Bolsa, mercados y cotizaciones

El inversor conservador aún pierde un 3% a pesar de que la deuda gana un 6,5%

Foto: Archivo
Madrid

Invertir en renta fija está volviendo a dar buenos resultados en 2020. Aunque las expectativas no eran demasiado buenas para esta clase de activo hace unos meses debido a las caídas de las rentabilidades de los bonos, que los llevaron a mínimos históricos y a profundizar en el terreno negativo, la crisis del coronavirus y la posterior reacción de los bancos centrales ha vuelto a hacer de la deuda uno de los activos que mejor resultado está dando en el año. Sin embargo, el perfil del inversor conservador en fondos todavía pierde algo más del 3% en lo que va de año.

Los estímulos de los grandes organismos monetarios ha puesto un ancla que, como poco, ha evitado las caídas en los precios de estos bonos. Por otro lado, el carácter defensivo que tiene la renta fija hizo que los títulos considerados más seguros, como los soberanos de Estados Unidos, se beneficiasen antes que nadie del temor de los inversores por la llegada de una nueva crisis. La deuda de más riesgo, la que no tiene grado de inversión (el 'high yield') sufrió las mayores pérdidas en los momentos de pánico intenso, pero la confianza en torno a una recuperación económica se ha ido recuperando poco a poco hasta llevar a estos bonos a subir en el año:el índice de deuda 'high yield' de Bloomberg ya sube un 0,35% desde que empezó 2020.

El índice de deuda global parece imparable: ha marcado mínimos nunca vistos en rentabilidad esta semana, en el 0,8%, y deja ganancias de más del 6,5% en el ejercicio, mientras con la deuda corporativa se gana más del 8,7%. El apetito de los inversores por la renta fija ha llevado la cantidad de bonos que cotizan con rentabilidades negativas a tocar máximos no vistos desde 2019, por encima de los 16 billones de dólares en bonos que están en esta situación (el año pasado alcanzó máximos históricos por encima de los 17 billones).

Sin embargo, de este buen recorrido que está mostrando la renta fija no se están beneficiando de momento los inversores que tienen un perfil más conservador, sobre todo aquellos que tienen exposición a activos de deuda a través de fondos mixtos o carteras de gestión discrecional y que precisamente renunciaron a asumir el riesgo de la renta variable en sus carteras por el temor a repetir las pérdidas de 2018. Según los datos de Morningstar hasta el 3 de agosto, los fondos considerados más cautos, que pueden tener una mínima exposición a bolsa o ninguna, pierden aún de media un 3,17% en el año, aunque han reducido hasta siete puntos porcentuales las pérdidas que acumularon hasta mediados de marzo, cuando se produjo el batacazo bursátil, momento en que llegaron a acumular hasta un 10,2% de caída.

Estos resultados llaman la atención si se comparan con el 14% que se gana con el bono estadounidense en el ejercicio, o el 3,5% que se consigue con los bonos alemanes y el 1,8% con el español.

Este 3,17% de pérdida que tienen los fondos mixtos cautos es inferior, en cualquier caso, al rendimiento negativo del 9% que sufren los inversores mixtos más agresivos, aquellos que pueden superar el 50% de exposición a bolsa o el -6,84% de los fondos mixtos considerados moderados o el -7,16% de los mixtos flexibles, que tienen también más facilidad para invertir en renta variable. Pero todavía está cerca del 4,85% que perdieron en 2018 y borra dos puntos porcentuales al 5,16% que ganaron el año pasado.

Estos datos, además, refuerzan la percepción para los inversores más conservadores de que invertir en renta fija, supuestamente el activo libre de riesgo por excelencia, ya no es sinónimo de no perder dinero ni de no arriesgar, aunque no se invierta en renta variable.

Mejores fondos cautos

De los 132 fondos mixtos de perfil cauto (de 135) que tenían el dato de rentabilidad a 3 de agosto en Morningstar y disponibles a la venta en España, únicamente 10 se encuentran en terreno positivo, liderando este grupo Oddo BHF Polaris Moderate CR EUR, con un 1,2% de rentabilidad en el año, seguido de Bantleon Opportunities L PT, con un 1,23%. El resto ya ofrecen rendimientos más modestos, por debajo del 0,5%. En el grupo de los que peor comportamiento están mostrando destacan DNCA Invest Eurose B EUR, con una caída de casi el 10%, seguido del Multiadvisor G. CFG 1855 RFM Mix Int., con un -9,57%, y Gestión Boutique II Lourido Int., con una pérdida del 8,61%. En esta clasificación también aparecen nombres españoles como Cobas Renta, el fondo hucha de Paramés, con un -8,53%, y Cartesio X, con una caída del 8,08% en el año.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin