Bolsa, mercados y cotizaciones

Octubre empieza con resaca en las bolsas europeas: el Ibex vuelve a chocarse con los 8.800

  • Hay riesgo de que el selectivo busque su soporte en los 8.550

Las bolsas europeas han amanecido este viernes a la baja (el Ibex 35 bajaba un 1,5%) con la resaca de ayer bien presente y es que el recuerdo de septiembre no se iba a borrar tan rápido. Sin embargo, las caídas se moderaban y poco antes de la apertura en Wall Street el verde se abría camino y se hablaba de giro alcista. Falsa señal. Poco antes del cierre el rojo volvía a predominar. Los futuros estadounidenses perdían fuelle tras el dato de inflación del PCE subyacente (no ha ido a más, pero sigue alto: 3,6% interanual) aunque en la apertura se mantenía el verde, pero Europa, que había sorteado su propio dato de inflación, se ha ido a la baja. El EuroStoxx 50 perfora los 4.040 puntos y el Ibex 35, aunque sube un plano 0,04% el día, retrocede un 0,83% en la semana y se queda en los 8.799,5. Le cuesta al selectivo español imponerse por encima de los 8.800.

Octubre suele ser un mes propicio para episodios de pánico bursátil. Trae muy malos recuerdos a los inversores al producirse varias de las principales crisis bursátiles de la historia. A finales de octubre de 1929, el Dow Jones desató la Gran Depresión en EEUU. A mediados de octubre de 1987, Wall Street se hundió pasando a la historia como el primer Lunes negro de la bolsa americana. Y en 2008, la caída de Lehman Brothers también se desató también octubre.

La nota histórica añade más dramatismo al inicio de un mes, que ha venido precedido de importantes caídas durante septiembre. El arranque de sesión ha arrastrado los descensos pronunciados de las bolsas asiáticas, que hoy no contaban con la referencia de los índices chinos, cerrados por festivo. Los retrocesos han llegado a ir más allá del 1,5% a primera hora. 

"La apertura con un amplio hueco bajista hacía temer lo peor, pero finalmente la sangre no está llegando al río, sin perjuicio de que esta caída la vemos como un nuevo aviso para navegantes", señala Joan Cabrero, asesor de Ecotrader. Mientras no perfore el soporte de los 8.550 puntos, añade el experto, el Ibex 35 "será más lateral que bajista y seguimos pensando que es cuestión de tiempo que supere los 9.000/9.055 puntos y se dirija a objetivos que manejo en los 10.100 puntos. La cuestión será ver si antes necesita ir a buscar apoyo a los 7.700/8.000, algo que solamente favoreceremos si pierde ese soporte de los 8.550 puntos".

En el caso del EuroStoxx 50, Cabrero insiste en los 4.125 puntos como la resistencia clave y advierte del riesgo de retroceso hasta la zona de los 3.800/3.900 puntos.

Meliá se dispara, Arcelor sufre

Los valores que más han subido este viernes en el Ibex son: Meliá (+5,88%), IAG (+5,43%) y Merlin (+2,66%).

Por contra, los que han tenido un peor desempeño son: ArcelorMittal (-4,81%), Siemens Gamesa (-4,59%) y PharmaMar (-3,38%).

De los grandes valores han subido Inditex, el 0,63%, mientras que Iberdrola ha avanzado el 0,51% y Repsol el 0,18%.

Del otro lado, han bajado BBVA, el 1,47%; Telefónica ha cedido el 1,22% y Banco Santander el 0,41%.

En la semana, el mejor rendimiento ha sido para IAG (+7,08%) y el peor Fluidra (-10,33%).

¿Qué les pasa los mercados? "Cuando vemos un largo período de calma como el que hemos experimentado, y finalmente termina, los inversores se asustan un poco", explica Jason Goepfert, presidente de Sundial Capital Research, cuando se refiere a esta semana tumultuosa. "Nadie está acostumbrado a la volatilidad, y los inversores más nuevos, de los cuales hay muchos en este momento, tienden a entrar en pánico".

La postura más dura de la Fed, con la intención de comenzar a retirar los estímulos y emprender posibles subidas de tipos el próximo año, ha desatado el nerviosismo en el mercado esta semana. Los bonos se han desbocado y han invocado los fantasmas del taper tantrum, el miedo del mercado a la precipitación de los bancos centrales ante la inflación.

Hoy por lo menos el mercado de bonos ha funcionado como tiene que funcionar. El bono americano a diez años ha descendido del 1,5%, actuando de bono refugio ante la inestabilidad política en EEUU. Más importante está siendo la reacción de los bonos europeos al dato de inflación de la zona euro. 

El IPC anual de la zona del euro se ha situado en el 3,4% en septiembre de 2021, frente al 3% de agosto, según una estimación preliminar de Eurostat, la oficina de estadística de la Unión Europea. De confirmarse estos datos preliminares, la tasa de inflación estaría creciendo al ritmo más alto desde el año 2008, cuando los precios subieron a un ritmo superior al 4% durante algunos meses

Lejos de asustarse los inversores y salir de los bonos europeos han entrado con fuerza. La rentabilidad cae con fuerza en la deuda alemana, francesa, austriaca y holandesa. El bund vuelve a bajar del -0,2%.

Antes de la apertura de Wall Street, se ha publicado el citado índice de precios del consumo (PCE). El PCE general (una suerte de IPC que cubre una mayor gama de bienes y servicios) se ha situado en el 4,3%, tocando máximos desde 1992. Por otro lado, el PCE subyacente se ha establecido en el 3,6%. La Reserva Federal de EEUU presta especial atención al PCE subyacente, que es el mismo indicador que el PCE pero no pondera los alimentos frescos ni la energía, que son los componentes más volátiles del índice de precios. La Fed ha reconocido en varias ocasiones que es este índice al que presta más atención para conducir su política monetaria (subir o bajar tipo, comprar o vender bonos...).

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud