Bolsa, mercados y cotizaciones

El 'toque' de Alemania al BCE deja al euro a menos de un 1% de los mínimos de la crisis del coronavirus

  • Este mínimo no se veía desde principios de 2017, con el 'efecto Le Pen'
Christine Lagarde, presidenta del BCE.
Madrid.

El euro se deprecia cerca de un 2% frente al dólar en la semana y se encuentra ya a apenas un 1% del suelo del año, los 1,068 dólares que registró el 20 de marzo, el momento de mayor tensión de la crisis del coronavirus para la divisa comunitaria.

Este mínimo no se veía desde principios de 2017, cuando distintas opciones políticas euroescépticas ganaron terreno en los principales países de la eurozona, pero sobre todo en Francia, donde la ultraderecha del Frente Nacional de Marie Le Pen aspiraba a gobernar el país.

Ahora, la pandemia global ha vuelto a saltar la costuras de la unión monetaria, evidenciando las diferencias entre los países del norte, que cuentan con mayor margen fiscal para capear la crisis, y los del sur, cuyos desequilibrios les hacen depender de una respuesta común y contundente que no llega.

El último capítulo de esta amenaza constante que sufre el euro ha sido la enésima reticencia de Alemania a asumir el papel de último pagador oficial u oficioso, esta vez vehiculada en una sentencia del Tribunal Constitucional del país que cuestiona el programa de compras del Banco Central Europeo (BCE) que ha rebajado a mínimos los costes de financiación de toda la eurozona en los últimos años, aliviando la carga de los elevados endeudamientos de España, Italia o Portugal.

La pandemia ha evidenciado la mayor debilidad de la eurozona frente a otros bloques económicos

Otra evidencia que ha visibilizado la pandemia de Covid-19 es la mayor debilidad de la eurozona en conjunto dentro de los bloques económicos desarrollados. Una fragilidad que remarcan las peores previsiones de contracción de la actividad y un indicador poco consultado pero revelador: el diferencial entre los seguros de impago (los CDS) sobre Alemania y Estados Unidos se amplía y eso señala un dólar más fuerte, pese a que la media de analistas sigue apuntando a un cruce en el 1,12 al cierre de 2020 por la política ultra expansiva de la Reserva Federal (Fed).

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum4
forum Comentarios 4
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

Incrédulo
A Favor
En Contra

A ver si se da cuenta el BCE que lo único que sabe hacer es crear incertidumbre sobre Europa y el Euro. Mientras tanto desvío de capitales hacia el dólar, valor refugio.

Cómo se puede dejar cuestiones tan importantes como el BCE en manos de tanto ignorante. Presidido por la Lagarde.

Puntuación 2
#1
Usuario validado en elEconomista.es
jupiter2
A Favor
En Contra

Esta bien que el euro baje, cuanto mas bajo mas podemos exportar. Bien es cierto que tambien nos salen mas caras las importaciones, pero es que para recuperarse lo que hace que hacer es exportar mas que importar.

Puntuación 1
#2
Usuario validado en elEconomista.es
Clara R
A Favor
En Contra

Haber como reajustan todo el sistema.

Con un euro por los suelos y un sistema sanitario que tiene que importar toda la TECNOLOGÍA MÉDICA que es la que salva vidas. Desde luego, habrá que tener fe en miles de enfermeras simpáticas.

Detrás de la crisis del coronavirus, con 17.500 muertos en residencias y aplaudiendo. Enfrente el sistema sanitario y residencial más contagiado del mundo.

Ahora llega la criba, la verdaderamente importante en lo económico.

Los 6,7M de personas mayores de 70 cuya mayoría vive en sus casas, con sus achaques crónicos y las mayores pensiones de los que rondan los 60.

De grandes tratamientos, ni hablamos.

España es el único país donde las teles los han están convencidos de que la culpa son los jóvenes saliendo y los niños jugando en un parque.

En parte, por lo que les he escuchado a algunos y su mala fé con los jóvenes LES ESTÁ BIEN e imagino estarán contentos en los futuros asilos estatalistas de Pablo Iglesias.

Puntuación 1
#3
Incrédulo
A Favor
En Contra

#2, No es tan sencillo como exportaciones e importaciones. Si salen inversiones en euros y se van a otros países en dólares, cae el ahorro en Europa, y por ende la inversión. Y salir de una recesión sin inversión y ahorro es muy complicado.

Puntuación 0
#4