Bolsa, mercados y cotizaciones

Danske Bank: "Si llega la estanflación no habrá acciones en las que esconderse"

  • La renta variable sufrirá casi sin excepción y las primas en los bonos se ampliarán
  • "Un cambio en la política monetaria es lo que puede desafiar a las acciones"
Foto de Alamy

La economía global se encuentra en terreno ignoto. Son tantas las variables en juego que resulta imposible anticipar con cierta previsión que pasará en los próximos meses. Pero entre estos escenarios posibles, uno que suena cada vez con más fuerza es la temida estanflación (con epicentro en EEUU), cuyo impacto se dejaría notar en casi todos los activos.

La ralentización del crecimiento y una inflación que está siendo más 'pegajosa' (duradera y alta) de lo que se esperaba, puede desembocar en una economía en la que los precios avancen mucho más deprisa que el crecimiento real de la economía. Este desenlace en la economía real afectaría a unos mercados que llevan años cotizando una economía con baja inflación y unos tipos de interés históricamente bajos. ¿Qué pasaría en las bolsas si llega la estanflación?

Desde el banco nórdico Danske Bank vienen insistiendo en las últimas semanas sobre el creciente riesgo de ver un escenario estanflacionista a nivel global, no solo en EEUU. Al auge de las materias primas, hay que sumar los cuellos de botella que siguen siendo agudos y dificultan la producción de muchos bienes, lo que a su vez está generando cierta escasez de coches nuevos, videoconsolas, ordenadores... Por otro lado, unos precios energéticos disparados que están empezando a trasladarse también a los precios finales de bienes y servicios. 

"Vemos alrededor de un 30% de posibilidades de que se desarrolle un escenario de estanflación. Un factor clave detrás de este escenario es que las limitaciones de la oferta, como la escasez de mano de obra y los problemas de la cadena de suministro, persisten durante más tiempo de lo esperado, reduciendo la producción potencial y provocando un aumento adicional de las presiones salariales, lo que posiblemente se traduzca en una mayor inflación", aseguran los economistas de Danske Bank en un informe publicado este martes.

Los analistas de esta entidad creen que los bancos centrales serán pacientes y dejarán que la inflación suba y rebase el objetivo del 2% durante un tiempo, sobre todo hasta que la inflación subyacente alcance forma sostenida el 2%. Pero "creemos que, en última instancia, endurecerán la política monetaria para evitar un desanclaje de las expectativas de inflación, con la Fed ajustando más rápidamente en los próximos meses (entre seis y 24 meses) y el BCE actuando en en el segundo semestre de 2022 si las presiones inflacionarias se mantienen elevadas a principios de 2022", comentan los expertos.

¿Qué pasará en los mercados?

Un endurecimiento de la política monetaria en un entorno de crecimiento económico real relativamente bajo, "en nuestra opinión, proporcionará un impacto sustancial al sentimiento de riesgo global, reforzado en parte por un dólar materialmente más fuerte, lo que provocará un impacto global que rebajará el precio de las acciones e incrementará las primas (spreads) en el mercado de bonos, especialmente el segmento de alto rendimiento o high yield".

Las bolsas sufrirían una corrección, puesto que las valoraciones tendrán que lidiar con una política monetaria que casi seguro será menos expansiva. Con unos tipos de interés más altos y sin compras netas de activos, las empresas tendrán más dificultades para financiarse, la inversión será más cara y el consumo podría resentirse.

"Las acciones se han beneficiado durante años de una política monetaria expansiva y de los bajos rendimientos. Por un lado, el coste de financiación ha disminuido y, a pesar del aumento de los niveles de deuda, los índices de cobertura son muy altos".

Por otro lado, la valoración relativa ha seguido hablando a favor de las acciones, según estos expertos, ya que los bonos no han parado de aumentar de precio con las compras de los bancos centrales. El informe de Danske Bank sostiene que el argumento de TINA (there is no alternative o no hay alternativa a las acciones) ha respaldado persistentemente a la renta variable.

Desde Danske Bank aseguran que sin duda, "un cambio en la política monetaria es probablemente lo que más puede desafiar las valoraciones de las acciones. Un movimiento brusco al alza de los rendimientos devaluará el argumento de TINA y, en segundo lugar, significará que el valor actual neto de los flujos de efectivo futuros caerá".

Más ralentización económica

A todo ello habría que sumar el deterioro 'macro' en un contexto de elevada inflación y bajo crecimiento real. El poder adquisitivo de las familias se deterioraría, lo que podría influir en los resultados de las compañías cuya demanda es más elástica y sensible a una subida de precios. 

Según la base de datos del banco nórdico, la estanflación es uno de los regímenes en los que las acciones tienden a mostrar un peor comportamiento, medido en términos reales (descontando la inflación): "Básicamente, no hay dónde esconderse en las acciones si llega un escenario de estanflación".

¿Qué pasa si los bancos centrales no hacen nada?

En el análisis anterior se asume que la Fed y otros bancos centrales endurecen la política monetaria para evitar las persistentes presiones inflacionarias. Sin embargo, no se puede descartar una situación en la que los bancos centrales no endurezcan la política monetaria por temor al impacto negativo en la actividad económica o en el mercado de deuda (muchos países son hoy 'solventes' gracias a los bajos tipos de interés).

"En tal escenario, donde la economía está operando cerca de la parte vertical de la curva de oferta, un mayor estímulo resultaría principalmente en una inflación (sustancialmente) más alta, mientras que el aumento de la actividad económica sería muy limitado", advierten desde Danske Bank.

Desde JP Morgan explicaban en un boletín semanal este verano que "la inflación alta y el crecimiento débil son aspectos negativos para casi todos los activos, puesto que la inflación, generalmente, significa tipos de interés más altos y unos costes más elevados para los insumos. Esto implicaría una caída de los márgenes de beneficio de las empresas". Desde JP Morgan explican que ese fue el telón de fondo en la década de 1970 y principios de la de 1980.

Los economistas de Danske Bank coinciden y destacan que "llegado un momento determinado, la Fed y otros bancos centrales tendrán que endurecer aún más la política monetaria en una etapa posterior, lo que implicaría un mayor retroceso económico y un mayor impacto en los activos de riesgo", concluyen.

comentarios6WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 6

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

delgado
A Favor
En Contra

^>

Las informaciones del Deutsche tomenlas como informaciones provenientes de BCE, es decir de las Mafias SocioComunistas que han implantado una dictadura comunista en la UE

En Occidente, en Estanflación ya se lleva desde el 2011

Fecha en la que se dejó de crear riqueza para vivir de cambiarles Papeles de Colores por productos a los Chinos

El crecimiento que supuestamente hubo, solo fué un espejismo contable, creado por los bancos centrales

Puntuación 25
#1
Jose
A Favor
En Contra

La economía mundial se ha infantilizado. No quiere dejar de jugar ni de comer chocolate nunca. No se acepta el tiempo de digestión. Quiere fiesta permanente y además todos quieren fiesta. Nadie quiere devolver deudas, todos quieren y exigen crédito gratis "para garantizar su bienestar". Hombre claro, si yo robo lo que es del vecino pues puedo disfrutar de bienestar. No encuentro los motivos por los que los países y agentes acreedores no deban proteger el valor real de sus inversiones y exigir el justo precio real del dinero. No entiendo por qué debe primar el "bienestar" de los deudores al de los acreedores. Lo que deben hacer los deudores es pagar. Si no es así, informen. Porque a mí tampoco me viene bien pagar los ibis, impuestos y tasas, pero bien que te persiguen cuando no lo haces en tiempo y forma. No veo por qué los acreedores de los estados deban funcionar con otras premisas. Los bancos centrales han pervertido el capitalismo, y la inflación carcomerá y ajustará de forma inmisericorde lo que ellos dilatan y agravan con su negligencia. No lo hacen diferente de lo que haría stalin. Han confiscado ahorros. Ahora pervierten y manipulan el nivel de inflación, hablando del 2% o 3% cuando es el 8% o 9%. Pero la manipulación no podrá esconder la necesidad de la población. Es vomitivo, y me siento a mí mismo siendo objeto del típico sistema de manipulación y confusión propagandística que podía existir en la unión soviética, donde pasabas la vida sometido y anulado, pero ojo, que era por tu bien y para el bienestar del estado que te permite vivir..

Puntuación 34
#2
Asvi
A Favor
En Contra

Los bancos centrales están atrapados en su propia basura. Han creado una economía basada en dinero falso durante décadas y les está explotando en la cara. Ahora a comernos todos una estanflación de dos pares sí o sí porque si suben los tipos y/o detienen la compra constante y monstruosa de activos kaka y acciones de empresas zombie se produce un crash global instantáneo... no nos lo dicen pero recordemos que por ejemplo los grandes fondos de pensiones están desde hace tiempo en renta variable para intentar combatir la inflación, así que como haya un crash en la bolsa... mamma mía...

Puntuación 6
#3
Usuario validado en Facebook
Gustavo Vera
A Favor
En Contra

La caja fuerte en EEUU y la burbuja inmobiliaria en CHINA.son coequiperos en la gran nueva CRISIS. estar tapando un hueco para dejar otro más grande es lo que siempre afectará la banca mundial....

Puntuación 4
#4
KK cnbmv, albella cabeson cornupeta y p.cortas de l@s webs
A Favor
En Contra

Algo subirá, hta cualquier nueva mierd4 como el bizcoink! Jajaja

Además más que estanflacion lo que puede haber es hiperinflacion entreque si el gas, la luz, gasolinas.. Y lo que hay que echar en el pilón a éstos porcos y tuercebotas

Puntuación 3
#5
Elisa
A Favor
En Contra

En los últimos tiempos parecéis especializados en información apocalíptica sobre macroeconomía. Me explico: llevo leyendo desde hace semanas titulares alarmistas vuestros sobre gran bajada que aguarda a las Bolsas mundiales. El mismo lunes decíais que a la bajada del día habría que añadirle otro 10% de bajada por el factor Evergrande. Hoy lo de la estanflación. Día tras día en las últimas semanas es la alarma permanente. Es obvio que las Bolsas pasarán por una fase correctiva, pero ya la dabais como inminente hace por lo menos un mes. Hacéis buen periodismo en general, de considerable calidad, sin las cortapisas para el lector de otros medios. Valoro mucho vuestro trabajo, pero quizás hay que matizar la siembra de tanto alarmismo. Todos sabemos que las Bolsas corregirán un mes u otro. Forma parte de la más absoluta normalidad... pero en cierta época opté por posiciones vendedoras ante el temor que generabais, de verdad, y luego nada.

Puntuación 4
#6