Bolsa, mercados y cotizaciones

Este mercado de bonos está desafiando con unos rendimientos récord la sacudida mundial de la renta fija

  • Los bonos catastróficos cosechan rendimientos de hasta el 16% este año
  • Estas emisiones distribuyen el riesgo de una catástrofe entre el mercado
  • Los inversores se han librado este año de grandes eventos desencadenantes
Escombros tras el paso del huracán Ian por Florida. Foto: Europa Press

Mientras los mercados de renta fija de todo el mundo se ven azotados por un cóctel de tipos de interés más altos, la angustia por el déficit y la dureza de los bancos centrales, un tipo de instrumento de deuda está ofreciendo a los acreedores rendimientos de dos dígitos: los bonos catastróficos.

Por hacer un breve recordatorio, estos bonos "son deuda de alto rendimiento -high yield- cuyo subyacente cubre una serie de eventos catastróficos, como huracanes, terremotos, etc. Pero no solo se circunscriben a las grandes catástrofes, sino que también son usados por muchas compañías de seguros para reasegurar determinados riesgos que tienen un tamaño muy grande y que pueden estar provocados sobre todo por una catástrofe", explica un documento del Instituto de Estudios Bursátiles (IEB).

"Un asegurador o reasegurador que no tiene la capacidad para asegurar cierto evento firma un contrato de reaseguro con una entidad llamada Vehículo de Propósito Especial (VPE) para reasegurar dicho evento. El asegurador se compromete a pagar una prima a cambio de que el VPE le ofrezca cobertura en caso de que el evento asegurado suceda. El VPE estructura un bono que vende en el mercado de capitales a inversionistas", detalla otro documento, este de la Fundación Mapfre.

Una reaseguradora o compañía emite un bono cuando quiere distribuir el riesgo de una catástrofe concreta entre los participantes del mercado de capitales. Los inversores reciben el pago íntegro en caso de que el suceso -que se define cuidadosamente en términos de gravedad o impacto para el patrocinador, o de métricas como la velocidad exacta del viento- no llegue a materializarse. Algunas de las mayores apuestas se centran en tormentas de viento de gran velocidad, especialmente en Florida. Si se produce la catástrofe definida, los inversores pueden perder parte o la totalidad de su dinero. La compañía de seguros utiliza entonces los fondos perdidos para ayudar a pagar las reclamaciones. Los inversores cobran un cupón flotante -a menudo basado en los tipos del Tesoro estadounidense- más una prima por asumir el riesgo de catástrofe.

Lo cierto es que, en medio de la sacudida mundial de los bonos, los inversores en este mercado de 40.000 millones de dólares han estado literalmente aguantando la tormenta para cosechar rendimientos de hasta el 16% este año. Debido a la forma en que suelen estar estructurados estos bonos, sus cupones siguen subiendo a medida que aumentan los rendimientos del Tesoro de EEUU, y los inversores obtienen una prima de riesgo considerable sobre su capital, siempre y cuando no se produzca una catástrofe.

Es una dinámica que ha llamado la atención de un número creciente de gestores de activos y emisores. Andy Palmer, encargado de estructurar las operaciones de bonos catastróficos para Swiss Re en Europa y Asia, afirma que las emisiones de este año hasta septiembre aumentaron un 27%, hasta 10.200 millones de dólares, con respecto al mismo periodo del año anterior. Describe el estado de ánimo del mercado como "boyante".

Grandes reaseguradoras como Swiss Re y Munich Re, así como algunas empresas de la economía real, han recurrido cada vez más a los bonos catastróficos para protegerse de catástrofes excepcionales. En julio, Blackstone recurrió a los cat bonds (así se les conoce en el argot financiero anglosajón) para proteger sus activos inmobiliarios de las pérdidas por catástrofes naturales. Y la matriz de Google, Alphabet, los ha emitido en caso de que sus operaciones en California se vean afectadas por un terremoto.

Los gestores de activos, por su parte, hacen cola para acceder a rendimientos extraordinarios. También les gusta la diversificación de cartera que ofrecen estos bonos, porque son instrumentos no correlacionados con la renta variable u otros mercados de renta fija. Schroders y GAM Investments of Switzerland gestionan los mayores fondos de bonos catastróficos, según Morningstar. Credit Suisse, Amundi y AXA IM también operan en el mercado.

Hay que tener 'estómago'

Pero los inversores deben tener estómago para un tipo de riesgo muy particular, cada vez más pronunciado en un mundo en el que los patrones meteorológicos se ven alterados por el cambio climático. Los inversores en bonos catástrofe ganan dinero siempre que no se produzca la catástrofe descrita en las condiciones del bono, como un huracán, una inundación extrema o un terremoto. Si ocurre, los titulares de los bonos pueden perder parte o la totalidad de su dinero, que se utiliza para cubrir el coste de los daños causados por la catástrofe natural.

Los rendimientos han aumentado porque la subida de los tipos del Tesoro de EEUU se traslada automáticamente a los cupones de los bonos catastróficos, que son instrumentos de tipo variable. Los inversores también están viendo mayores primas por asumir el creciente riesgo de fenómenos meteorológicos graves. Y las condiciones que definen un evento desencadenante se han endurecido.

"Se ha producido una revalorización del riesgo de catástrofes en todo el mundo, especialmente en lugares como California, Florida y Australia", afirma a Bloomberg Steve Evans, propietario de Artemis, una empresa que realiza un seguimiento de los bonos cat y del mercado de valores vinculados a seguros. "El potencial de rentabilidad se ha duplicado aproximadamente en la última década".

Sobre esta base, la rentabilidad total del índice Swiss Re subió al 7,55% a mediados de mayo desde el 5% a finales del primer trimestre, marcando la rentabilidad anual más alta en una década. Hace apenas un año, los argumentos de inversión eran menos sólidos. Los rendimientos habían oscilado entre el 2,8% y el 5,8% en el periodo de 2018 a 2021, según el índice Swiss Re cat bond.

El estado de ánimo cambió en 2022 cuando el huracán Ian azotó Florida, causando más de 50.000 millones de dólares en pérdidas de seguros. Varios inversores perdieron dinero y el tamaño de las operaciones se redujo. "Fue un acontecimiento bastante grande", recuerda a Bloomberg Paul Schultz, director ejecutivo de Aon Securities, un banco de inversión que organiza operaciones de bonos catastróficos. En general, el aumento de la inflación, el incremento de los costes relacionados con las divisas y el impacto de Ian "provocaron una significativa revalorización del riesgo", explica Schultz. Y esa revalorización ha galvanizado el mercado.

Año sin catástrofes

Este año, los inversores en bonos catastróficos se han librado en su mayor parte de grandes eventos desencadenantes. Los analistas de Citigroup estiman que el total de pérdidas aseguradas en el tercer trimestre ascendió a unos 17.000 millones de dólares, cifra inferior a la normal "para este periodo activo", según una reciente nota a clientes.

Por ahora, muchos de los modelos que sustentan las condiciones de los bonos catastróficos se centran en los grandes huracanes y terremotos. Pero los inversores y emisores van a tener que idear modelos equivalentes para incendios forestales e inundaciones repentinas. "Preocupa que los modelos no estén a la altura de estos riesgos", afirma Peter DiFiore, director gerente de Neuberger Berman, que supervisa inversiones en bonos catastróficos por valor de 1.200 millones de dólares en nombre de sus clientes.

Mara Dobrescu, directora de estrategias de renta fija de Morningstar, señala a Bloomberg que los inversores están "simplemente apostando a que esos modelos matemáticos están bien calibrados y son correctos". Mientras tanto, las empresas que operan en mercados vulnerables "tienen mucha exposición que no está asegurada en la actualidad", apostilla DiFiore. "A medida que el riesgo climático ascienda en la lista de preocupaciones de los directores financieros, podrían surgir muchas oportunidades" para estos bonos.

Por el momento, la emisión se ve impulsada por zonas como Florida, donde el fuerte aumento del valor de la propiedad combinado con tormentas cada vez más intensas ha puesto mucha más riqueza a merced de las catástrofes naturales. Mercados emergentes como Perú y Colombia también están explorando los cat bonds para ayudarles a hacer frente a tormentas e inundaciones extremas.

El resultado es que se trata de un mercado en crecimiento. El Foro Económico Mundial calcula que el mercado de bonos para gatos alcanzará los 50.000 millones de dólares a finales de 2025. "Somos muy optimistas", concluye Palmer, de Swiss Re. "Es un producto financiero muy técnico y complejo, no apto para todos los inversores, pero creemos que es una parte fundamental del mercado de reaseguros actual".

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud