Bolsa, mercados y cotizaciones

Detienen a Sam Bankman-Fried en Bahamas tras la quiebra de FTX

  • La detención, a raíz de la imputación del fiscal de distrito sur de Nueva York
  • Será acusado de varios delitos, entre ellos fraude electrónico y lavado de dinero
  • Al arresto se ha sumado la acusación de la SEC por fraude de 1.800 millones

El fundador de la malograda plataforma de criptomonedas FTX, Sam Bankman-Fried, ha sido detenido este martes en Bahamas después de que el fiscal del distrito sur de Nueva York, Damian Williams, lo imputara. Bankman-Fried comparecerá este martes, 13 de diciembre, ante un tribunal de Nassau.

Williams informó a través de Twitter de que las autoridades de Bahamas habían arrestado a Bankman-Fried a petición del Gobierno de EEUU, "en base a una acusación secreta" presentada por la Fiscalía. Según adelanta The New York Times será ausado de los cargos de fraude electrónico, fraude de valores, conspiración de fraude de valores y lavado de dinero.

Por otra parte, tras conocerse su detención y la acusación de la Fiscalía, el regulador estadounidense, la Comisión de Bolsa y Valores (SEC, por sus siglas en inglés) también ha demandado al fundador de FTX, al acusarle de haber defraudado 1.800 millones de dólares a sus inversores y de haber engañado a sus clientes. "Bankman-Fried estaba orquestando, desde hace varios años, un fraude a gran escala, desviando miles de millones de dólares de los clientes de la plataforma para su beneficio personal y para hacer crecer su 'criptoimperio'", indica la demanda civil de la SEC, interpuesta en el mismo juzgado del distrito sur de Nueva York. 

Asimismo, el regulador estadounidense recalca los vínculos entre FTX y Alameda Research, otra de las sociedades del empresario. La SEC asegura que la primera transfirió a la segunda miles de millones de dólares de los clientes de la plataforma de intercambio, que se usaron para hacer inversiones de riesgo, para financiar al partido Demócrata y para comprar inmuebles en Bahamas. 

Los reguladores y autoridades de Estados Unidos están tomando acciones legales contra SBF, como también se le conoce, pese a que parte de su negocio estaba estructurado en Bahamas. Eso no ha impedido que defraudara a cerca de 90 inversores del país, según la SEC, además de estafar a sus clientes. 

En un comunicado, publicado por los medios, el primer ministro de Bahamas, Philip Davis, dijo que su país y EEUU "han compartido el interés para que rindan cuentas todos los individuos asociados a FTX que podrían haber traicionado la confianza del público e infringido la ley".

El fiscal general de Bahamas, Ryan Pinder, ha señalado en un comunicado que "como resultado de la notificación recibida y el material entregado con ella, se ha considerado apropiado que el fiscal general pida el arresto de Sam Bankman-Fried y que permanezca bajo custodia, en línea con la Ley de Extradición".

"En el momento en el que se haga una petición formal de extradición, Bahamas planea tramitarla rápidamente, en línea con la ley de Bahamas y sus obligaciones a raíz de tratados con Estados Unidos", ha resaltado Pinder.

Estaba previsto que Bankman-Fried testificara por vídeoconferencia ante un comité de la Cámara de Representantes de EEUU este martes.

FTX se declaró en quiebra el pasado 11 de noviembre y a finales de ese mismo mes, los nuevos gestores de la compañía comparecieron por primera vez ante el tribunal de bancarrotas del estado de Delaware (EEUU) para comenzar el proceso de reestructuración.

Los abogados de la nueva directiva y su actual responsable, John Ray, sostienen que una "cantidad sustancial" de los activos de la compañía podrían haber sido robados o están desaparecidos.

Los nuevos gestores también han denunciado que la empresa tenía una "ausencia total de controles corporativos" y una falta de "información financiera fiable".

La plataforma, que llegó a estar valorada en 32.000 millones de dólares, podría tener más de un millón de acreedores en todo el mundo. Hasta ahora, la compañía ha admitido que debe más de 3.000 millones de dólares a sus 50 principales acreedores.

Sin embargo, Bankman-Fried responsabiliza de la quiebra en parte a la masiva venta de criptomonedas que se produjo a principios de año. Para el fundador de la empresa, esa venta redujo a la mitad la garantía de FTX, de unos 30.000 millones de dólares.

Llegados a esa situación, según Bankman-Fried, la venta de criptomonedas continuó, combinada con una restricción crediticia y una "huida del banco", lo que redujo la garantía a 9.000 millones antes de que FTX se declarara en quiebra.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud