Bolsa, mercados y cotizaciones

Repsol acelera con el dividendo: rozará 1 euro en metálico el año que viene según su nuevo plan estratégico

  • Se compromete a mejorar el dividendo efectivo un 3% anual a partir de este año
  • Complementará la retribución con recompras de 5.400 millones entre 2024 y 2027
  • Buscará alcanzar un retorno de todos sus negocios por encima del 12%
Repsol gastará 10.000 millones hasta 2027 en retribuir. Foto: Dreamstime
Madrid icon-related

La petrolera española ha actualizado su plan estratégico, ampliando su horizonte hasta el año 2027, un periodo en el que seguirá aumentando el ritmo de crecimiento de su dividendo, a partir de ahora, en un 3% anual. Este incremento se sumará al 30% de aumento que ha anunciado para 2024 en la presentación de resultados, y dejará un pago en metálico de 0,99 euros para 2025, 1,11 euros en 2026 y 1,26 euros en 2027. Además, apoyará los dividendos con un programa de recompras de acciones de 5.400 millones en estos años, lo que hará que la inversión total para retribuir sea de 10.000 millones en este periodo. También anuncia inversiones entre los 16.000 y los 19.000 millones, de las cuales un 35% serán iniciativas de bajas emisiones de carbono para seguir acercándose a su objetivo de emisiones 0 para el año 2050.

Con la nueva guía de dividendos que ha presentado Repsol la petrolera española espera rozar el dividendo de un euro en metálico el año que viene. Repartirá, si todo sale como espera la firma, 0,99 euros por esta vía, una cantidad que seguirá aumentando a un ritmo del 3% anual hasta el año 2027, cuando se alcanzará un pago de 1,26 euros por título en retribución en metálico.

Si al pago en metálico que ha proyectado la compañía se le suman las recompras de acciones que planea para los próximos años, la cifra de retribución total hasta 2027 alcanza los 10.000 millones de euros, un plan que debe ser compatible con mantener un apalancamiento financiero de entre el 15% y el 20% para la empresa durante todo el periodo.

Todo el plan estratégico que ha presentado la compañía se basa en un escenario de precios del petróleo en el entorno de los 70 dólares hasta el año 2027, pero Imaz ha reconocido que la compañía tiene la flexibilidad para poder moverse en un entorno de precios más bajos, como serían los 55 dólares para el barril europeo, una posibilidad que reduciría el dividendo en metálico hasta los 0,95 euros en 2025, 1 euro en 2026 y 1,06 euros en 2027.

Un dividendo atractivo para atraer inversores

Para Repsol, según ha destacado Josu Jon Imaz en la presentación de la actualización del plan estratégico, la retribución al accionista es una de sus prioridades, y esto está relacionado con el aumento de las inversiones que la compañía planea llevar a cabo en los próximos años: dedicará entre 16.000 y 19.000 millones de euros, según ha publicado en el plan, en inversiones netas (inversiones menos las desinversiones que pueda llevar a cabo). "Tenemos que llevar a cabo un importante esfuerzo inversor y para eso alguien tiene que invertir en esta empresa", ha declarado Imaz en rueda de prensa. "Necesitamos una oferta atractiva para que la inversión en Repsol sea lo suficientemente interesante para que se mantenga una historia inversora", destaca Imaz para justificar el aumento del dividendo que ha anunciado la compañía.

El objetivo final es continuar acelerando en el proceso de descarbonización de la compañía, con el objetivo de alcanzar las emisiones 0 en el año 2050. En este frente, Repsol también ha actualizado sus objetivos de reducción del indicador de intensidad de carbono. Si en 2020 la empresa se había marcado un objetivo de reducción del 12% para el año 2025, ahora lo aumenta hasta el 15%; para 2030 ha pasado del 25% al 28%, y para 2040 del 50% al 55%. En la horquilla de inversiones netas que ha presentado la empresa, el 35% estarán dedicadas a negocios de baja intensidad de carbono, y el resto a inversiones del negocio "convencional" de la empresa.

Las inversiones que llevará a cabo la compañía en los próximos años estarán sujetas siempre a una "fuerte disciplina financiera", ha destacado Imaz, quien destaca que "en un negocio muy volátil tenemos que tener una prudencia financiera fuerte". Esto supondrá no superar el 20% de apalancamiento financiero, desde el 7% actual, pero lo incrementarán hasta quedarse en una horquilla de entre el 15% y el 20% para ser eficientes, al tiempo que mantienen la prudencia.

Rentabilidad del 12% en todos sus negocios y precio del crudo

El proceso para convertir a Repsol en una empresa "multienergía", como ha destacado Imaz, exige que los inversores asuman que los retornos de los nuevos negocios de bajas emisiones en carbono no sean tan altos durante un tiempo como los que se conseguían con el negocio tradicional. La compañía está aumentando los retornos de los nuevos negocios a medida que estos van pasando distintas fases de maduración, y tiene un objetivo claro para el periodo de su plan estratégico: una tasa interna de retorno, como mínimo, del 12% para todos sus negocios.

De este modo, la firma proyecta una TIR mínima del 10% para los negocios de generación baja en carbono, del 12% para el negocio cliente y para el industrial convencional, de entre el 10% y el 15% para el negocio industrial bajo en carbono, y de más del 15% para el negocio de producción de combustibles fósiles.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud