Economía

La Fed abre la puerta a finalizar el ciclo de alzas: "No prevemos más subidas de tipos"

  • Ha retirado la frase "subidas constantes de tipos" y ya solo "monitoriza la situación"
  • Ha descartado la opción de bajar los tipos a corto y medio plazo
Jerome Powell. Foto: Bloomberg

El ciclo de subidas de la Reserva Federal toca a su fin. El banco central estadounidense ha anunciado un nuevo alza de los tipos de interés de 25 puntos básicos, hasta el entorno del 5%-5,25%, máximos de 2007. La clave está en que ha pasado de pronosticar "subidas constantes" a limitarse a recordar que "el Comité monitorizará de cerca la información y estudiará sus implicaciones" y que "estará preparado para ajustar su posición" si es necesario, lo que implica que la maratón de 10 subidas de tipos consecutivas ha tocado techo por el momento.

Este es un cambio muy similar al que se produjo en 2006 para cerrar un ciclo de alzas similar, dejando la puerta aún abierta a la posibilidad de seguir subiendo tipos si fuera necesario. En el comunicado de la institución también se hace un 'guiño' a la situación de la banca en EEUU afirmando que, entre los parámetros que mirarán a la hora ajustar su política monetaria, destaca "la evolución financiera". 

En la rueda de prensa posterior al anuncio, el presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, ha explicado que "ya no prevemos un mayor ajuste" y que, a partir de ahora decidirán "reunión a reunión". Ha resaltado que "en nuestro último encuentro marcamos unos tipos máximos que son coherentes con los que estamos ahora" y, "aunque no estamos listos para declarar que vamos a hacer una pausa, este aumento va en línea con lo hablado entonces". 

El alto cargo justifica esto añadiendo que "con la decisión de hoy ya los hemos subido cinco puntos en poco más de un año" por lo que "hará falta un tiempo para ver todos los efectos de la restricción monetaria en la economía de EEUU". Entre estos efectos destaca que "la economía sentirá especialmente esta restricción tras los problemas bancarios". Sin embargo, ha matizado que "estaremos preparados si hace falta una mayor moderación en la política económica".

A pesar de que no ve más subidas, el presidente ha sido tajante sobre la posibilidad de bajas en el corto y medio plazo. "La opinión del FOMC es que la inflación no va a bajar rápido, sino que tomara algún tiempo". Por ello "no sería apropiado reducir tipos si ese pronostico es correcto". 

Tras descartar esta opción, Wall Street ha caído con contundentemente pasando de cotizar en positivo a caídas del 0,35% para el Dow Jones y del 0,12% para el S&P 500. El Nasdaq 100 también se ha dado la vuelta, pasando del verde ha caídas del 0,15%.

Uno de los temas estrella de la rueda de prensa de Jerome Powell ha sido la crisis bancaria que se ha saldado ya con la quiebra de Silicon Valley Bank, Signature Bank y First Republic. Powell, al ser preguntado sobre si el sector necesita una mayor concentración para evitar estos colapsos, ha explicado que "tener bancos pequeños, medianos y grandes es algo bueno de nuestro sistema porque cada uno hace algo diferente".

El presidente ha explicado que "no queremos que haya una oleada de compras con los bancos más grandes haciendo adquisiciones". En ese sentido, el alto cargo ha defendido que la ley dice que tras una quiebra sí se vende el banco a la mejor oferta pero que esto "es una excepción".

Lo que esperaba el mercado

Antes de conocerse esta subida los expertos ya lo daban por hecho. Un 82% de los expertos del consenso de Bloomberg anticipaba un alza hasta el entorno del 5% al 5,25%. Tan solo un 17% de los analistas esperaban que pisase el freno y detuviese ya por completo las subidas, dejando los tipos de interés entre el 4,75% y el 5%.

Dicho consenso espera que ya se haya tocado techo y anticipa que permanecerá en estos niveles todo el verano hasta septiembre, cuando comenzará un descenso escalonado para acabar el año en el entorno de los 4,25% al 4,75%. Desde Abrdn, el analista Luke Bartholomew señala que ven probable que estos descensos se den a finales de año. François Rimeu, estratega senior de La Française AM, por su parte, defiende que esto será solo una tregua estival y contempla la posibilidad de nuevas alzas.

La decisión del banco central se produce en un momento especialmente sensible. A lo largo de esta semana ha llegado a su final uno de los últimos capítulos de la crisis financiera. La entidad californiana First Republic Bank ha seguido la estela de Silicon Valley Bank y Signature Bank, convirtiéndose en la segunda mayor quiebra financiera por valor de sus activos de toda la historia de EEUU, solo por detrás de Lehman Brothers.

Presión a la banca

Antes de la decisión, las miradas estaban puestas en una duda clave: si esta será la última subida de tipos, como Powell dejó entrever en la última reunión, o si la crisis bancaria, especialmente tras el hundimiento de First Republic, ha hecho saltar por los aires las previsiones.

Precisamente, la Fed y sus subidas de tipos son una de las mayores causas detrás de esta crisis de la banca. Las entidades que habían invertido los depósitos en activos a largo plazo, devaluados por el alza de tipos, ahora se encuentran con un agujero en sus cuentas. En ese punto, el pánico de los usuarios ante la situación y un consecuente éxodo en sus depósitos, están desatando las quiebras en el sector.

En ese sentido, ahora la Fed tiene que contemporizar con estas tensiones al tiempo que lucha por devolver la inflación al objetivo del 2%. Los últimos datos del IPC de Estados Unidos se han situado en el 5% (desde el 6%) de febrero gracias a un retroceso en los precios de la energía. En ese sentido, la inflación subyacente (sin productos energéticos ni alimenticios básicos) se sitúa en el 5,6%. Una situación que aún preocupa al banco central.

Respecto al resto de la economía, parece que está aguantando con firmeza el entorno de altos tipos de interés.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud