Bolsa, mercados y cotizaciones

Constructores americanos de hogares a precio de derribo

  • Multiplicadores de beneficios por debajo de las cinco veces
  • Destacan firmas como Lennar, NVR, D.R. Horton o Toll Brothers
Vivienda diseñada y construida por Pulte Group en Charlotte, EEUU.

La escasez de oferta y la abundante demanda en el mercado inmobiliario estadounidense empujan los precios al alza, y en este escenario las grandes firmas de construcción sorprenden por lo baratos que se compran sus beneficios de 2022 en el parqué, por debajo de las 5 veces.

Comprarse una casa en los Estados Unidos será un poco más caro a partir de ahora si uno tiene que pedir dinero prestado al banco; y eso no es baladí en un país en el que la tasa de vivienda en propiedad era del 65% en 2020 y todavía un 45% de la población piensa que ser propietario es "esencial" para alcanzar el sueño americano, según una encuesta elaborada el año pasado por Los Angeles Times y Reality Check Insights.

Esta semana, la Reserva Federal anunció una subida de los tipos de interés de 50 puntos básicos hasta situarlos en la horquilla del 0,75%-1%, y se prevé que antes de finalizar el año lleguen al 3%. Sin embargo, eso no parece que vaya a detener al pujante mercado inmobiliario estadounidense.

"Aunque el aumento de los tipos y de los precios de la vivienda está empezando a bloquear a algunos compradores y a debilitar las ventas, la demanda acumulada de viviendas, combinada con la gran escasez de casas en el mercado, sigue presionando al alza los precios", escribió esta misma semana Jonnelle Marte en Bloomberg. "La escasez de inventario de viviendas también significa que el aumento de los tipos no puede frenar la actividad de construcción de viviendas tanto como en el pasado", añadía la periodista.

Para algunos analistas, el mercado de la vivienda podría convertirse en un barómetro para medir las actuaciones de la Fed a la hora de domar la inflación rampante. Los tipos de interés hipotecarios han subido y se cree que eso ayudará a bajar el exceso de demanda en un sector donde la oferta está cerca de mínimos históricos "debido a los problemas de la cadena de suministro, el aumento de los costes de los materiales y las difíciles condiciones de contratación", señalan en Bloomberg.

El tipo medio de una hipoteca de tipo fijo a 30 años alcanzó el 5,1% en la semana que terminó el 28 de abril, dos puntos porcentuales más que a principios de año, según datos de Freddie Mac; y las ventas de viviendas existentes, que representan alrededor del 90% del mercado inmobiliario estadounidense, cayeron un 2,7% en marzo, hasta el nivel más bajo desde junio de 2020, de acuerdo con las cifras de la Asociación Nacional de Agentes Inmobiliarios (NAR, por sus siglas en inglés).

Una ratio precio-beneficios atractiva

En este contexto, los principales constructores de vivienda que cotizan en Wall Street ofrecen un atractivo considerable al inversor por lo baratos que se compran sus beneficios en bolsa. Es el caso de KB Home, con un PER 2022 de 3,19 veces; Pulte Group (3,82 veces); D.R. Horton (3,95 veces); Toll Brothers (4,54 veces) y Lennar (4,69 veces).

Como excepción sobresale NVR, por cuyos beneficios de 2022 se pagan múltiplos de 8,51 veces -que incluso sigue siendo interesante-. Tanto las acciones de NVR como las de Toll Brothers reciben una recomendación de mantener en cartera, mientras que las demás obtienen un consejo de comprar, según el consenso de analistas que recoge FactSet.

Un ejemplo del buen momento que atraviesan estos constructores residenciales es D.R. Horton, que fue el mayor constructor por entregas de viviendas en 2021 (81.965 unidades) y por ingresos (23.200 millones de euros).

"Vemos a D.R. Horton bien posicionado entre los constructores a pesar de un entorno de tipos de interés al alza, dada su capacidad para absorber la demanda de volumen, la oferta de productos a los compradores de nivel de entrada, la asignación de capital disciplinada y la capacidad para generar ingresos sostenibles, lo que garantiza una valoración superior frente a los comparables", sostiene el equipo de análisis de Barclays.

Asimismo, sus ingresos crecerán un 55% entre 2021 y 2024, año este último en que se estima que superarán los 36.000 millones. Un incremento solo mejorado por las ventas de KB Home, que aumentarán un 73% en el mismo periodo.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin