Bolsa, mercados y cotizaciones

El Ibex corrige un 2% la semana en la que la Fed pone el 'tapering' sobre la mesa

Powell reconoció el miércoles que existe un debate interno, que continuará en los próximos meses, sobre frenar las compras de deuda. Algo que, unido al segundo vencimiento de futuros más fuerte de la historia, elevó la volatilidad en las bolsas. El Ibex 35 vivió su peor semana desde febrero, con una caída del 1,89%

No por esperado resulta menos inquietante. La Reserva Federal reconoció en su última reunión, celebrada el miércoles, que, de todas las herramientas de las que dispone, serán las compras de deuda lo primero que frenen: "Ya lo hemos debatido y lo seguiremos tratando en los próximos meses", afirmó Jerome Powell, presidente de la entidad. En la semana que empieza a verse el tapering sobre la mesa, los inversores optaron por deshacer posiciones en las bolsas. En el caso concreto del Ibex, retrocedió un 1,89% en su peor semana desde febrero, hasta cerrar en los 9.030,6 puntos. Las segundas más abultadas entre las principales plazas del Viejo Continente, tras el Ftse Mib.

Es más, solo diez cotizadas aguantaron en positivo. Fueron Siemens Gamesa, que sumó un 6,7%, Solaria, Endesa, Red Eléctrica, Cellnex, Aena, Enagás, Fluidra, Iberdrola y PharmaMar. Las mayores caídas, por contra, las protagonizaron Acerinox y ArcelorMittal, que retrocedieron un 17% y 12%, respectivamente. La caída de Acerinox se agudizó el viernes, después de que Nippon Steel anunciase la venta de un 7,9% de su capital, por 218,14 millones de euros.

Ha sido esta semana, además, cuando se han registrado el folleto de la opa a la española Solarpack por parte de EQT, en la que la gestora valora a la firma por debajo de la media del sector, con un descuento del 16% en EV/ebitda frente a las firmas del sector. De este modo, la oferta final para excluirla del mercado es de 881,2 millones de euros.

No es la única novedad en el sector de las renovables españolas que se ha producido en los últimos días. Acciona ha comunicado a la CNMV que sacará a bolsa su filial de renovables con un precio entre los 26,73 y los 29,76 euros por acción, lo que supone una valoración entre 8.800 y 9.800 millones; esto es un descuento del 10,5% frente a las empresas del sector si sale en la parte baja.

Al margen de la bolsa española, en el resto de plazas europeas, la mayor caída se vivió en Italia, donde el Ftse Mib retrocedió un 1,94% en la semana; seguido del Dax alemán, que bajó un 1,56% y del Cac francés, que contuvo las bajadas hasta el -0,48%. Al otro lado del Atlántico, mientras, en el Dow Jones se impusieron las ventas, con un descenso semanal que rondaba el 3% a media sesión, y en el S&P500, que perdía un 1,4%, hasta los 4.188 puntos. "Mientras el S&P 500 no pierda los 4.167 puntos el control seguirá en manos de los alcistas, pero si cae habrá que reducir la exposición a bolsa", señala Joan Cabrero, asesor de Ecotrader.

En la volatilidad vista el viernes también influyó el vencimiento masivo de futuros, ya que se produjo el segundo mayor vencimiento de opciones sobre valores individuales de la historia, por valor de 818.000 millones de dólares. Un nivel solo superado por el registrado el pasado mes de enero. El vencimiento del viernes, conocido como cuádruple hora bruja, mostró cómo los participantes del mercado que cubren sus carteras de opciones, inusualmente grandes, se mostraron bastante activos. De hecho, al cierre de esta edición se esperaba dicho flujo amortiguase la volatilidad de algunos valores y agravase los movimientos de las cotizaciones de otros.

El euro sufre a la Fed

El cruce del euro con el dólar se ha visto afectado esta semana por las conclusiones de la reunión de la Fed. Poner la retirada de estímulos sobre la mesa por primera vez desde que empezó la pandemia ha llevado al dólar a sacar músculo durante los últimos tres días de la semana. Después de un arranque semanal relativamente tranquilo para el cruce, que se revalorizó ligeramente hasta tocar los 1,212 dólares el martes, el miércoles las ventas fueron especialmente fuertes para el cruce, que terminó cayendo más de un 1% ese día, cayendo por debajo de los 1,20 dólares por primera vez desde abril. El euro siguió depreciándose el jueves y el viernes, moviéndose en el entorno de los 1,185 dólares al cierre de la bolsa europea ese día, acumulando pérdidas del entorno del -2,9% en el año.

En cuanto al bono español, ha sido una semana opuesta a la anterior: si hubo fuertes compras entre el 7 y el 11 de junio, esta semana las ventas han sido generalizadas, llevando al título a incrementar su rentabilidad hasta el entorno del 0,44%, y ha revertido prácticamente toda la caída de rentabilidades que se vio en la semana previa.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin