Bolsa, mercados y cotizaciones

Las empresas suecas quieren 'quitarse' la corona y subirse al euro

  • Una encuesta muestra un sesgo pro-euro aún mayor en las empresas
  • La debilidad de la corona sueca ha sido un tema recurrente últimamente
  • Esto ya no beneficia a las exportaciones y sí encarece las importaciones
Foto: iStock

Las empresas suecas quieren el euro. Según una encuesta realizada entre los representantes de las empresas suecas en el diario Di, ahora hay una mayoría a favor de cambiar la corona por el euro. El 51% quiere pasarse al euro, mientras que el 39% quiere seguir con la corona.

La comunidad empresarial siempre ha tenido sesgo pro-euro en Suecia, pero cuando se planteó la pregunta en 2020, solo el 40% prefería la divisa comunitaria, mientras que el 54% quería mantener la corona, recuerdan los analistas del banco local SEB.

Hasta ahora, sin embargo, el mayor apoyo de los empresarios al euro no parece haberse extendido. Ni los partidos políticos ni la opinión pública han mostrado hasta ahora señales de querer abandonar la corona.

"Di adiós a la corona sueca". En un editorial, el periódico financiero sueco Dagens Industri escribía recientemente que es hora de que Suecia diga adiós a la corona y se una al euro. La debilidad de la corona ya no beneficia a las exportaciones suecas, sino que encarece las importaciones y los viajes al extranjero. El apoyo a la adhesión de Suecia al euro ha aumentado en los últimos años, pero sigue siendo solo del 23%, mientras que el 58% está en contra.

Ahora mismo, la corona sueca se intercambia a 11,15 unidades por euro. A comienzos de febrero, antes de la última reunión del Riksbank (50 puntos básicos de subida hasta el 3%), la corona tocó mínimos de 2009, cuando perdió el nivel de las 11,43 en el cruce. En el último año, la divisa nórdica se ha dejado un 3,3% frente a un euro que ha tenido momentos de zozobra. Las subidas de tipos de interés del Riksbank -incluso una histórica y sorpresiva de 100 puntos básicos en septiembre- están sacudiendo violentamente el mercado inmobiliario del país, pero no está permitiendo remontar a la moneda.

"Aunque la corona sueca sea dolorosamente débil, la zona euro sigue teniendo muchos problemas potenciales y poder dirigir su propia política monetaria es valioso. Por supuesto, requiere que se lleve a cabo de manera responsable, lo que no ha sido el caso en los últimos años, pero el BCE también se enfrenta a grandes retos cuando se trata de revertir la masiva acumulación de balance", esclarecían también hace poco los propios estrategas de SEB.

"Los grandes riesgos geopolíticos, pero también económicos, en Europa (como resultado de la guerra en Ucrania) ponen un signo negativo aún mayor delante del euro (y de la corona sueca -SEK-) y la balanza por cuenta corriente en Europa se ha visto erosionada por el enorme choque en la relación de intercambio que supone el aumento de las importaciones de energía", explican los analistas del banco nórdico SEB", explicaban en uno de sus análisis.

Pero los fundamentos de la corona son buenos, defendían: "Los fundamentos subyacentes y relativos de la SEK se han fortalecido a medida que se exponen las vulnerabilidades de nuestro mundo circundante (más recientemente en el Reino Unido): el endeudamiento nacional es bajo y está disminuyendo (a pesar de la elevada deuda hipotecaria), el PIB ha evolucionado en línea con el de EEUU incluso durante la pandemia en la que el Estado imprime cheques de consumo a un consumidor vulnerable que impulsa el PIB. Nuestro presupuesto estatal tiene una capacidad casi crónica de generar superávit y nuestra evolución de costes interna está a la par con la de EEUU".

Estos expertos lamentaban que "la caída de la corona parece un eufemismo, las políticas de devaluación nunca han construido naciones exitosas y nuestras empresas exportadoras solo obtienen un impulso a corto plazo, pero incentivos más débiles a largo plazo para fortalecer su competitividad. El Riksbank es responsable del objetivo de inflación, pero el gobierno es responsable de nuestro régimen de tipo de cambio (flotante, pero no totalmente delegado en el mercado...)".

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud