Bolsa, mercados y cotizaciones

El petróleo se dispara a máximos de 2014 ante las tensiones geopolíticas y la ansiedad de oferta

  • El precio del petróleo ha llegado a tocar los 88 dólares durante la sesión
  • Los analistas de JP Morgan creen que el petróleo tocará los 90 dólares pronto
  • Ansiedad de oferta: se duda de la capacidad disponible de la OPEP a corto plazo
Una plataforma flotante de producción de petróleo y gas semisumergible en el Golfo de México. iStock

Los precios del petróleo siguen imparables en este comienzo de 2022. Tras un buen diciembre en el que el Brent subió un 10% tras superar el pánico que generó ómicron en los mercados, el 'oro negro' sigue adelante y se revaloriza ya un 13% en enero. De este modo, el Brent, referencia global, ha llegado a rebasar los 88 dólares por barril, máximos que no se veían desde octubre de 2014, último año en el que el petróleo cotizó por encima de los 100 dólares, para iniciar después un arduo camino marcado por la fuerte irrupción del fracking y el shale oil de EEUU que han impedido, hasta la fecha, que los precios vuelvan a rebasar esa cota psicológica. Actualmente el Brent cotiza a 87,3 dólares el barril.

El petróleo se está viendo impulsado por una serie de acontecimientos (muchos de ellos de corto plazo) y riesgos que están cotizando sin ni siquiera haberse materializado por completo, pero que sí influyen en la composición de los precios del crudo (los riesgos cotizan). El simple riesgo de que se produzca un conflicto bélico o un incremento de las sanciones en zonas de gran producción de petróleo o que ocupan enclaves estratégicos para su transporte está azuzando los precios.

"Más allá de la escasez de oferta que se ha mencionado desde hace algunos días, los participantes del mercado ven las crecientes tensiones geopolíticas en Oriente Próximo como una de las razones del último repunte", aseguran los analistas de Commerzbank en su análisis diario de las materias primas. En clave 'macro', la subida del petróleo está alimentando los temores a una inflación más alta y duradera, que finalmente obligue a los bancos centrales a endurecer su política monetaria de forma más agresiva y dañina para el mercado. 

Warren Patterson y Wenyu Yao, analistas de ING, señalan en una nota recién publicada que "los crecientes riesgos geopolíticos están ayudando a respaldar el mercado. Este auge de los precios se produce después de un ataque mortal con aviones no tripulados a las instalaciones de almacenamiento de Adnoc en los Emiratos Árabes Unidos (EAU). Los rebeldes hutíes de Yemen se han atribuido la responsabilidad del ataque", explican estos expertos. Esta zona no solo es clave por la producción de crudo, también lo es porque Irán y EAU tienen acceso al Estrecho de Ormuz, la principal 'arteria' petrolera del mundo.

Este nuevo choque entre los rebeldes hutíes (cercanos a Irán) y un aliado de Arabia Saudí como EAU llega en un momento en el que ya existe mucha preocupación en el mercado por el posible impacto de una escalada de las tensiones entre Rusia y Ucrania.

"Ansiedad de oferta"

"Estos riesgos crecientes, combinados con las preocupaciones sobre la capacidad disponible para producir más crudo de la OPEP, han provocado que el sentimiento en el mercado petrolero se mantenga alcista", sentencian Patterson y Yao. Si la OPEP no tiene capacidad para suministrar al mundo el crudo que necesita, los precios podrían incrementarse con violencia a medida que caen los inventarios de petróleo. 

Joel Hancock, experto en materias primas de Natixis, cree que esta situación mantiene al petróleo en una fase de 'ansiedad de oferta' que comenzó el pasado mes de octubre. Después de meses de recortes de producción para buscar un equilibrio entre oferta y demanda durante el covid, volver a abrir las espitas no resulta fácil ni barato. Ahora la duda es si los productores de petróleo tienen la capacidad para saciar la sed de crudo del mundo.

"Si bien la primera tarea debería ser relativamente sencilla a medida que los recortes de la OPEP y sus aliados se suavizan durante la primera mitad de 2022, la capacidad de los productores para aumentar los suministros en línea con el crecimiento del consumo esperado en 2022 es más polémica", advierte Hancock.

"Los vientos en contra a corto plazo para el petróleo no han sido tan impactantes como se esperaba inicialmente (sobre todo ómicron), por lo que el mercado ha sido libre de valorar la 'ansiedad de la oferta'", explica el economista de Natixis.

Petróleo a 90 dólares

Todo ello ha llevado al precio del petróleo a subir casi en 20 dólares desde finales de noviembre. Pese a que el rally ha tenido ya un recorrido largo e intenso, puede que aún tenga más vida. La economía sigue recuperándose, el pico de ómicron está cerca, la capacidad para producir más crudo es limitada en el corto plazo (tras la congelación de la inversión durante el covid) y los riesgos geopolíticos no parecen disminuir.

Los analistas de JP Morgan creen que el crudo tiene potencial para alcanzar los 90 dólares en los próximos meses. "Después de un déficit de 1,6 millones de barriles por día en 2021, el tamaño del superávit actual no es suficiente para normalizar los inventarios de crudo, lo que requiere precios más altos (nuestro precio objetivo a mitad de año se mantiene en 90 dólares)", sentencian.

comentarios1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 1

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

A Favor
En Contra

Los principales interesados en que los precios del petróleo estén caros son las dos grandes potencias nucleares del planeta. Ahora la pregunta del millón...El fuerte enfrenamiento actual entre ambas… ¿Es real o es solo un teatrillo para el resto del mundo?

Puntuación 1
#1