Bolsa, mercados y cotizaciones

La curva de las Letras del Tesoro se aplana al 3% y anticipa el fin del alza de tipos en la eurozona

  • El mismo tipo de interés medio a tres y a doce meses marca el pivote del BCE
  • El mercado estima un recorte de tipos en la eurozona a partir del segundo cuarto del 2023
madridicon-related

Las últimas emisiones de deuda del Tesoro Público de Letras a tres y nueve meses salieron con un interés medio superior al 3%. Y la deuda colocada a seis y doce meses también registró en las subastas más recientes un tipo superior al 3% de manera que toda la deuda a un plazo inferior al año ya supone un coste de financiación para España superior a este porcentaje.

Está claro que el precio que paga el Estado por financiarse seguirá al alza mientras el Banco Central Europeo continúe con sus subidas de tipos de interés para frenar la escalada de los precios, pero que la curva del Tesoro se esté aplanando anticipa el giro de Lagarde y su política monetaria de cara al año que viene.

Los títulos de deuda a doce meses emitida el pasado 9 de mayo se hizo con un interés medio del 3,216%, casi al mismo nivel que las Letras a nueve meses que se colocaron este martes al 3,212%. Y ya los bonos y obligaciones -con plazos a partir de los tres años- rondan o superan estos porcentajes desde hace varias búsquedas del Estado de nuevos tenedores de deuda. Pero son los tramos más cortos los que recortaron distancias con las Letras a doce meses a mayor velocidad dado que la deuda con vencimiento en 90 días reflejó un tipo de interés medio que crece 15 puntos básicos tras la colocación de este lunes, hasta alcanzar el 3,06%. Es, de esta forma, el coste de financiación más alto para el Tesoro en este tramo desde 2011, cuando estaba en plena escalada la crisis de deuda soberana en Europa.

Es decir, un inversor que acude a la petición del Estado para financiarse a doce meses estaría obteniendo casi el mismo retorno que aquel que se decante por encadenar Letras con vencimientos más cortos, lo que apuntaría a que el mercado está viendo que en el año que viene por estas fechas -las últimas Letras a un año se cobran en mayo del año que viene- el Banco Central Europeo no mantendría el tono restrictivo que se ha visto desde julio del año pasado cuando comenzaron las alzas de tipos. Visto con otra referencia, los swaps financieros como el OIS (overnight indexed spaws) europeo estiman que los tipos de interés en la eurozona subirán otros 50 puntos básicos este año pero que los recortes del BCE llegarían a partir del segundo cuarto del año que viene, según Bloomberg.

El atractivo por la renta fija en lo que va de 2023 no solo se explica con la demanda de la subasta de este lunes de Letras a tres meses que triplicó lo finalmente adjudicado, sino por el rápido incremento del interés que genera en apenas un año. Como dato, hace un año la deuda con vencimiento a tres meses se situaba más de 350 puntos básicos por debajo del riesgo que reflejan estos títulos en la actualidad en el mercado secundario que si bien no coinciden con el interés medio en las emisiones del Tesoro tiende a equipararse.

Otra prueba más que refleja cómo la curva se aplana y la distancia entre los diferentes vencimientos se estrecha cada vez más en los tramos más cortos de la deuda.

Por otra parte, el Estado cada vez tiene mayores costes de financiación y no solo porque vaya venciendo la deuda que se colocó con tipos bajos o negativos durante los últimos años en los que los tipos del BCE estaban en mínimos. Y es que los títulos a nueve meses que se emitieron este lunes registraron un tipo de interés marginal récord del 3,22%. Así, con datos al cierre del mes de abril, el tipo de interés medio de la deuda en circulación alcanzó el 1,88% mientras que el coste de las nuevas emisiones salta al 3,33% con el último dato.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud