Bolsa, mercados y cotizaciones

Reino Unido planea una ambiciosa reforma de los mercados para que la City no pierda comba tras el Brexit

  • El objetivo es reducir los costes y las cargas para las empresas
  • Se busca proteger un sector que representa el 7% de la economía
Vista de la City de Londres. Imagen: Dreamstime

El Reino Unido está preparando una amplia reforma de los mercados financieros para defender la preeminencia mundial de la City de Londres tras el Brexit.

En una entrevista con Bloomberg, el secretario económico del Tesoro británico, John Glen, asegura que el Gobierno no se va a limitar a revisar las normas establecidas para las ofertas públicas iniciales y las fintech. También se está preparando para consultar a las empresas sobre "propuestas detalladas para una reforma más amplia de los mercados de capitales" de cara al verano, ha añadido.

Esta revisión examinará los cambios en la estructura del mercado y las normas de transparencia, sostiene el ministro. El objetivo es reducir los costes y las cargas para las empresas, manteniendo al mismo tiempo un alto nivel de regulación. En una señal de que no se quiere dejar ningún aspecto atrás, Glen expresa su intención de que el proyecto sea "tan amplio y tan inclusivo como sea posible para que realmente examinemos todo".

Este movimiento del Gobierno británico podría dar lugar a una de las mayores reorganizaciones de los mercados financieros del Reino Unido en décadas. Glen hace hincapié en que cualquier cambio será para minimizar la carga de los participantes en el mercado, pero "sin socavar los altos estándares y la integridad de nuestros mercados así como la reputación de los mismos".

Los cambios están destinados a proteger un sector que representa alrededor del 7% de la economía del país y una décima parte de sus ingresos fiscales, y que ha sufrido por la decisión del Reino Unido de abandonar la Unión Europea. La City ha perdido este año su corona como primer lugar de Europa para comprar y vender acciones, y el bloque comunitario está presionando a las empresas para que trasladen más operaciones y altos cargos a enclaves dentro de la Unión.

Glen refiere que en los últimos meses se ha reunido con unos 50 directores ejecutivos de bancos, aseguradoras y fintech, los cuales le han transmitido que buscan una "evolución ágil" en lugar de una "revolución". "Lo que no detecto es ningún apetito por una desregulación revolucionaria, porque eso no mejora la integridad de la reputación de la City", aclara. "No se trata de que busquemos obtener beneficios económicos de la desregulación".

El ministro dice también que el Gobierno no está considerando eliminar el tope de las primas a los banqueros "ahora mismo". Cuando se le pregunta por la medida, legado de la pertenencia a la UE, Glen dice que no es una preocupación inmediata, aunque tampoco lo descarta.

Igualmente, traslada que el Reino Unido aún espera completar un memorando de entendimiento sobre servicios financieros con la UE para finales de mes y apostilla que su país hará lo necesario para mantener la "integridad del sistema de compensación y la confianza en él".

Los planes de reforma llegan en un momento crítico para el sector de los servicios financieros del Reino Unido, que quedó excluido en gran medida del acuerdo comercial con la UE. El país ha presionado para que se le concedan las llamadas normas de equivalencia, que le darían un amplio acceso al bloque comunitario, pero eso parece cada vez más improbable, ya que la UE busca reforzar su propio sector financiero. Mientras que el Reino Unido concedió a la UE la equivalencia en 17 áreas, el bloque sólo ha correspondido hasta ahora en dos.

Cada año que pasa, Londres es menos vista como un centro financiero mundial líder. Imagen: Bloomberg

Glen rechaza valorar la postura de la Unión y se limita a decir que Gran Bretaña ha "cooperado plenamente". "Es una cuestión que les corresponde a ellos. Son un organismo soberano que tomará esas decisiones en su momento, así que lo que tengo que hacer es centrarme en las cosas que puedo hacer y que están en mi mano", zanja.

La perspectiva de cualquier cambio en el Reino Unido probablemente dificultará cualquier decisión de equivalencia favorable desde Europa. Mairead McGuinness, comisaria de servicios financieros de la UE, ha advertido en repetidas ocasiones al Reino Unido de que quien se aparte de las normas del bloque será visto con malos ojos.

"Lo más importante es que mantengamos la competitividad de Londres como centro mundial de servicios financieros, y para ello estudiamos detenidamente todas las dimensiones de lo que significa", acaba a modo de colofón Glen. "Estamos en modo de escucha activa y preparados para responder".

El Gobierno aplaza los controles aduaneros a 2022

Otro de los efectos del Brexit es el de los controles fronterizos, y los problemas no parecen frenarse en este tema. El Gobierno británico anunció este jueves que retrasaría la puesta en marcha de los controles aduaneros a las importaciones desde la UE seis meses más, hasta el 1 de enero de 2022. El ministro del Gabinete, Michael Gove, argumentó ante los Lores que la administración tributaria necesita más tiempo para poner en marcha los controles. 

Bruselas ya ha amenazado con denunciar a Reino Unido ante los tribunales por incumplimiento del Tratado de Salida firmado por las dos partes en 2020. La falta de controles se extenderá también a la frontera interna entre Gran Bretaña e Irlanda del Norte, por lo que hay peligro que productos ingleses que no cumplan la legislación comunitaria se cuelen en el continente a través de la frontera de las dos Irlandas, que permanece abierta indefinidamente.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin