Bolsa, mercados y cotizaciones

La OPEP desmonta en un duro discurso a los detractores del petróleo: sin crudo no habrá salvación

Varias turbinas eólicas en funcionamiento. Foto de Dreamstime

La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) ha vuelto a advertir este jueves, con motivo de la apertura de la COP28 en Dubái, contra las propuestas de reducir las inversiones en la industria petrolífera, atribuyéndolas a una "narrativa errónea y arriesgada". El mundo sigue necesitando petróleo, como revela el crecimiento mundial de la demanda, que se encuentra en estos momentos en máximos históricos. No solo como combustible: la propia transición energética necesita petróleo crudo para avanzar. Si se paralizan las inversiones en petróleo, la economía mundial puede sufrir un duro golpe ante la escasez del recurso que aún hoy domina la generación de energía a nivel mundial.

La postura con la que la OPEP acude a la cumbre del clima es subrayada por su secretario general, el kuwaití Haitham Al Ghais, en un artículo publicado hoy en la web del grupo integrado por 13 'petroestados'. Estima que el sector petrolero del planeta requerirá de una inversión de 14 billones de dólares acumulados entre 2022 y 2045.

La pasión en el discurso público en torno a la COP se intensifica con cada año que pasa. Este año ha centrado la atención en el papel de la industria petrolera en la transición energética, criticando y atacando a las inversiones de la industria petrolera.

"Desafortunadamente, en este discurso que aparece con frecuencia presenta una narrativa desacertada y arriesgada, perpetuándose algunos mitos que no se corresponden con los hechos. Uno de esos mitos es que las industrias del petróleo y las energías renovables son competidoras atrapadas en un juego de suma cero: el éxito de una representa una amenaza mortal para la otra", comenta Al Ghais.

El petróleo y las turbinas eólicas

Hay multitud de razones por las que la OPEP no está de acuerdo con esta narrativa y para ello ha usado esta vez una batería de datos que intenta desmontar el discurso de los que abogan por acabar ya con el petróleo: "Me gustaría centrarme selo en uno esta vez: la química. Este punto puede demostrarse planteándose la pregunta: ¿de qué está hecha una turbina eólica? Si bien varía según la marca o el modelo, una turbina eólica está hecha de acero (aproximadamente entre el 66% y el 79% de la masa total de la turbina); fibra de vidrio, resina o plástico (11-15%); hierro o hierro fundido (5-17%); cobre (1%) y aluminio (0-2%)", comenta el miembro de la OPEP.

La fibra de vidrio, la resina y el plástico son todos productos derivados del petróleo. Son esenciales para la composición de una turbina eólica y, hasta el momento, no pueden sustituirse por nada, al menos, si se quieren producir todos estos bienes o productos a gran escala. Cuanto menos petróleo haya en el mundo, más cara saldrá la transición energética.

"Para decirlo de otra manera, la producción en masa de turbinas eólicas no se puede lograr sin estos vitales productos de uso final del petróleo. Una realidad similar existe con la energía solar. ¿De qué está hecho un panel solar? Tomando como ejemplo un panel solar de silicio cristalino típico, está compuesto aproximadamente por 76% de vidrio, 10% de polímero plástico, 8% de aluminio, 5% de silicio, 1% de cobre y menos del 0,1% de plata y otros metales. Productos petroquímicos como el etileno se utilizan en copolímeros que recubren la energía fotovoltaica", añade el destacado miembro de la OPEP.

Pero Haitham Al Ghais no termina ahí con su alegato y explica que la historia se repite con las baterías de iones de litio utilizadas en los vehículos eléctricos (VE). Están hechos de grafito y la principal materia prima para el grafito sintético es el coque de petróleo calcinado. Una batería de datos esclarecedores que revelan hasta dónde llega el petróleo.

"Estos hechos demuestran una realidad clara: la industria petrolera y las energías renovables no operan en vacíos completamente aislados entre sí. Las energías renovables necesitan productos derivados del petróleo", aseguran Al Ghais.

La demanda de petróleo subirá hasta 2045

Por otro ello,"es vital que se realicen" estas inversiones, insiste Al Ghais en la nota, emitida poco antes de abrirse una teleconferencia de la OPEP y sus aliados, centrada en los niveles de la oferta de crudo. La OPEP ha reiterado en numerosas ocasiones que el "oro negro", si bien verá una ralentización progresiva de su consumo a nivel planetario, seguirá aún siendo la primera fuente de la canasta energética mundial durante décadas.

Con tal visión, muy divergente a la pronosticada por la Agencia Internacional de la Energía (AIE), con un pico definitivo de la demanda de fósiles antes de 2030, la OPEP alerta de que la falta de inversiones en petróleo puede desencadenar crisis energéticas.

Todas estas realidades han sido incluidas en los cálculos de la OPEP, según los cuales la demanda de crudo en el sector petroquímico aumentará en 4,3 millones de barriles diarios hasta 2045. Por otro lado, Al Ghais se congratula en su artículo de que la COP 28 tenga lugar en los Emiratos Árabes Unidos, uno de los mayores productores de crudo miembro de la OPEP.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud