Bolsa, mercados y cotizaciones

El pozo de petróleo más profundo de Asia empieza a funcionar en el desierto de China

Foto aérea que muestra el pozo Yuejin 3-3XC de Sinopec en la cuenca Tarim. Foto de Sinopec

El gigante petroquímico chino Sinopec ha completado con éxito un pozo de petróleo y gas de 9.432 metros de profundidad en la Región Autónoma Uygur de Sinkiang (Xinjiang), en el noroeste de China, estableciendo un nuevo récord: este es el pozo direccional terrestre más profundo de Asia, según ha revelado la propia compañía este mes de noviembre.

Esta obra de ingeniería se ha realizado en el pozo Yuejin 3-3XC , ubicado en la cuenca del Tarim, perteneciente a la región occidental de Xinjiang (una región étnicamente dominada por los uigures, un pueblo túrquico y musulmán que lleva años pidiendo más autonomía a Pakín) y rica en recursos petroleros y gasísticos. Este pozo alcanzará una capacidad de producción diaria de más de 1.000 toneladas de petróleo (ahora mismo ha dado comienzo con 200 toneladas diarias), según han informado los medios chinos. Hasta la fecha, el pozo más profundo era de más de 8.800 metros de profundidad, también operado por Sinopec, y se encontraba en Sichuan.

El pozo se encuentra en Taklamakán, el desierto más grande de China. Los medios locales aseguran que los trabajadores han completado al 100% esta hazaña notable al perforar a una profundidad de 9.432 metros y comenzado a extraer petróleo y gas, estableciendo el nuevo récord de perforación más profunda en Asia.

La importancia del petróleo y el gas

La cuestión de la producción es un tema un tanto controvertido, puesto que la inversión ha sido grande y la producción de crudo se ha situado solo por encima de los 1.400 barriles de crudo por día (en el futuro alcanzará los 7.000), una cantidad relativamente pequeña, puesto que solo China produce cada día unos 4 millones de barriles de petróleo. Otros grandes productores como EEUU o Arabia Saudí producen más de 10 millones de barriles diarios de petróleo. Sin embargo, China ansía alcanzar una independencia económica basada en reducir al máximo las importaciones (cuanto más produzca de forma interna China, menos dependerá del exterior).

Además, este pozo se ha terminado justo ahora que el crudo se encuentra en unos niveles de precios relativamente altos y con la OPEP lista para implementar más recortes. El petróleo de tipo Brent cotiza por encima de los 80 dólares por barril. No obstante, se están produciendo algunos encontronazos internos en el cártel que podrían hacer descarrilar las negociaciones.

Los informes presentados por Sinopec destacan que este pozo vertical, pese a lo costoso de su inversión, será uno de los que terminará siendo rentable dentro de los campos de petróleo y gas de Shunbei. Este pozo se encuentra en el mayor desierto de China. Pekín está diversificando todo lo posible sus fuentes de energía. Al mismo tiempo que está llenando el desierto de placas solares, también sigue buscando petróleo, gas y abriendo centrales nucleares. China sabe que meter todos los huevos en la misma cesta nunca ha sido una buena idea.

La producción de petróleo en Shunbei

"Actualmente, se han explorado y desarrollado con amplias perspectivas siete pozos capaces de extraer 1.000 toneladas. La zona número 4 adyacente representará el 73,6% de la producción total de Shunbei en 2022", afirmaba la petrolera en un comunicado cuando los trabajos de este pozo profundo se encontraban todavía en marcha.

Sinopec ha establecido cuatro campos petrolíferos y de gas natural en la cuenca de Tarim, ya que alberga en torno al 83% y el 64% de las reservas de petróleo y gas del gigante asiático, respectivamente, según datos publicados en la prensa local. No obstante, China está ampliando su horizonte petrolero con nuevas operaciones en el mar que están cargadas de polémica y controversia.

Tal es la desesperación de China por producir su propio petróleo, que han comenzado a realizar operaciones en aguas ultra-profundas (requieren de una tecnología y conocimientos muy avanzados, dada la complejidad de este tipo de operaciones). Este boom de la perforación en aguas profundas se produce porque los viejos pozos terrestres de China y su insaciable apetito por la energía la obligan a ser cada vez más dependiente del crudo extranjero, explican desde la agencia Bloomberg.

El mayor importador de petróleo del mundo obtiene más del 70% de su suministro del extranjero, en comparación con menos del 10% antes de la entrada del año 2000. Con su cada vez más poderosa economía y sus crecientes ambiciones en aguas profundas, Cnooc, una de las tres principales empresas petroleras estatales de China, está gastando grandes cantidades de dinero para desarrollar la tecnología de perforación en aguas ultra profundas, actualmente dominada por las grandes petroleras occidentales. Pero adentrarse en aguas disputadas por los vecinos de China también la ha puesto en conflicto con el gobierno de Estados Unidos.

Washington incluyó a Cnooc en su lista negra en 2021, asegurando que actuó en coordinación con el ejército de China para "intimidar" a los países vecinos por sus disputas sobre grandes partes del Mar de China Meridional. La empresa ha negado las acusaciones. La importante petrolera china ha desarrollado el Mar de Bohai, entre el norte de China y la península de Corea, hasta convertirlo en el campo petrolero más grande del país, a la vez que está ampliando Liuhua y otros campos en el este del Mar de China Meridional. Los pozos en el mar representaron el 60% de la nueva producción de petróleo de China el año pasado, aseguran desde Bloomberg.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud