Bolsa, mercados y cotizaciones

Casi uno de cada diez euros está invertido en fondos de gestoras independientes

  • Hace una década la cifra era del 6,39%, antes del auge de las nuevas firmas
Enrique Pérez-Pla, CEO de Bestinver.
Madrid

Las firmas independientes han ganado peso en la industria española de gestión de activos hasta acaparar casi el 10% del volumen patrimonial de los fondos. En concreto, las gestoras no dependientes de grupos financieros y compañías aseguradoras representan el 9,09% de los 307.354 millones con que cerraron en febrero los fondos de inversión españoles, según datos de Vdos.

Este porcentaje -que sería algo mayor si se tuvieran en cuenta otros vehículos como planes de pensiones y mandatos de gestión- significa un crecimiento de 270 puntos básicos respecto a lo que acumulaban a finales de 2012 y, aunque todavía es pequeño en comparación con otros países de nuestro entorno, muestra una tendencia creciente en los últimos años, gracias a la aparición de nuevas gestoras creadas por profesionales del sector y el interés de unos partícipes interesados en una forma distinta de analizar las inversiones.

El último ejemplo ha sido Panza Capital, fundada por Gustavo Trillo, Ricardo Cañete y Maximiano Pablos, procedentes de Bestinver, y donde el mercado espera que se incorpore también Beltrán de la Lastra tras la finalización de su período de no competencia en la gestora de Acciona, a la vuelta del verano. Esta gestora ha sido también el trampolín de otras firmas reconocidas por el inversor más especializado, como Cobas y Azvalor.

La primera, fundada por Francisco García Paramés hace poco más de cinco años, y la segunda, creada por sus compañeros Álvaro Guzmán y Fernando Bernad en 2015, tienen una cuota de mercado prácticamente similar, del 0,43%, y se encuentran entre las diez principales firmas independientes de gestión de activos (ver gráfico). Pero su volumen patrimonial se encuentra por debajo de gestoras como Trea AM, Imantia Capital, Abante y Mediolanum, que acaparan entre el 1,05% de la primera y el 0,51% de la última, con volúmenes que superan los 1.500 millones de euros.

Bestinver sigue siendo la principal gestora independiente española de manera indiscutible, con una cuota de mercado del 1,49% y 4.584 en activos bajo gestión, pero este porcentaje es muy inferior al 2,82% que acaparaba a finales de 2012, que le situaba en undécimo lugar del total de gestoras españolas.

Ahora se encuentra en el décimo puesto pero la concentración bancaria que se ha producido en la última década ha supuesto que solamente entre tres entidades, Caixaban, Santander y BBVA, manejen el 54% del volumen patrimonial de los fondos de inversión españoles. Si se incluye al resto de bancos (Ibercaja, Kutxabank, Sabadell, Bankinter y Unigest), el control llega al 75,7%, lo que muestra la fuerza que tienen las entidades en la comercialización y distribución de fondos en el mercado español.

Hay que tener en cuenta que hace once años, la segunda firma independiente era Abante con una cuota del 0,41% (500 millones de euros de patrimonio),seguida de GVC Gaesco, con un 0,27% (335 millones). Porcentajes algo menores de lo que ahora tienen pero igualmente inferiores al 1%.

La apuesta por los fondos como producto financiero en unos años en que los tipos de interés se fueron reduciendo a cero y no dejaban márgenes a las entidades financieras marcó el impulso de la industria de gestión de activos en España, que se encuentra en récord patrimonial histórico, tras el parón que supuso la crisis financiera de 2008. La gestión discrecional de carteras ha permitido convertir a los ahorradores en inversores según su perfil de riesgo y contar con ingresos fijos por asesoramiento y comisiones de los fondos propios, que son los que utilizan principalmente los bancos.

En este sentido, aunque la tentación de comparar a Paramés, como tótem de la gestión independiente española, con sus competidores es muy recurrente, lo cierto es que sus cuotas de mercado no rebasan el medio punto porcentual, muy lejos de las cifras estratosféricas que manejan las gestoras de los bancos. Por ponerlo en contexto, una firma internacional independiente conocida en España como la francesa Carmignac gestiona 41.700 millones.

No obstante, cada vez es mayor la aparición de gestoras independientes, como es el caso de Panza Capital, siguiendo la dinámica de otras firmas que han nacido en los últimos años, como Magallanes, la firma creada en 2015 por Blanca Rodríguez e Iván Martín, el mismo año que vio la luz Buy&Hold, la gestora de Rafael Valera, Julián Pascual y Antonio Aspas; o Horos AM, fundada en 2018 por José María Concejo, Javier Ruiz, Alejandro Martín y Miguel Rodríguez, a las que se han unido entre otras Valentum, True Value o Ábaco Capital, y que conviven con otras más veteranas como EDM, fundada por Eusebio Díaz-Morera, Cartesio, creada por Juan Antonio Bertrán, Álvaro Martínez y Cayetano Cornet; o Gesconsult, la histórica gestora que moldeó Juan Lladó.

Perspectivas de crecimiento

Numerosos responsables de estas firmas, incluyendo a los más conocidos, siempre han situado el tamaño idóneo de sus fondos entre los 2.500 y los 3.000 millones de euros, en función de las distintas estrategias que gestionan (en renta variable ibérica, por ejemplo, se suele reducir incluso a los 500 millones como máximo), lo que deja un margen sustancioso de crecimiento para los próximos años en volumen patrimonial. Gestoras como Trea o Imantia basan su hoja de ruta en gestionar activos para terceros, como hace ya la primera para Cajamar y la segunda para Abanca.

La tendencia hacia un mayor crecimiento del volumen patrimonial de los fondos parece asegurada, a tenor de las perspectivas de inflación para los próximos meses. E incluso los clientes más conservadores están siendo tentados de nuevo con los fondos con objetivo de rentabilidad, no garantizada, como una forma de mantenerles atrapados en las redes de la gestión de activos.

El interés de los fondos de private equity por las gestoras independientes probablemente impulsará algunos proyectos en el futuro, como señalan los responsables de algunas firmas, que aseguran haber sido tentados para darles entrada en su accionariado.

Las compañías aseguradoras se han beneficiado también en alguna medida de este crecimiento de las firmas independientes, al entrar en el accionariado de Abante en el caso de Mafpre o en EDM y Alantra WM, Cygnus y Orienta Capital en el caso de Mutua Madrileña. Y no se descartan más compras por parte de otras compañías.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin