Bolsa, mercados y cotizaciones

La bolsa europea cierra la semana más bajista desde la crisis bancaria de marzo

  • El optimismo del viernes en el techo de deuda contiene las caídas

Ni las alzas del viernes salvaron a la bolsa europea, que no recordaba una semana tan bajista desde la que sufría a mediados de marzo, cuando la tormenta bancaria que arrancó con la quiebra del banco californiano Silicon Valley Bank despertaba los peores fantasmas. Ahora, el personaje principal es diferente, pero su procedencia sí que coincide, ya que es la falta de acuerdo sobre el techo de deuda de Estados Unidos –que también pareció verter algo de optimismo el viernes– lo que ha minado el ánimo de los inversores y arrastrado a la baja a las bolsas de este lado del Atlántico, pese a que logran mantener en pie sus soportes clave con el rebote del viernes.

La preocupación por no poder evitar el temido default por la falta de pacto entre republicanos y demócratas, en plena cuenta atrás, se ha sentido durante la semana en los parqués bursátiles, con pérdidas de en torno al 2% en algunos de los principales índices del Viejo Continente. No obstante, el viernes se respiraba optimismo sobre la posibilidad de este pacto, pues ambas partes confían en que se llevará a cabo, y la alegría se recogió también en las bolsas.

Pese a que el viernes la calma conquistó los mercados europeos, y el EuroStoxx cerraba la sesión con alzas del 1,59%, en el cómputo de la semana cede un 1,32% y está a 1,7% de perder los soportes claves, en los 4.264 puntos, que son los mínimos que se alcanzaron en marzo con la crisis bancaria. "La amenaza de asistir a otro susto en las bolsas europeas, que podría ser similar al que vimos en marzo, sigue siendo muy grande, pero para que gane enteros la misma es preciso que las caídas sigan imponiéndose y se acaben perdiendo soportes clave", desarrolla Joan Cabrero, analista técnico de Ecotrader. Mientras no se pierdan estos soportes, incide el experto, no se debe descartar un contraataque alcista a corto plazo, "que me temo que será vulnerable mientras no veamos cómo se cierran de forma general los huecos bajistas que se abrieron el pasado miércoles".

Como se adelantaba, el viernes teñía de un verde más intenso las plazas del otro lado del charco, con el Nasdaq subiendo en torno al 2%, gracias, entre otros, al empujón de Marvell, que el jueves rendía cuentas ante el mercado y batía las previsiones. En la semana, el tecnológico, que sigue siendo el índice más alcista del año (23,6%), suma un 2,2%, y el S&P un 0,08%, con datos a cierre europeo.

En clave española, el Ibex debería superar los 9.267 puntos para esperar una fuerte remontada. No obstante, si la caída rebasa los 8.500 puntos el inversor estaría ante "una oportunidad inmejorable para volver a comprar renta variable española", según Cabrero. En el cómputo de la semana, la plaza nacional aguanta mejor que sus homólogas y es la que menos pierde, con un 0,65%. CaixaBank ha sido una de las firmas que ha tirado del carro, ya que cierra como la más alcista con una subida del 4,73%. El banco presidido por Goirigolzarri goza, además, de la mejor recomendación (compra) desde marzo de 2022, con el cambio de cartel de mantener a comprar de tres firmas de análisis en el mes de mayo. Rovi y Bankinter cierran este top 3, con sendas subidas del 4,7% y 3,9%. Los farolillos rojos los ocupan Solaria, Acciona y Mapfre, que pierden más de un 3% en los últimos cinco días.

Semana de ventas

En el mercado de la renta fija, aunque en la jornada del viernes las compras también fueron las protagonistas, en el cómputo de la semana las ventas fueron líderes en los bonos europeos con vencimiento a 10 años, así como en el T-Note americano. Reino Unido destacó especialmente, ya que toda la curva del país disparó su rentabilidad tras el último dato de inflación, pero ninguna lo hizo tanto como los bonos con vencimientos más cortos. Así, el bono a dos años saltó más de veinte puntos básicos en la sesión del martes hasta alcanzar una rentabilidad en el mercado secundario del 4,3%. El papel a diez años español, por su parte, cierra en los 3,60%, y el bund alemán en 2,53%.

El brent, la referencia del crudo en Europa, sube un 2,6% en estos cinco días y marca su semana más alcista desde la primera de abril, al quedarse en el entono de los 71 dólares. El euro, que también se revalorizaba ayer tras tres sesiones en rojo, pierde en torno al 0,83% en su cruce contra el dólar en la semana después de que el mercado vuelva a vaticinar más subidas de tipos de la Fed

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud