Bolsa, mercados y cotizaciones

Santander y Bankinter retienen el 42% de las sicavs 'supervivientes'

  • Acaparan casi un tercio del volumen total, con casi 15.000 millones de euros
Madridicon-related

Las sociedades de inversión de capital variable (sicavs) comienzan una nueva etapa, tras el cierre y liquidación de la gran mayoría, aprovechando la ventaja fiscal de la reinversión en otras instituciones de inversión colectiva españolas que establecía el régimen transitorio de la nueva normativa. Pero todavía quedan en activo 576 sociedades, de las algo más de 2.300 que había a finales de 2021. Y de esa cifra, Santander y Bankinter retienen la mayor parte, con 144 sicavs la primera y 100 sicavs la segunda, que aglutinan 4.566 millones de euros de patrimonio, cifra que representa casi un tercio del volumen total que suman este tipo de sociedades de inversión, según las cifras de Inverco correspondientes al primer trimestre del año.

Las sicavs se convirtieron en el vehículo de inversión favorito de las bancas privadas, ya que permitían ofrecer a los millonarios un vehículo de inversión construido a su medida, con ciertas restricciones en cuanto a activos invertibles, aunque en la práctica la gran mayoría tuviese una estrategia estandarizada, en función del perfil de riesgo de cada cliente.

Con un patrimonio mínimo de 2,4 millones y cien accionistas, los altos patrimonios podían constituir una sociedad de inversión que disfrutaba de las mismas ventajas fiscales que un fondo de inversión, al tributar al 1% y no al 25% como el resto de sociedades.

Pero la inmensa mayoría también contaban con mariachis entre sus accionistas, nombre que en la jerga financiera denominaba a los inversores de paja que entraban en el capital de la sicav para cumplir regulatoriamente, pese a que tuvieran invertidos una cantidad mínima y casi todas las acciones estuvieran concentradas de facto en el dueño del vehículo.

Probablemente estas cifras son inferiores puesto que solo contabilizan a las sicavs que ya han procedido al cierre pero no a aquellas que se encuentran en proceso de liquidación, por lo que siguen figurando en las estadísticas.

La nueva regulación de las sicavs endurece los criterios para que estos vehículos sean considerados como tales, al contabilizar solo entre los cien inversores exigidos a aquellos con acciones por valor mínimo de 2.500 euros, o de 12.500 euros en el caso de las sicavs por compartimentos.

En la nueva normativa se establecía un régimen transitorio fiscal para las sicavs que acordaran su disolución y liquidación con anterioridad al 31 de diciembre de 2022 (aunque el proceso efectivo puede prolongarse durante el primer semestre de este año), por el que los socios de estas sociedades que reinviertan el total de sus cuotas de liquidación en una o varias instituciones de inversión colectiva españolas pueden beneficiarse del diferimiento en la tributación en su impuesto personal.

Con este horizonte temporal en mente las firmas han estado asesorando a sus clientes en distintas opciones para gestionar su patrimonio. La mayoría han optado por el cierre y contratar carteras de gestión discrecional para clientes de banca privada, un segmento en auge en los últimos años.

Alternativas

Pero no es raro encontrar sicavs que han decidido mantener esta estructura, aunque tengan que tributar al 25% en el Impuesto de Sociedades por no cumplir los nuevos requisitos, pero que por cuestiones organizativas del patrimonio familiar prefieren tenerla activa. Y también han aumentado en el último año el número de sicavs que se han transformado en sociedades de inversión libre, que permiten un mayor porcentaje de activos ilíquidos en cartera, y donde solo se requieren 25 socios, aunque deben ser cualificados profesionalmente.

Estos cambios normativos en las sicavs no ha afectado al negocio de las firmas, ya que han podido fidelizar a sus clientes con estas alternativas. El negocio patrimonial de Bankinter, por ejemplo, cuenta con un volumen de 54.000 millones de euros al cierre de marzo, un 6% más que en el primer trimestre de 2022.

En CaixaBank corroboran que el destino preferente de los inversores está siendo la creación posterior de carteras de gestión discrecional de fondos. Y aseguran que la totalidad de sus sicavs se encuentran acogidas al régimen de disolución y liquidación, mientras que 24 sicavs están en proceso de transformación en sociedades anónima o limitada, por lo que en el próximo trimestre "es previsible que ya no aparezca ninguna" en las estadísticas de Inverco.

No hay que olvidar que hay algunas sicavs asesoradas por agencias de valores o eaf que mantienen la estructura al cumplir con los nuevos requisitos.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud