Bolsa, mercados y cotizaciones

La CNMV pone el foco en la venta masiva de fondos de renta fija

  • Lanza una nueva guía a consulta pública, que defiende mayor transparencia
Madridicon-related

Con la renta fija se puede perder, y la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) quiere que los partícipes lo tengan claro en un momento en el que el dinero entra a espuertas a los fondos que construyen sus carteras con este activo, que en muchos casos son vistos por el partícipe como una alternativa al depósito aunque su esencia sea muy distinta. Para ello ha lanzado una nueva guía técnica, que sustituye a la anterior de 2017 y estará en consulta pública hasta el próximo 31 de marzo, en la que insta a las gestoras a dar más información a los partícipes en los fondos con objetivo concreto de rentabilidad y de aquellos con una política de inversión muy similar a estos, que se estructuran también con una cartera de renta fija mantenida a vencimiento, pero que no informan, con carácter general, sobre la rentabilidad estimada que podría llegar a alcanzar.

Tan pronto como el interés de los bonos empezó a crecer el año pasado, a medida que los bancos centrales subían los tipos, las gestoras empezaron a fabricar productos que invierten en deuda pública, con un determinado vencimiento y, en muchos casos, con una rentabilidad objetivo o estimada, que se han convertido en muchos casos en auténticos superventas. La prueba es que solo los fondos de renta fija con vencimiento a largo plazo atrajeron el año pasado más de 16.000 millones, mientras que los fondos con objetivo de rentabilidad captaron más de 5.000, según los últimos datos de Inverco. Fueron las dos categorías con mayores suscripciones netas.

Entre los fondos más vendidos de 2022 aparecen nombres como el de Caixabank Deuda Pública España Italia 2024, que captó 2.144 millones de euros, seguido de Caixabank Deuda Pública España Italia 2025 III, con 2.004 millones, Caixabank Deuda Pública España Italia 2025, con 1.501 millones, y Santander Objetivo 19 Meses, con 1.379 millones, según Vdos. Y este año la tendencia se mantiene, como demuestran el reciente lanzamiento de Ibercaja España-Italia Abril 2024 y Mutuafondo Deuda Española.

A raíz de ello, la CNMV quiere reforzar aún más la información que las gestoras ofrecen a los partícipes sobre los fondos con objetivo de rentabilidad, y propone hacer extensible estas exigencias a los fondos de renta fija similares cuya política es la de comprar y mantener la cartera a vencimiento. En estos últimos, cuando la estrategia seguida por el fondo permita estimar la TAE (es decir, la rentabilidad una vez descontadas comisiones y otros posibles gastos), los partícipes deberán ser informados antes de suscribir el fondo ya sea a través del folleto o del comercializador. En ambos casos "se advertirá al partícipe que la rentabilidad estimada no está garantizada, y que la que finalmente obtenga la IIC podría ser distinta como consecuencia de los cambios que pudieran producirse en los activos mantenidos en cartera o de la evolución de mercado de los tipos de interés y del crédito de los emisores", explican.

Más advertencias

Además, los fondos con un objetivo concreto de rentabilidad y los que sigan una estrategia de comprar y mantener con un plazo superior a los dos años deberán incluir un aviso de que el fondo podría sufrir pérdidas si los tipos de interés suben, por lo que un reembolso realizado antes del vencimiento podría suponer minusvalías para el inversor. En la anterior guía esta advertencia solo afectaba a las IIC con estrategias superiores a los tres años.

Asimismo, los fondos que no ofrezcan la posibilidad de reembolsar sin comisión de reembolso con una periodicidad al menos mensual, se deberá incluir de forma destacada un aviso en el folleto, con el coste que supone.

Otra novedad es que también deberán alertar del impacto de la inflación en la rentabilidad, en aquellos casos en los que se estime que durante el periodo que se comercialice la estrategia sea alta. En esos casos el folleto deberá incluir una indicación en la que se describa que la rentabilidad objetivo o estimada podría ser inferior a la inflación, es decir, que podría obtener una rentabilidad real negativa.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud