Bolsa, mercados y cotizaciones

¿No bajar comisiones en fondos? Es poner puertas al campo

  • Los fondos españoles aún tienen margen para bajar las comisiones
Foto: Archivo.

Las comisiones de los fondos españoles superan la media europea, y hay margen para que bajen. Dentro de la industria de gestión de activos, polos opuestos como el roboadvisor Finizens o la gestora de Paramés han usado una fórmula poco extendida en España: bajarlas según el tiempo de permanencia en sus productos del partícipe. Los profesionales prefieren, sin embargo, otros mecanismos, como la comisión de éxito.

La comisión de gestión media de los fondos españoles es del 0,83%, según datos de Vdos, frente al 1% que cobraban hace algunos años. Ha ido bajando, pero "la industria española de gestión de activos sigue extremadamente bancarizada con comisiones muy por encima de la media europea", describe Gonzalo Recarte, director de relaciones con inversores de Cobas AM, la única gestora activa en nuestro país en explorar una fórmula usada por uno de sus polos opuestos en el sector, como es el roboadvisor Finizens, y que gigantes como Fidelity también han empleado en algunos de sus fondos en EEUU.

La fórmula consiste en reducir la comisión de gestión al partícipe con arreglo a la permanencia del partícipe en un fondo. Sin embargo, esta forma de fidelizar a los clientes no termina de convencer a los expertos consultados por elEconomista, al considerar que los más favorables sigue siendo la comisión de éxito.

Luna Sevilla Asesores: "La comisión de éxito es una forma de alinear intereses, y de que si un año ha ido mal no cobremos ninguno"

"Toda reducción de costes es positiva, pero se queda un poco corto [se refiere a la idea de reducir comisiones en función del tiempo que esté el partícipe]", valora Fernando Luque, editor senior de Morningstar, ya que "fidelizas a quien está dentro, pero no ayuda a quien quiera entrar", y además "es muy difícil mantener al partícipe dentro, especialmente en periodos en los que acumulas minusvalías". Para algunos profesionales de la industria el mecanismo, como tal, limitaría una de las virtudes de los fondos de inversión, como es su traspasibilidad: "restaría movilidad", describe José María Luna, socio de Luna Sevilla Asesores. "Antes las comisiones de reembolso estaban muy extendidas, de modo que si retirabas la inversión antes de tiempo te penalizaban. En realidad era otra forma de permanencia", explica.

Para Luna la mejor manera de vincular al partícipe es mediante la comisión de éxito: "Es una forma de alinear intereses, y de que si un año ha ido mal no cobremos ninguno y si ha ido bien cobremos los dos. Con la otra fórmula, cuanto más tiempo estés en el producto pagarás menos, pero te puede costar rentabilidad y tiempo. Me preocuparía que la industria fuera por este camino, porque se coartaría, de alguna forma, la libertad de movimiento y eso redunda en mala gestión y en desidia, porque solo vendes coste".

Víctor Alvargonzález, socio de Nextep Finance, también comparte la idea de que lo más correcto en fondos de gestión activa es aplicar una comisión de éxito, "que puede ser similar a la de los fondos indexados y una comisión adicional sobre resultados. La permanencia de los partícipes debe producirse, en mi opinión, porque están contentos con los resultados y/o alineados con la política del gestor, sobre todo esto último".

Cobas AM: "Nuestro modelo está alineado con nuestra filosofía. Todos los clientes son iguales"

Pero también hay quien encuentra la parte positiva a esta fórmula. Victoria Torre, responsable de producto y análisis de Singular Bank, destaca que contar con la estabilidad de los inversores puede favorecer a que la estrategia tenga éxito: "En momentos de inestabilidad hemos visto importantes salidas de ciertos fondos, y eso puede generar problemas añadidos en la táctica del fondo".

Desde Cobas AM, Recarte explica el motivo de optar por esta modalidad y no otra. "Lo normal suelen ser otras, como la comisión de éxito o rebaja de comisiones en función del patrimonio aportado. No veíamos viable ninguna. La comisión de éxito no va con nuestra filosofía, ya que el trabajo de analizar en profundidad las compañías lo hacemos siempre igual, independientemente del performance del fondo. La segunda opción sería tratar a los clientes de forma diferente según su poder adquisitivo, y no lo hacemos. Nuestro modelo está alineado con nuestra filosofía. Todos los clientes son iguales, y si al convertirse en copartícipes les pedimos paciencia, que menos que recompensarles en base a nuestro acuerdo inicial".

La gestión pasiva presionará

En cualquier caso, la presión por reducir costes será cada vez más alta. "Lo que hemos visto en EEUU es que no todos los fondos perdían patrimonio igual, los más caros perdían un poco más. Es una señal de que el inversor final está cada vez más concienciado y se da cuenta de que no por tener un producto caro tendrá más rentabilidad", indica Luque. En su opinión, los fondos españoles tienen margen para bajar las comisiones: "Les están soplando en la nuca los fondos de gestión pasiva y ETFs, que aquí en España, de alguna forma, los estamos conteniendo por un tema fiscal. Cuando se asemeje a la de los fondos, lo van a tener muy difícil".

"Fuera de España es tan fácil comprar fondos indexados o ETF como fondos de gestión activa", aporta Alvargonzález, mientras que "aquí la mayoría de los fondos que se venden son indexados en la práctica con precio de gestión activa. Se debe a que es un mercado muy protegido por ese oligopolio de oferta que básicamente vive de la retrocesión de comisiones de gestión y no tiene interés en que bajen las comisiones. En el resto del mundo financieramente avanzado existe un mercado más libre que en España".

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin