Bolsa, mercados y cotizaciones

El buque rebosante de petróleo ruso que fuerza a la India a elegir entre Occidente y Oriente

Un petrolero en medio del mar. Foto de Dreamstime

Un petrolero ruso sancionado por Washington lleva más 10 días parado a unos 2.600 kilómetros del puerto indio donde debía realizar la descarga, mientras Nueva Delhi se enfrenta al dilema sobre si permitir que atraque el buque o mandarlo de vuelta a casa. La importación de crudo ruso incumpliendo las sanciones podría dañar los lazos con EEUU, de ahí las dudas que mantienen al barco en un 'limbo marítimo'.

Las sanciones de EEUU y el G7 sobre el petróleo ruso son varias, entre las que destaca el tope al precio del crudo con origen en Rusia. ¿Cómo funciona este tope? Ningún país tercero (fuera de la UE o el G7) que quiera comprar derivados rusos podrá hacerlo por encima del tope establecido por la UE y el G7 (que es de 100 dólares para el barril de diésel o gasolina) si hay alguna naviera, aseguradora, avalista u otro tipo empresa occidental implicada en el proceso comercial y de transporte.

¿Por qué iban a aceptar este tope otros países? Porque la gran mayoría de empresas de estos mercados (navieras, aseguradoras, avalistas...) son empresas occidentales. Sin embargo, hay buques independientes o de países que se encuentran fuera de estos acuerdos que sí transportan petróleo ruso.

Cuando esto sucede, el obstáculo al que se pueden enfrentar estos barcos aparece cuando llegan a los puertos de destino. Aceptar la carga de estos barcos puede traer problemas a los países que la recepciones. En este caso, el implicado es la India, una potencia emergente que quiere soplar y sorber al mismo tiempo.

La India quiere el petróleo barato de Rusia a la vez que busca mantener una relación sana con Moscú, pero al mismo tiempo también ansia mantenerse al lado de Occidente. La India tiene serios rivales en su propia región y Occidente puede ser un gran aliado. China o Pakistán son siempre serias amenazas para la India, por lo que contar con el apoyo de EEUU resulta vital para el país. Ahora, la India se enfrenta a un gran dilema.

El buque lleno de petróleo

El barco en cuestión es el NS Century, un buque tipo Aframax (exclusivamente petroleros) con bandera de Liberia propiedad de Sovcomflot, la naviera más grande de Rusia. Su viaje comenzó desde Yeosu (Corea del Sur) a finales de octubre, según datos de canales de seguimiento de barcos referidos por Bloomberg. Es común que cargamentos del crudo ruso Sokol, que se cargan desde el puerto de De-Kastri, en el este de Rusia, sean objeto de transferencias de barco a barco frente a la ciudad surcoreana.

Antes de detenerse, el barco se dirigía al puerto indio de Vadinar, una pequeña ciudad costera ubicada en el estado indio de Gujarat donde tienen refinerías la estatal Indian Oil y Nayara Energy, que cuenta con Rosneft como su mayor accionista. Sin embargo, de momento nadie parece 'dueño' de ese crudo a la deriva. Un portavoz de Nayara Energy negó a Bloomberg que el cargamento no pertenecía a su refinería, mientras Indian Oil no se ha pronunciado acerca de la entrega. Todo esto sucede en plena resurrección de la industria de petróleo ante la subida de precios y la cascada de nuevos descubrimientos en el mar.

La Dirección General de Transporte Marítimo de la India dijo la semana pasada que estaba esperando instrucciones del Gobierno sobre si permitir el amarre del barco o no para descargar el petróleo.

El Kremlin observa de cerca la situación ya que EEUU tiene en su mano la posibilidad de impedir la capacidad rusa de entregar su propio petróleo, ahora que acumula una gran flota de buques para evitar las sanciones derivadas de la guerra en Ucrania. Hace poco, el país norteamericano sancionó a cinco buques por utilizar servicios occidentales para el transporte de petróleo a más de 60 dólares el barril, saltándose el tope impuesto por Occidente.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud