Bolsa, mercados y cotizaciones

El asalto al reinado mundial del dólar se recrudece y estas serían las consecuencias

  • Los países emergentes serían los mayores beneficiados
  • Macron abogó por seguir la estela de China, India y Rusia y reducir la dependencia
  • "Vemos un sistema monetario multipolar"

El dólar es el rey de las divisas, casi nueve de cada diez transacciones en todo el mundo se hacen a través de esta moneda y el 58,4% y el 58,4% de las reservas (6,4 billones de dólares) de los bancos centrales del mundo se refugian en ella. Esta es una realidad que hace no tanto parecía incontestable, sin embargo, recientemente, diversos expertos avisan de que la tendencia está cambiando y la posibilidad de un asalto sobre su dominio internacional ha vuelto a ponerse encima de la mesa.

Las medidas de la Reserva Federal y el clima internacional han llevado a que analistas como los de Credit Suisse ya hayan dado crédito a la posibilidad del fin de la hegemonía del dólar y que, hace mes y medio, hablasen abiertamente de "un sistema monetario multipolar". Y, en general, su participación en el mercado mundial viene cayendo en las últimas décadas desde el 71% hasta el 59%.

Además, recientemente, el dólar ha sido la moneda con peor desempeño del G-10 según los analistas de Rabobank. El índice ICE US Dollar (que mide a la divisa frente a sus pares) ha mostrado una caída del 10% desde sus máximos, según datos de Bloomberg. 

Por su parte, Alan Ruskin, estratega de Deutsche Bank señaló que "la desdolarización está volviendo a estar de moda". El experto añade que "más de una década de flexibilización cuantitativa y tasas de interés bajísimas ayudaron a socavar esta credibilidad ganada con tanto esfuerzo". Por último, Ruskin añade que "la impresión de dinero, solo ha alentado aún más a los países en desarrollo que quieren establecer un sistema monetario multipolar más acorde con su creciente participación en el PIB mundial".

La propia Janet Yellen ha incidido recientemente en que "hay un riesgo, cuando usamos sanciones financieras que están ligadas al papel del dólar (...), de que a largo plazo se socave la hegemonía del dólar". Pero, ¿en qué se va a traducir el fin de la supremacía del dólar o, al menos, su debilitamiento?

Empujón al oro y a las emergentes

Al margen de una peor posición con respecto a su inflación y a las importaciones, el debilitamiento del dólar podría tener otra consecuencia. Una de las conclusiones a la que han llegado los expertos de Wall Street es que, ante un panorama con diversas monedas más fuertes y no un dominio tan fuerte de una sola, va crecer la compra de activos alternativos, en la que destacan el oro, por parte de los bancos centrales del mundo.

El equipo de UBS explica en su último informe que que las compras de lingotes por parte de las instituciones monetarias aumentaron de forma crítica tras la invasión de Ucrania, con 1.137 toneladas  la mayor cifra desde 1950 y con la India, China, Oriente Medio e India a la cabeza. En ese sentido, sus estimaciones apuntan a un incremento gradual de las reservas de oro los próximos años.

Por otro lado los expertos apuntan a que la cotización de la divisa caiga en los próximos meses tras el fin de la subida de tipos, que ha sido el principal catalizador de las alzas en la divisa nacional de Estados Unidos. Según el analista de MPS Capital Services, Luca Mannucci, el dólar podría desplomarse el próximo semestre un 5% tras descender un 10% desde máximos históricos del semestre. Desde State Street alertan de que si realmente ha terminado el fin de subidas de la Fed, se va a seguir viendo un dólar a la baja todo el año. Una tendencia que podría extenderse si el va perdiendo fuerza en el panorama internacional.

"Esta situación será claramente positiva para las monedas locales en mercados emergentes"

Otro cambio clave de una mayor debilidad del dólar vendría por parte de los mercados emergentes. Según destaca Lumen Capital Investors en declaraciones a Bloomberg, estos países establecen esquemas que evitan esta moneda en sus economías, por lo que tener otras opciones puede suponer una gran ventaja.

"Esta situación será claramente positiva para las monedas locales en mercados emergentes y en particular para sus activos de renta fija", insiste la firma. Esto puede mejorar no solo su posición respecto a compras, sino que puede reforzar de forma clave la demanda de los inversores por su deuda, ayudando tanto a su Gobierno como a sus empresas a financiarse con mejores condiciones.

Por qué el dólar esta 'bajo asedio'

Hay dos frentes que golpean al dólar y que están abriendo las puertas a un mundo "multipolar" respecto a las divisas. Por un lado, la política internacional está jugando un peso clave tras las sanciones por la guerra de Ucrania, que suman a un esfuerzo de otras potencias durante años. En particular destacan los movimientos de China y otros rivales como Rusia para 'independizarse' del dólar y reducir su dependencia al mismo. En ese sentido, la divisa asiática ya es la quinta del mundo tras una rápida escalada. Diversos acuerdos comerciales con múltiples países de África durante la última década y Rusia, India y Brasil, el año pasado, han permitido que la influencia del Yuan se abra paso.

Eso solo respecto a pagos internacionales, pero es que el Yuan ya es una importante divisa para los bancos centrales de numerosos países, ya es la segunda de Brasil por delante del euro y ya es la primera en países como Nigeria. Por otro lado, el pasado mes de marzo, China y Rusia cerraron un acuerdo comercial de 200.000 millones de dólares anuales, pero basado en sus divisas. Una fórmula que se ha repetido en varios acuerdos más como el firmado con Brasil o el reciente acuerdo nuclear entre Rusia y Bangladesh que estará realizado en yuanes a pesar de que el país liderado por Xi JinPing no forma parte del mismo.

Y no es solo China, en la propia Europa, sede de la segunda divisa más fuerte en transacciones del mundo, también se habla ya abiertamente de reducir la exposición al dólar. El presidente de Francia, Emmanuel Macron afirmó la semana pasada en su visita a Pekín, que se debe reducir el uso de la divisa en el viejo continente para reducir la necesidad de depender de la "extraterritorialidad del dólar estadounidense". Por su parte, desde Arabia Saudita también anunciaron que se abrían a usar otras monedas por primera vez en 48 años durante la exposición del ministro de finanzas del país en el foro de Davos.

"La desdolarización es un largo proceso"

Por otro lado, la subida récord de los tipos de interés de EEUU para frenar la inflación ha disparado el precio del dólar. Desde enero de 2022 se revaloriza un 8% frente al yuan, un 16% frente al yen y llegó a dispararse un 15% frente al euro, aunque ha retrocedido nuevamente tras la oleada de alzas de tipos del BCE.

A pesar de todo, este sería un proceso de décadas y la posición de la divisa es muy fuerte. Desde UBS remarcan que "incluso cuando las grandes potencias económicas cambian su posición, el estado de reserva de sus monedas tiende a sobrevivir mucho más allá del pico de su influencia". Desde Lumen Capital recuerdan que "la desdolarización es un largo proceso".

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud