Bolsa, mercados y cotizaciones

Las petroleras barren a la tecnología: las 10 grandes ganan 4 billones en bolsa

  • Exxon es la más alcista este año y Aramco destrona a Apple por capitalización

Las continuadas alzas de los precios de la energía -y del barril de crudo, en concreto- y el descenso en barrena que acumula la tecnología en 2022 han propiciado esta semana el sorpasso de la petrolera saudí, Aramco, como la compañía más grande del mundo por capitalización bursátil al alcanzar casi los 2,5 billones de dólares y superar a Apple. Un relevo que no se producía desde septiembre de 2020 y que parecía difícil en enero, cuando el valor en bolsa de la firma de Cupertino rondaba los 3 billones de dólares frente a los 2 de Aramco. Desde entonces, la tecnológica retrocede un 20% frente al 27% que suma la petrolera.

Más allá de la anécdota, este cambio de turno es un reflejo de cómo los inversores están ajustando sus estrategias a medida que los mercados se enfrentan a una subida generalizada de los tipos de interés, la inflación y los problemas de las cadenas de suministros.

Con el precio del barril en el entorno de los 108 dólares por barril, aupado por la crisis energética derivada de la guerra en Ucrania y la inflación, solo la petrolera estatal de Arabia Saudí suma más de 500.000 millones en su valor de mercado en lo que va de ejercicio. En total, las diez petroleras más grandes del mundo añaden más de cuatro billones de dólares a su capitalización en los últimos cuatro meses y medio.

Y lejos de agotar su potencial, los expertos creen que aún queda mecha alcista de cara a los próximos doce meses y ninguna recibe una recomendación de venta (ver gráfico).

"Mientras continúe la guerra y persistan las presiones macroeconómicas, es probable que tanto los nombres energéticos como los valores value sigan siendo refugios relativos para los inversores de renta variable a largo plazo", afirma Lewis Grant, gestor de Cartera Senior de renta variable global de Federated Hermes Limited.

La excepción es, precisamente, la saudí, que conquistó máximos históricos el lunes en los 45,95 euros y que se ha quedado, a ojos de los expertos del consenso que recoge FactSet, sin recorrido.

Pese a todo, no es la compañía del sector energético que mejor se está comportando en el ejercicio, sino la estadounidense Exxon, que ha elevado su valor en bolsa cerca de un 42% durante este ejercicio. Su cotización se sitúa ya en niveles de diciembre de 2016 y el consenso todavía prevé un recorrido del 17%, tocando un precio objetivo de 98,46 dólares la acción, con el que rondaría los máximos históricos que marcó en 2013 en los 101 dólares.

Le siguen, por este orden, Shell y Chevron, que suman más de un 30% en 2022.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.