Bolsa, mercados y cotizaciones

La bolsa europea conduce a una rentabilidad del 8% y EEUU del 5%

La parte positiva que han dejado las caídas que llevan imperando la mayor parte del año en las bolsas es que se han abaratado. Sin embargo, estos descensos no se han traducido en un tijeretazo en la estimación de beneficio de los principales índices, con el aliciente de que se compran a algunos de los precios más baratos de la última década.  Desde mediados de julio, en cambio, y aunque la situación sigue siendo compleja, muchas de las bolsas han recuperado parte del terreno perdido, con alzas alrededor del 2,5% en Estados Unidos este mes, ante la expectativa, aún por ver, de que la inflación pueda haber tocado techo.

Esta recuperación de los índices ha encarecido, ligeramente, sus respectivos multiplicadores de beneficios y, por extensión, ha disminuido la rentabilidad a la que aspira un inversor ahora en ambos mercados. Con los beneficios esperados para este año, una cartera invertida al 100% en renta variable europea opta a una rentabilidad del 8,1%, y una invertida en bolsa americana a un 5,4%. Es decir, un rendimiento inferior que el que ofrecían en meses anteriores, con un 8,6% para el Stoxx 600 en julio y un 6,1% para el S&P en el mismo mes, pero todavía una de las rentabilidades más elevadas de la última década y sin rival en otro tipos de activos, como la renta fija, donde únicamente los bonos basura ofrecen retornos similares.

A ese 8,1% del índice del Viejo Continente y el 5,4% del americano se llega calculando la inversa del PER del Stoxx 600 y del S&P500; un cálculo que sirve para medir la rentabilidad que cabe esperar de una inversión. De esta forma, alguien que invierta hoy 100 euros en la bolsa europea tardaría 13,1 años en recuperar su dinero (es decir, en generar otros 100). De ahí puede deducirse que el índice ofrece una rentabilidad anual del 8,1%, cifra que se obtiene al dividir esos 100 euros entre 13,1 años –por debajo de su PER medio de la última década, que se sitúa en las 15,4 veces y por debajo, también, del multiplicador de beneficios de principios de año, que se establecía en las 15,8 veces-, según datos de Bloomberg.

El abaratamiento que ha experimentado el índice respecto a su media de la última década se debe, no obstante, a la retahíla de reveses que ha tenido que digerir desde el inicio del ejercicio en curso.

Y es que, a la crisis energética y en la cadena de suministros le continuó el estallido de una guerra en Occidente sin precedentes desde 1939. Un cóctel que elevó aún más la inflación que amenazaba desde el principio de año en diferentes partes del mundo, llegando a registrar, el pasado mes de junio, un 9,1% en Estados Unidos, niveles que no se veían desde noviembre de 1981. Este escenario ha llevado a los bancos centrales de ambos lados del Atlántico a ejecutar una subida en los tipos de interés en un intento por controlar la desbocada subida de los precios. Por lo tanto, un telón de fondo que no se lo ha puesto nada fácil a los mercados bursátiles, con el Stoxx 600 y el S&P registrando pérdidas alrededor del 10% en el cómputo del año.

Así las cosas, el caso del S&P 500 no es el mismo, ya que, al contrario que el europeo, no cotiza más barato por PER que en la última década. En concreto, la estimación de los analistas, si se tienen en cuenta los beneficios de 2022, es de 18,8 veces, frente a las 18,2 veces de media en una década y las 16,7 veces de los últimos 20 años, según el consenso de analistas que recoge Bloomberg. Sin embargo, el termómetro americano ofrece ahora un PER cuatro puntos más barato que en enero, cuando se compraba a 22,6 veces. Esto implica que la rentabilidad esperada de este índice también haya crecido desde principios de año.

Así las cosas, y pese a lo complicado del entorno, las bolsas de ambos lados del charco demuestran su propia idiosincrasia con una presentación de resultados del segundo trimestre del año más satisfactoria que la que se vaticinaba. "Las expectativas de los resultados del segundo trimestre no eran buenas, pero finalmente los datos han sido mejores de lo esperado, ya que el S&P500 se dispone a presentar un crecimiento de los beneficios de alrededor del 9,2%, y hasta ahora, el 77,5% de las empresas han superado las expectativas", explica Josh Gilbert, analista de mercado de eToro. Así, el experto añade que: "Los inversores son optimistas en cuanto a la posibilidad de que los beneficios puedan capear esta mezcla tóxica de inflación, bancos centrales hawkish y una posible recesión, y eso ha puesto el viento en las velas de los mercados estadounidenses", remata.

En este sentido, Alexander Londoño, analista de mercados de ActivTrades, expresa que "en Estados Unidos y Europa, los principales índices de bolsa se encuentran en zonas de resistencia importante que deberían de romper al alza si es que quieren continuar subiendo. Los próximos datos de inflación y de empleo en ambos lados del Atlántico es lo que determinaría si las acciones continúan subiendo o retroceden a la baja".

Para conocer la expectativa de rentabilidad de la bolsa en su conjunto hay que realizar la media de la rentabilidad esperada de la referencia europea y la americana a 12 meses. Así, una persona que esté invertida al 100% en ambos mercados esperaría actualmente una rentabilidad del 6,7%. Esta cifra varía según el perfil del inversor, ya que, para quien tenga una cartera mixta invertida al 90% en bolsa y el otro 10% en otros activos lograría un 6,3% solo con la parte de renta variable (ver gráfico).

Potencial y buena recomendación

En la lista de valores todopoderosos de este lado del charco, entre los de mayor capitalización bursátil, con mejor recomendación y más potencial, el conglomerado de lujo LVMH está en cabeza por valor de mercado. La compañía, que no alcanza el verde en este ejercicio y se deja sobre un 2%, cuenta con recomendación de compra –el tercer mejor consejo de entre las gigantes, y ha visto un incremento en la estimación de beneficios del 18% desde el inicio del año. Sin embargo, Sanofi es la que ofrece un mejor potencial, con un 40,6%.

Con las mismas características, pero al otro lado del Atlántico se encuentra Apple, que aunque tampoco consigue entrar en el terreno positivo este año, con alrededor del -1%, también ve engordada su previsión de beneficios para este ejercicio más de un 6% y alza el cartel de compra. Así, en este caso, Meta Platforms, antigua Facebook, es la que cuenta con mejor potencial alcista, con un recorrido del 22,8%.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud