Bolsa, mercados y cotizaciones

La Fed, la inflación, la temporada de resultados... Las 'piedras en el zapato' de las bolsas en su huida de los riesgos bajistas

Las bolsas de Europa no alejan los riesgos de manera definitiva
Madrid

Los alcistas no cejan en su empeño de alejar los riesgos bajistas a los que se enfrentan las bolsas de Europa en las últimas semanas: acabar asistiendo a la pérdida de los mínimos de marzo. Poco a poco, los toros buscan coger distancia respecto a los niveles más bajos que se alcanzaron este mes de julio, que ya se han quedado a un 7% de distancia. Sin embargo, por ahora, este movimiento no significa, ni mucho menos, que se hayan eliminado definitivamente los temores.

Pese a que en las últimas horas se han podido ver ciertas premisas tranquilizadoras para los alcistas, como una ruptura al alza de la cuña descendente que venía acotando la corrección del Nasdaq 100 (una pauta técnica de giro alcista que advierte de un agotamiento en la presión vendedora), o la superación de los 3.600 puntos en el EuroStoxx 50, lo cual pone sobre la mesa la posibilidad de asistir a otro rebote en Europa, no es hora de lanzar las campanas al vuelo todavía.

"Entiendo que la mejor decisión es seguir esperando pacientemente a ver si se acaban alcanzando objetivos de caída pesimistas, sin perjuicio de que pueden optar por picotear para intentar aprovechar un previsible rebote. En ningún caso me planteo todavía poner un segundo pie en el mercado, que supondría aumentar la exposición a bolsa a niveles del 60-70%. Estando al 50% considero que pueden estar cómodos y si quieren aprovechar un rebote pueden ir picoteando ideas", destaca Joan Cabrero, analista técnico y asesor de Ecotrader, el portal de premium de elEconomista en su comentario estratégico semanal.

En el caso del Ibex 35, para seguir confiando en un contento potencialmente alcista es vital que logre mantenerse sobre el soporte de los 7.780 puntos. Mientras este soporte siga en pie no se cancelará la posibilidad de asistir a un contraataque alcista. Así lo corrobora Cabrero, quien asegura que "para que podamos confiar en el mismo lo mínimo exigible es que el selectivo español logre cerrar una semana sobre los máximos de la semana anterior, algo que al cierre del pasado viernes no consiguió al quedarse por debajo de los 8.100 puntos".

Una postura que, además, concuerda con la cautela que induce la completa agenda macroeconómica y empresarial que se tiene esta semana. Y es que, además de la reunión de la Fed también tendrán lugar un buen número de datos macro relevantes como "los datos adelantados del PIB del segundo trimestre en EEUU, que deberían volver a terreno positivo y evitar la recesión técnica y en la Eurozona y sus principales países, como Alemania, Francia y España, que deberían crecer muy moderadamente en términos trimestrales, teniendo presente que lo peor está por llegar (crisis energética)", destaca Iván San Félix, analista financiero de Renta 4.

Más allá de las cifras de crecimiento de las principales economía del planeta, inversores y analistas también tendrán el foco puesto esta semana en los datos adelantados del IPC de julio en la Eurozona, Alemania y Francia y la estimación del IPC anual en la Eurozona, y también en la agenda empresarial, ya que la temporada de resultados alcanza esta semana su máximo apogeo

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin