidad se explica por las caídas que la firma acumula en bolsa, del 7% en el año.

Por contra, los esfuerzos de Equinor para con sus accionistas irán destinados a la recompra de acciones. En particular, las previsiones señalan a que la empresa noruega incremente durante este ejercicio hasta un 13% esta otra forma de devolver capital a sus inversores. Los analistas, sin embargo, no depositan confianza sobre sus acciones a las que les otorgan una recomendación de vender, la única del sector.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud