Bolsa, mercados y cotizaciones

Morgan Stanley anticipa caídas de doble dígito en bolsa tras la pausa y el primer recorte de la Fed

  • Pronostica una corrección del 23% tras el primer recorte de tipos
  • Las caídas han sucedido al fin del ciclo en el 77,7% de las ocasiones
  • La Fed todavía no ha enfriado la economía y habrá más daño en los mercados
Foto: iStock.

El mercado está esperando que llegue la pausa definitiva del ciclo restrictivo y que los bancos centrales empiecen a aflojar. Aunque es un momento muy esperado tras sucesivos meses de ajustes, su llegada no traerá consigo un mejor entorno de inversión, según Morgan Stanley. El fin de la política monetaria dura no implica el fin de la corrección en las bolsas, avisa la entidad, que anticipa volatilidad y caídas de doble dígito, incluso, tras el primer recorte en los tipos de interés.

"El escenario alcista en bolsa basado únicamente en el fin de las subidas de tipos no parece verosímil", señala Lisa Shalett, directora de inversiones de la firma. "Es más, si miramos a anteriores ciclos de ajustes, estos nos sugieren que habrá más daño todavía por venir en la economía y en los mercados", advierte. En los últimos 50 años, ha habido nueve periodos de restricción y, en siete de ellos, las bolsas han seguido cayendo tras el parón de la Reserva Federal (Fed) e, incluso, después de la primera revisión a la baja de los tipos de interés. Desde ese primer recorte, la corrección ha alcanzado el 23% de media, según sus estimaciones.

Por eso, desde Morgan Stanley avisan de que hay que mantener la "cautela", ya que consideran que la volatilidad va a seguir instalada en los mercados. Como ha ocurrido en el 77,7% de las ocasiones de su modelo, se prolongarán las caídas hasta tocarse un nuevo suelo dentro del ciclo. Aunque no hay consenso por parte de los analistas sobre cuándo puede darse esa bajada inicial en el precio del dinero, el pronóstico del banco implicaría que todavía quedan meses de tendencia bajista en bolsa. Incluso, durante el resto del ejercicio y parte del siguiente.

En el mejor de los casos, la Fed bajará la tasa de fondos federales, la referencia para los tipos en Estados Unidos, en julio, desde el 5-5,25% actual, aunque solo el 12,8% de los operadores del mercado de swaps se posicionan en este escenario, según CME FedWatch Tool. Para septiembre, son más del 40% quienes visualizan esa posibilidad, según los mismos datos. Pero Jerome Powell y su equipo podrían empezar a deshacer su andadura en noviembre, en diciembre o en enero, dependiendo de la evolución de la economía y de una posible recesión. No hay nada claro en cuanto a la hoja de ruta de recortes del organismo (ni siquiera sobre la pausa).

Pero lo que sí puede concluir Morgan Stanley es que, una vez más, se repetirá la pauta histórica y que las excepciones, de 1989 y 1995, seguirán siéndolo. La razón es que el contexto económico es muy diferente al de estas dos ocasiones y sí se asemeja al de las otras siete, por lo que la firma cree que se repetirá el comportamiento de caídas en el ciclo en curso.

Cuando la pausa y el recorte no implicaron una corrección de entorno al 23%, la Fed ya había conseguido enfriar la economía. Había más demanda de empleo que vacantes y la inflación se había estabilizado en torno al 3%. Sin embargo, ahora el mercado laboral sigue mostrando fortaleza y el Índice de Precios al Consumo (IPC) todavía se sitúa en el 4,9%, explica Shalett. Además, entonces, la curva de tipos del Tesoro a tres meses y diez años no estaba invertida y ahora sí. La rentabilidad de la deuda a muy corto plazo roza el 5,3%, mientas que la del T-Note se sitúa en el 3,6% (una brecha de 170 puntos básicos).

Y hay más diferencias. En 1989 y en 1995 los indicadores macroeconómicos iban bien y, actualmente, siguen deteriorándose. Además, lo que marcaba entonces la curva de tipos es que la economía se iba a recuperar y ahora persiste la incertidumbre y los inversores consideran que habrá una ralentización, matiza. "Podemos decir que no estamos en ese punto", señala. Los periodos no son comparables y 2023 no entrará en los casos excepcionales, sino que se sumará a la tendencia más repetida en el último medio siglo.

"Anticipamos un largo periodo de volatilidad", incide la directora de inversiones. Por ello, Shalett explica que es fundamental diversificar por tipos de activos y por regiones, buscar fondos de cobertura multiestrategia, ingresos reales en acciones y bonos y reinvertir con precios más bajos para obtener mejores puntos de entrada.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud