Bolsa, mercados y cotizaciones

Dan Grandage (Abrdn): "Todavía veremos a más fondos rebajar su 'etiqueta' de sostenibilidad"

  • Es el responsable de Inversión sostenible de la gestora de origen escocés
  • "Avanzamos a oscuras", señala sobre la regulación de finanzas ESG
  • La firma no ha tenido que 'degradar' ninguno de sus fondos sostenibles
Grandage, en un instante de la entrevista. Foto: Ana Morales.

Es, desde abril, el responsable de Inversión sostenible de Abrdn, gestora con sede en Edimburgo y presencia en 23 países. Pero Dan Grandage lleva desde 2013 en esta casa, en la que siempre ha ocupado cargos ligados a la sostenibilidad. Ahora, explica, está viviendo una etapa "fascinante". Desde enero, las gestoras deberán divulgar con gran detalle cómo y en qué invierten sus fondos sostenibles, de acuerdo con el Reglamento de Divulgación de la Comisión Europea. La proximidad de esa fecha ha empujado a un buen número de ellas a degradar sus fondos, es decir, a rebajar su etiqueta de sostenibilidad, para no tener que afrontar tantos requisitos hasta que la normativa sea más clara. Conozca elEconomista Inversión sostenible y ESG, el portal 'verde' de elEconomista.es.

En los últimos meses, muchos fondos han pasado de 'artículo 9' (la categoría más alta en sostenibilidad, según el Reglamento de Divulgación) a 'artículo 8' (sostenibles, pero más laxos). ¿Lo ha hecho Abrdn? 

No, porque nuestro enfoque [a la hora de etiquetar los fondos] siempre ha sido conservador. Ha supuesto un desafío. El año pasado, tuvimos que hacer esas clasificaciones [al entrar en vigor el citado Reglamento, que establecía esa diferencia entre 'artículo 8' y 'artículo 9'] sin conocer, de hecho, todas las reglas... así que lo que ha ocurrido no me sorprende. Y estoy absolutamente convencido de que habrá más movimientos en los próximos 6 a 12 meses. 

¿Por qué está ocurriendo esto?

Por un lado, las regulaciones no son particularmente claras, y a eso se suma un problema de secuencia: la taxonomía verde debería haber estado construida antes de la entrada en vigor del Reglamento de Divulgación y del MiFID verde [la modificación de MiFID II por la que, desde este verano, se pregunta a los inversores por sus preferencias de sostenibilidad]. El green MiFID ha venido demasiado pronto. Estamos teniendo que decir qué es sostenible sin tener una taxonomía en la que basarnos. Todo esto hace bastante difícil la construcción y clasificación de los fondos. Por ahora, todo el mundo está a oscuras e intentando ver qué hacen los demás. Nosotros no hemos tenido que hacer estos cambios [de etiqueta]. Hemos intentado ceñirnos no ya a la literalidad de las normas, sino a su espíritu, si se puede decir así, intentando pensar cómo quería el regulador que las implementásemos. Lea también: Sube la presión de los reguladores para combatir el greenwashing.

"Que todos los gestores persigan el mismo 20% del mercado podría tener consecuencias indeseadas"

El 'MiFID verde' entró el vigor el 2 de agosto pasado. ¿Habría sido mejor esperar al 2 de agosto de 2023 y dar un año de margen? 

Sí. Si los cimientos de la taxonomía estuviesen ya establecidos y no se hubiese aprobado solo la parte climática de la taxonomía; si estuviese ya desarrollada también la taxonomía ambiental y la social, y sobre ellas se hubiera puesto la capa del Reglamento de Divulgación, y después la del MiFID verde... Habría sido mejor. 

A todo esto se suma que la europea no es la única regulación sobre finanzas sostenibles...

Así es. Muchos productos no solo se comercializan en la Unión Europea, sino también en Reino Unido, en Estados Unidos, en Asia, mercados que tienen su propias normas. Lo que es sostenible en la UE puede no serlo en Reino Unido ni en EEUU. La misma compañía, el mismo fondo de inversión, pueden afrontar requisitos distintos en diferentes países, y creo que va a ser fascinante ver cómo se desarrolla todo esto. Al mismo tiempo, para la gente será muy difícil de entender que una regulación que se diseñó para eliminar la complejidad haya conseguido, probablemente, todo lo contrario. Espero que de aquí a un par de años empecemos a superar esta fase y que todo sea más global y consistente entre los diferentes enfoques. 

Usted considera importantes las compañías que están en 'transición' a un modelo sostenible. 

Sí. No podemos invertir solo en compañías sostenibles; para lograr los objetivos globales, necesitamos a las que están realizando esa transición. La regulación británica para los fondos incluye una categoría llamada 'improvers' [compañías que están mejorando]. La normativa europea no incorpora ese componente de transición, pero creo que lo acabará haciendo. 

¿Por qué es tan necesario?

Actualmente, las reglas son tan estrictas que nos obligan a reducir mucho el universo invertible. Eso significa que todos los gestores van a querer cazar las mismas compañías, de modo que sus valoraciones van a subir...  y puedes tener un conflicto entre tu objetivo sostenible y tu deber fiduciario de lograr un retorno financiero. Aquí puede ser de ayuda ese concepto de 'improver', porque amplía tu universo. Que todo el mundo persiga el mismo 20% de compañías podría tener consecuencias indeseadas.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud