Bolsa, mercados y cotizaciones

El sector de los viajes y el turismo aún acusa la falta de visibilidad en la previsión de ingresos

  • La estimación conjunta de las cotizadas para 2021 retrocede un 2,5% en febrero
Foto: Dreamstime
Madrid

Casi un 40% de los europeos encuestados por JP Morgan piensa coger un avión dentro de entre tres y seis meses. Hasta junio, lo pretende hacer apenas un 15% de esta muestra recogida por la firma de inversión. Pero solo otro 15% esperará más de un año. El 30% restante se atreverá después del verano. Son cifras esperanzadoras de cara a la reconstrucción de la normalidad pospandemia y de la recuperación económica -sobre todo para países como España-, aunque no muestran otras realidades dolorosas: "Es probable que los presupuestos de los viajes de negocios posteriores a la crisis del coronavirus se mantengan significativamente por debajo de 2019 y el 82% de este tipo de viajeros espera que las reuniones virtuales reemplacen/reduzcan estos desplazamientos", advierte el equipo de analistas de JP Morgan.

En la línea de estos enfoques contrapuestos sobre la recuperación, este miércoles, Aena presentó los resultados de 2020, confirmando que entró en pérdidas por primera vez desde 2012, aunque lo más preocupante no fue ninguna cifra concreta, sino que la compañía no diera objetivo de tráfico para este 2021 y que manifestara que en el entorno actual -con limitaciones a la movilidad en gran parte de los países europeos- no ve posible aportar una estimación de cuándo habrá una recuperación.

Este viernes, le tocó publicar las cuentas del catastrófico 2020 a IAG. El grupo que reúne a Iberia, British Arways o Vueling sí se atrevió con previsiones: volará con una reducción media de la capacidad del 43% hasta el primer trimestre de 2022, año en el que espera que el sector acelere la reactivación por las vacunas y la reducción de los contagios a nivel internacional. El escenario pesimista recoge un descenso del 60% de la oferta de media en 15 meses respecto al año previo a la pandemia. Estos ejemplos son suficientes para preguntarse si las subidas vistas en bolsa por la industria de los viajes en desde finales de octubre están justificadas o, por el contrario, alertan de cierta complaciencia del mercado respecto a la visibilidad de la recuperación.

En la última semana, primero fueron los detalles sobre el plan de desescalada de Reino Unido conocidos el lunes y después el fondo de 11.000 millones para negocios del turismo, hostelería y pequeño comercio anunciado por el Gobierno este miércoles. Dos impulsos cruciales para el sector que han llevado a sus representantes en la bolsa a acumular fuertes ganancias.

Dentro del Ibex 35, las acciones del grupo de aerolíneas IAG subieron un 16,72%, las de gestor aeroportuario Aena un 7,72%, las de la tecnológica especializada en sistemas de reservas Amadeus un 4,24% y las de la hotelera Meliá un 8,44%, desde el lunes. Fuera del índice principal, NH ascendió un 10,99% y la plataforma eDreams un 14,55%, en los mismos días. Sin embargo, solo en febrero las estimaciones de ingresos para estas compañías han retrocedido un 2,5% en conjunto, sufriendo NH un recorte del 8,6%, Aena del 4,8% y Meliá del 4,3%.

Es cierto que la apertura de Reino Unido de cara al verano aporta visibilidad sobre el principal mercado del sector turístico español. En 2019, cuando se alcanzo el récord de 83,7 millones de visitantes extranjeros, los británicos suponían cerca de un 20% de esa cifra total, 18 millones, confirmándose como principal mercado emisor y también como el que alcanzó más gasto por turista.

Mientras, el respaldo del Gobierno cumple con algunas de las exigencias del sector, el más castigado por las restricciones a la movilidad y las medidas de distanciamiento social tomadas para contener la pandemia de coronavirus desde marzo del año pasado.

El punto de inflexión para esa falta de visibilidad se viene adelantando en mercado desde finales de octubre (ver gráfico), coincidiendo con las primeras noticias sobre la aprobación de vacunas. Y precisamente el ritmo de distribución está siendo el principal freno para despejar todas las dudas sobre la temporada de verano, que debería acelerar la recuperación.

"Es posible que el flujo de noticias sobre el progreso de vacunación en la UE no sea precisamente un catalizador de cara a la campaña turística de verano, aunque un rápido progreso en Reino Unido sí que podría influir positivamente", explican en Intermoney.

"Demasiado pronto"

"Demasiado pronto para volar tan alto en bolsa". Es la advertencia de los analistas sobre la complacencia de los inversores respecto a las aerolíneas europeas pese a la falta de visibilidad sobre la recuperación de los viajes en avión, y eso es un aviso para el conjunto industria y del turismo y la economía en general. La estimación media de resultado operativo (ebit) en 2021 del conjunto de analistas que sigue la cotización del sector se ha deteriorado un 18% solo en lo que va de febrero, justo cuando se han ido conociendo las catastróficas cuentas de 2020 por el impacto de la pandemia de coronavirus.

"Seguimos sorprendidos por la complacencia que se ve en los precios de las acciones de las aerolíneas europeas, que todavía parecen esperar más del 50% de los niveles de oferta de 2019 en los vuelos europeos de corto alcance relacionados con el ocio durante este verano de 2021, pero nosotros decididamente somos más pesimistas", advierte Mark A. Manduca, experto en el sector de Citi.

Un 82% de los viajes cree que las reuniones de negocios se reducirán por las videoconferencias, según JP Morgan

De la encuesta de JP Morgan se extrae una conclusión constructiva: sobre las preocupaciones para coger vuelos, la cuarentena (en el destino o al regresar a casa) es la mayor preocupación de los viajeros, seguida del riesgo de contraer el coronavirus. Esto quiere decir que una relajación de las restricciones tiene mayor efecto sobre las decisiones incluso que el ritmo de vacunación.

En el plano negativo, el analista de Citi pone en duda la temporada de verano "por las múltiples barreras que se van a mantener en las fronteras". Según explica, "la recuperación de la demanda de viajes se truncará y las aerolíneas seguirán quemando caja", incluso "a niveles superiores de lo esperado".

La situación de inestabilidad, que no permite realizar previsiones para 2021, ha llevado a IAG a reforzar su liquidez en 3.400 millones de euros (créditos y venta y realquiler de flota), hasta los 10.400 millones, y a ahondar en medidas para seguir frenando la salida de caja.

Amadeus y Aena son las que presentan una mejor posición de tesorería en estos momentos para resistir lo que se prolongue la crisis

La directiva ya anunció que la liquidez disponible a finales de noviembre alcanzaba 10.200 millones, incluyendo 2.200 de la agencia de exportaciones de Reino Unido. Este mismo lunes, Bristish Airways anunció dos acuerdos de financiación para incrementar su liquidez. "Así, calculamos que a final de año podría situarse en torno a 9.500 millones de euros, un nivel similar al que disponía al inicio de la pandemia de coronavirus, si bien con una deuda bruta mucho más elevada, que supera los 18.000 millones", añaden en Renta 4.

De las cuatro grandes españolas de la industria de los viajes, Amadeus y Aena son las que presentan una mejor posición de tesorería en estos momentos para resistir lo que se prolongue la crisis. Según el consumo de caja medio de estas compañías a lo largo de 2020, contarían con liquidez suficiente para los próximos 8,2 años en el caso de Amadeus y 6,3 años en el de Aena, lo que implica un cielo despejado hasta 2027 como mínimo. En el otro extremo, Meliá Hotels y la propia IAG, cuyo efectivo podría agotarse en septiembre de este mismo año en el peor escenario, que no es el más probable.

Ritmo de vacunación

Eso sí, "las previsiones para el primer semestre de 2021 claramente se han deteriorado con el creciente grado de restricciones anunciadas por muchos países en Europa y en Estados Unidos, mientras que la recuperación dependerá principalmente del ritmo del despliegue de la vacuna", alertan los expertos de Renta 4. "Nosotros calculamos que la demanda de pasajeros será todavía un 70% inferior en el segundo trimestre de 2021 respecto a 2019 y que todavía será un 55% inferior a final de año con una mejora más acusada en la recta final", concluyen.

"Creemos que para que haya normalidad y que desaparezcan las restricciones de movilidad o cierre de fronteras necesitamos alcanzar como mínimo la inmunidad de rebaño", comenta, en la misma línea, Rafael Bonardell, analista de Intermoney Valores, quien incide en que, "a cierre de este informe [15 de febrero], tan solo un 2% de la población mundial estaba vacunada", y recuerda que "para alcanzar la inmunidad de rebaño necesitaríamos una masa crítica de, al menos, 70% de la población vacunada".

"Al ritmo actual, para lograrlo necesitamos 35 meses, por lo tanto, modificamos nuestras estimaciones para retrasar la recuperación y alcanzar niveles similares a 2019 en 2024, aunque se espera cierta aceleración en los próximos trimestres, preferimos ser cautos", dice.

comentariosforum3WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

forum Comentarios 3

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Ivan
A Favor
En Contra

Ana patricia botin junto a sus botones politicos, sindicalistas, fiscales, jueces, empresarios, peridistas. Unidos todos para robar el derecho libre de votar a pequeños acionistas de abengoa a su representante Clemente Fernandez y a si poderles robar sus ahorros y sus sueños

Puntuación 3
#1
Er Viru
A Favor
En Contra

Aún eh? Pues no les queda nada!. La DEVASTACIÓN no ha hecho sino empezar.

Pero bueno Irena Muertero ya tiene unas preparas unas nuevas manifestacioncillas feministras para este año..que quitan er sentio....ji ji ji.Espero que vayáis todas las bichas..Carmen, calvo claro, ...tu vuelve, vuelve que te voy a poner bien..ji, ji, ji

Puntuación 2
#2
Usuario validado en elEconomista.es
tipstravel2020
A Favor
En Contra

Hola, la verdad es que es un marrón para todos, se van a cargar el sector

Puntuación 0
#3