Bolsa, mercados y cotizaciones

Los fondos a los que traspasar su dinero que son como dejarlo debajo del colchón

  • "Lo mejor sería revisar las posiciones de la cartera y hacer cambios tácticos"
Foto: Archivo

En la vorágine en la que se encuentra el mercado, la liquidez se postula como una alternativa con sentido. Para el inversor en fondos que quiera ajustar el riesgo de su cartera tiene la opción de traspasar su inversión sin peaje fiscal a un fondo monetario, con el que no ganará dinero pero sí preservará capital. Seleccionamos los más baratos, entre aquellos disponibles para el particular.

Pongamos que usted es uno de esos múltiples españoles que se define como inversor conservador o, incluso, moderado (es decir, que tolera dedicar una parte pequeña de su cartera a invertir en renta variable). O directamente es un inversor agresivo que está sobrepasado por la hecatombe en las bolsas. En los tres casos, la pregunta del millón (y que pocos se atreven a responder) es la misma: ¿qué hacer con el dinero en un momento en el que el pánico -y la volatilidad- se ha apoderado de un mercado que descuenta ya en sus precios la llegada de una recesión por la pandemia del coronavirus?

"La recomendación sería revisar las posiciones de la cartera y hacer cambios tácticos para conseguir una idónea al momento concreto", apunta Victoria Torre, de SingularBank, aunque ello implique la posibilidad de asumir un error vendiendo en los precios actuales. "Si estamos invertidos a través de fondos, esto podemos hacerlo mediante traspasos, sin necesidad de tributar", apunta Victoria Torre, de SingularBank. De esta forma, aquel que quiera reducir su exposición a mercado, o proteger ganancias que tenga a muy largo plazo, puede traspasar parte de su inversión, sin pasar por Hacienda, a los fondos cuyo espíritu es no ganar dinero sino preservarlo: los fondos monetarios o conocidos también como fondos monedero.

Se trata de productos que, por definición, invierten en activos de renta fija a muy corto plazo, como letras, pagarés o repos. De ahí que sus rentabilidades rocen el 0%, igual que un depósito bancario (la diferencia es que éste no se beneficia de la fiscalidad de los fondos de inversión). En otras palabras, son una alternativa para aquellos que quieran elevar su peso en liquidez, una opción que recomienda Salman Baig, gestor de Unigestión: "Estar en liquidez sería la mejor manera de proteger las carteras en un futuro próximo. Ahora mismo, el efectivo es el rey".

Después de que índices como el Ibex 35 viviesen el jueves su mayor caída de la historia, o que Wall Street sufriese su bajada más salvaje desde 1987, no es el único experto que se pronuncia en esa línea. Joachim Fels, asesor económico global de la gestora de fondos PIMCO, también estima que los inversores deberían ser cautos con los activos de riesgo y enfocar sus inversiones en liquidez y preservación de capital en el escenario actual. Basa su opinión en tres argumentos, como son que a los bancos centrales cada vez les queda menos munición para luchar contra la recesión o las caídas de los activos de riesgo -sirva como ejemplo la última reunión del Banco Central Europeo con Christine Lagarde al frente-, la debilidad en la parte de más riesgo del mercado de crédito, así como la posibilidad de que la globalización se desmorone cada vez más rápido.

¿Cómo elegir un monetario?

Quien quiera traspasar parte de su inversión a un fondo monetario debe tener en cuenta dos variables "Las comisiones, y la inversión mínima. Los mejores requieren unos mínimos muy altos o incluso están disponibles solo para inversores institucionales", explica Fernando Luque, editor senior de Morningstar. "El fondo te cobra poco si la inversión mínima es alta y al revés. Hay que jugar con estas dos variables", añade. Siguiendo las dos, elEconomista ha seleccionado los seis más baratos entre los que exigen una cantidad de hasta 10.000 euros para comprar una participación, según Morningstar. Todos ellos se mantuvieron prácticamente planos desde el 24 de febrero, día en el que arrancaron las fuertes caídas de las bolsas, y hasta el 6 de marzo, último dato disponible para unificar la rentabilidad de todos los productos.

Pero no es lo único a valorar. "A la hora de elegir un fondo donde refugiarse es clave analizar la cartera y valorar el tipo de riesgo que asume, para determinar si realmente es lo que dice ser. En especial en lo referente a la calidad crediticia de las emisiones en cartera (rating)", señala Josep Bayarri, director de inversión y análisis de Arquia Gestión, quien encuentra más sentido usar un fondo de renta fija a corto plazo antes que un monetario , "que es en lo que se han convertido la mayoría de monetarios".

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0