Bolsa, mercados y cotizaciones

Es buen momento para los bonos: "Hay que olvidarse del ruido del mercado"

  • La situación del SVB, entre otros, no es equiparable a la crisis de Lehman Brothers
  • Los expertos valoraron el atractivo de la deuda soberana alemana, española o italiana entre otros activos
madridicon-related

El Banco Central Europeo decidió continuar con su objetivo de control de precios, lo que implicó un nuevo aumento de los tipos de interés en la eurozona. Esto no hace más que apuntalar el atractivo del mercado de renta fija que ha resurgido después de un 2022 en el que estos activos daban poco o nulo rendimiento. Y eso a pesar de las turbulencias que agitan al mercado estos días como es el caso del Silicon Valley Bank (SVB) en Estados Unidos y de Credit Suisse en Europa.

La actualidad marcó el coloquio enfocado en el mercado de deuda del II Foro de la Liga de la Gestión Activa, evento organizado por elEconomista.es y que se celebró el pasado martes. Y aunque todos los gestores que participaron en el debate recogieron la volatilidad del mercado de estos días, se impuso el sentimiento de que es el momento de los bonos.

El mercado llegó a valorar durante la semana que las alzas de tipos de interés habían llegado a su fin para evitar una crisis financiera. Pero lo cierto es que el BCE no se detuvo el jueves y los inversores deben recalibrar sus expectativas. "El mercado es muy pendular y yo creo que sobrerreaccionó ante noticias que, en principio, no se esperaban", apuntó Cristina Gavín, responsable de Renta Fija de Ibercaja Gestión. Por eso los expertos aconsejaron no dejarse llevar por el pánico dado que el contexto actual no se puede comparar a la crisis de Lehman Brothers y el riesgo de contagio es bajo. "Hay que tener la cabeza fría y el consenso dice que el contagio es un tanto complicado, especialmente para los bancos europeos", estimó Ignacio Díez, responsable de Renta Fija de Santalucía AM. "Nosotros seguimos apostando por la renta fija de calidad", añadió Díez.

La inflación persistente, tanto en Estados Unidos como en la eurozona, es lo que lleva a los expertos a considerar que los bancos centrales no tienen la posibilidad de dar un timonazo a sus políticas monetarias. Un factor que seguirá levantando el atractivo en renta fija. "Hace años que no comprábamos bonos, preferíamos tener liquidez para invertir en duración y a partir del año pasado empezamos a incrementar duración en las carteras siempre con prudencia al saber que esta subida de tipos tan rápida suele romper cosas", añadió el director de Inveriones de Welzia Management, Miguel Uceda. El director de Inversiones de Finaccess Value, David Ardura, también considera que el caso de SVB no cambiará los planes de la Reserva Federal de Estados Unidos ni tampoco la estrategia de la gestora. "Hay que olvidarse un poco del ruido de los mercados. Yo creo que por ahora no ha pasado nada y es un buen momento para los bonos", completó Ardura.

El riesgo de la duración

Ahora, llega el punto de plantearse si el riesgo a largo plazo merece o no la pena. Rafael Valera, CEO y Socio de Buy & Hold, consideró que las curvas están planas, o incluso invertidas, y que el riesgo de duración no está pagado. "Si no me van a pagar el riesgo de duración, no lo voy a asumir. Por lo menos en Buy & Hold", aseveró Valera. Del mismo modo, cabe preguntarse si es aconsejable tener en cartera deuda de entidades financieras -o de compañías de otros sectores- con las noticias que llegan también de Credit Suisse y su petición de rescate.

Uceda, de Welzia Management, reconoció que son cautos en este tipo de inversiones y recomienda ser selectivo. "Ahora mismo estamos como al 65% en cocos [bonos convertibles contingentes] y el otro 35% desde hace tiempo lo tenemos en otros bonos de convicción que nos gustan, con cupones altos, no ligados al sistema financiero como pueden ser algunas petroleras o compañías gasistas", según el experto que enfatizó en qu está intentando alegarse un poco de la volatilidad de la parte financiera.

Pero siendo selectivos, no debería haber sustos con los bancos según Rafael Valera, de Buy & Hold. "Nuestras mayores posiciones son Ibercaja y Cajamar y creo que ninguno de los dos bancos, que son regionales españoles, tienen startups ni necesitan sus ahorros mañana. Estamos tranquilos con eso". Además Valera recoge que se enfocan en bancos norteamericanos, pero de retail, como es Wells Fargo y que tiene poco negocio en la inversión. "Si Wells Fargo cae, entonces no me preocupa casi nada en la vida ya".

Por otra parte, la subida de tipos de interés puede estresar a algunos inversores, especialmente a aquellos con un perfil más cauto y conservador. Y en el punto del ciclo donde estamos, y con los tipos de interés al alza en Europa, muchas gestoras están rotando hacia deuda soberana. "Nosotros a lo largo del año hemos tenido mucha deuda privada pero ahora hemos vuelto a la deuda soberana porque se han creado nichos de valor en los plazos cortos", destacó Gavín, de Ibercaja Gestión. "En algunos momentos hemos visto a la deuda francesa que se ha pagado mejor que la española. Creemos que es buena estrategia pasar de deuda privada a deuda soberana porque los costes de financiación se van a incrementar [con las alzas de tipos]", apuntó la experta.

En esta ponderación entre el riesgo y la calidad prima la segunda para David Ardura, director de Finaccess Value. "Los bonos soberanos son el activo en el que nosotros observamos más calidad", opinó Ardura, que se postula más a favor de la deuda core aunque suponga menores rentabilidades.

Bonos 'core' frente a periférica

Desde que comenzó el 2023 el mercado secundario de deuda soberana se ha movido al compás de las expectativas del mercado de dónde iba a pivotar la inflación. Pero aunque se hayan movido juntas no significa que el riesgo exigido por el mercado sea el mismo. Así, las firmas hacen una distinción entre deuda soberana de países centro europeos -con los bonos alemanes por referencia- y países de la periferia -como pueden ser España o Italia-, que generalmente son percibidos como de mayor riesgo por el tamaño de su deuda respecto a su PIB o por cómo se desenvolvieron en la crisis del 2008. "El bono alemán es el sitio en el que hay que estar: si las bolsa alemana de repente cae, el bono alemán se revaloriza. Es un refugio", estimó Rafael Valera, CEO de Buy & Hold, aunque en su gestora no se centren en bonos gubernamentales.

"La deuda periférica no lo ha hecho mal estos días pero el refugio al final es el refugio", enfatizó Ardura, que mantiene su postura a favor de deuda core, aunque "la rentabilidad del carry, indudablemete, es muy inferior". En Ibercaja Gestión sí que se posicionan como activos en deuda periférica. "Estamos sobreponderados tradicionalmente en la italiana", apuntó su responsable en renta fija, Cristina Gavín. Desde Ibercaja reconoce que Italia suele estar ligado a la incertidumbre política pero su estructura de financiación "está controlada" a pesar de que la deuda sea elevada. "Se trata de hacer gestión activa y cambiar los pesos entre deuda española y deuda italiana", según Ignacio Díez, de Santalucía AM.

Los expertos en renta fija citados en el II Foro de la Liga de la Gestión Activa también abordaron la posibilidad de situarse en deuda de geografías emergentes, ligadas a una mayor volatilidad, en un contexto en el que muchos países iniciaron su ciclo de alzas de tipos de interés mucho antes que las economías desarrolladas. "El juego aquí es por duración al ser de vencimientos más largos", estimó Miguel Uceda. En Santalucía AM no están incluyendo deuda emergente, ya que exige mayor tolerancia al riesgo, pero entienden que puede ser un buen momento de mercado para estos activos y da "cierta diversificación". Otra forma de rentabilizar el crecimiento de los países emergentes es a través de la deuda de compañías expuestas a estas economías, en lugar de a su deuda soberana, como apuntaron desde Buy & Hold donde no suelen posicionarse en emergentes. Pero lo cierto es que al saltar a este tipo de mercados se acude a deuda en otra divisa que se suma a la propia tipología del país emisor de deuda. Por ello, Miguel Uceda considera que hay "múltiples riesgos" que reducen el atractivo de este tipo de deuda en el contexto actual.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud