Bolsa, mercados y cotizaciones

Oliver Blume sube a los minoristas al volante de Porsche en bolsa

Oliver Blume, CEO de Volkswagen y Porsche, en una imagen de 2019. Foto: Getty.

La firma de coches deportivos del grupo Volkswagen confirma que prepara el salto al parqué de su filial, días después de tomar el mando un nuevo consejero delegado, que compaginará el cargo en Porsche y Volkswagen.

En septiembre, dice un refrán alemán, algunas flores siguen floreciendo o ya lo hacen por segunda vez. Algo así se podría pensar de Oliver Blume, que ha sido consejero delegado de Porsche desde 2015 y ahora se ha convertido también en el nuevo jefe de Volkswagen. Este ciudadano alemán, nacido en un año tan rebelde como 1968, capitanea desde hace tiempo la salida a bolsa de Porsche: la oferta pública de venta (OPV) se contempla para finales de este mes -o primeros de octubre-, y el inversor minoritario español podrá acudir a la misma.

Según ha publicado la firma germana en un comunicado, la OPV no estará limitada solo a inversores institucionales ni a aquellos afincados en Alemania. Además, Banco Santander será partícipe en el proceso de colocación de acciones, junto con otras entidades como BNP Paribas, Deutsche Bank o Morgan Stanley.

El grupo Volkswagen -que integra la marca de vehículos de lujo desde hace más de 13 años- ha decidido realizar una oferta pública inicial de hasta el 25% de las acciones preferentes sin derecho a voto de Porsche, y el parqué seleccionado para su cotización será Fráncfort, según han informado desde Wolfsburgo.

"Creemos que Porsche está bien posicionado y seguirá centrándose en productos exclusivos y de alta calidad, movilidad eléctrica y sostenibilidad. Por lo tanto, soy optimista de que podríamos atraer una base de accionistas muy sólida y bien diversificada con la OPV", destacó este martes Lutz Meschke, vicepresidenta de la Junta Ejecutiva de Porsche.

La atracción que suscita la casa de coches deportivos se ha dejado notar en las últimas semanas. "Porsche ha conseguido el interés de los inversores para su oferta pública inicial con una valoración de hasta 85.000 millones de dólares, lo que indica que una de las mayores salidas a bolsa de la historia de Europa está preparada para seguir adelante a pesar de los vientos en contra del mercado", publicaba Bloomberg la semana pasada, citando a personas familiarizadas con el asunto.

Inversores de renombre, como T Rowe Price Group y Qatar Investment Authority, ya habrían manifestado su interés en suscribir la oferta pública inicial en ese rango de valoración -relataba Bloomberg-. Asimismo, Porsche ha medido el interés que la operacion habría despertado entre las grandes fortunas, como es el caso del fundador de Red Bull, Dietrich Mateschitz, o el presidente de LVMH, Bernard Arnault.

Sin embargo, que Blume ocupe el cargo de mayor responsabilidad tanto en Porsche como en Volkswagen, sustituyendo a Herbert Diess, ha levantado polvareda en los últimos meses. Un 71% de 58 inversores de Volkswagen encuestados por Bernstein hace algo más de un mes no veía con buenos ojos que Blume asumiera ambos cargos.

El anuncio de que Diess, anterior CEO de Volkswagen, sería sustituido por el jefe de Porsche "ha reavivado la preocupación de los inversores por los problemas de gobierno corporativo del primer fabricante de automóviles de Europa, que, según algunos accionistas, pesan sobre la evolución de las acciones", publicaba Reuters a finales de julio.

"Blume no puede ocuparse de todo (...) esto pone de manifiesto la mala gestión empresarial de Wolfsburgo", dijo Ingo Speich, responsable de sostenibilidad y gobierno corporativo del principal inversor de Volkswagen, Deka Investment, refiriéndose a la sede del grupo alemán, recogía Reuters. "Este doble mandato sólo puede existir temporalmente en una situación de emergencia; no funcionará a largo plazo", advirtió Ulrich Hocker, de la Asociación Alemana para la Protección de los Valores (DSW), que representa a los inversores minoristas.

Por ahora, no parece que la dualidad de cargos de Blume haya afectado al interés por comprar acciones de Porsche, si sale a bolsa al fin. Ante una compleja red de inversores como la de Volkswagen, y un consejo de supervisión controlado por representantes de los trabajadores, el gobierno regional de Baja Sajonia y el peso de las familias Porsche y Piech, Blume deberá ser un buen equilibrista para permanecer en el puesto.

No obstante, tiene algo a su favor: es un hombre de la casa. Tras licenciarse en Ingeniería Mecánica en la Universidad Técnica de Braunschweig, su ciudad natal, inició un programa de prácticas en Audi, en 1994, y desde entonces ha desempeñado cargos directivos en Audi, Seat, Volkswagen y Porsche.

Por último, también está por ver lo que hace Blume con la Fórmula 1. Se ha hablado durante el verano de que Porsche habría adquirido el 50% del equipo de carreras de Red Bull con la intención de competir en los circuitos a partir de 2026. Sin embargo, la firma de bebidas energéticas confirmó en julio las conversaciones, pero no un acuerdo.

comentariosicon-menu0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
arrow-comments