Bolsa, mercados y cotizaciones

El precio del crudo ya pone en riesgo los planes estratégicos de las petroleras

  • El escenario base se sitúa en la mayor parte de casos entre 55 y 65 dólares
  • Todavía generarán suficiente caja para retribuir a los accionistas
Foto: Archivo

Durante los últimos años las petroleras han vivido dos ciclos muy diferenciados. Primero uno de sufrimiento ante el fuerte desplome del precio del crudo -que provocó que las firmas tuviesen que realizar fuertes ajustes- y luego otro de recuperación, con un balance mucho más sólido y una lluvia de dividendos y recompras de acciones.

Sin embargo, en los últimos meses la situación se ha complicado para el sector, golpeado primero por el fuerte aumento en el interés por la inversión verde y ahora por la caída en picado del petróleo, que ya se sitúa por debajo de la mayoría de los escenarios planteados por las compañías en sus planes estratégicos.

Tras sufrir una caída del 25% desde los máximos del año, el barril de Brent cotiza en los 52 dólares, su nivel más bajo desde diciembre de 2018 y por debajo del caso base de todas las grandes firmas europeas con la excepción de Repsol, que se sitúa en los 50 dólares. Eso sí, todavía promedia un precio de 60 dólares en lo que va de año, un nivel en el que todas estas firmas alcanzarían su breakeven después del pago de dividendos y antes de los buybacks.

Dónde sitúan el precio del crudo las petroleras en sus planes estratégicos

Según los cálculos de JP Morgan, el punto de equilibrio de las petroleras europeas se situará este año en los 51 dólares, en un rango que va desde los 41 dólares de la firma española a los 60 dólares de Total. "Aunque las petroleras lo han hecho de manera sólida reduciendo costes, mejorando la disciplina de capex y bajando los breakeven en los últimos 5 años, en 2019 esta caída se ha estancado. Nuestro análisis muestra que los motivos han sido macro, con unos precios del gas más bajos, una oferta de gas natural licuado que se ha acelerado y unos márgenes en refino y marketing más tímidos. Las buenas noticias son que la disciplina de capex y la ejecución en producción ha sido sólida. No haber logrado esto en el pasado ha herido al sector en otros ciclos, pero si siguen así lo vemos de forma positiva para el futuro", inciden en el banco norteamericano.

Uno de los grandes atractivos del sector son sus programas de retribución, con una rentabilidad por dividendo que se sitúa en el 6,8% que está complementada por distintos programas de buyback. En los niveles actuales del petróleo los analistas no ven riesgo al pago de dividendos, pero advierten de que el sector debe mejorar para que los pagos no acaben en el alambre.

"Aunque nadie tiene niveles de endeudamiento que puedan preocuparnos, cuando estos se sitúan por encima de los objetivos de la dirección el foco de la empresa se cambia a reducir deuda y se deja de centrar en mejorar la retribución al accionista y otros usos. BP, Shell o Equinor tienen deudas elevadas en comparación con Repsol y Chevron, que ahora se benefician de los bajos niveles de endeudamiento. Esto probablemente ha tenido peso en la decisión de Shell de reducir su programa de recompras y el planteamiento de BP más cauto a la hora de incrementar dividendo", indican en Berenberg.

Así las cosas, las petroleras cotizan a un multiplicador de beneficios a 12 meses de 10 veces -un descuento del 28% frente a la media de los últimos 5 años- y tienen su peor comportamiento relativo frente al resto del mercado desde que el crudo se encontraba en el entorno de los 30 dólares. "No pensamos que el potencial o la rentabilidad por dividendo sean disparatados, ya que el sector ha quedado muy por detrás en el último año y medio. El sector necesita que la macro mejore en 2020 y 2021 y las empresas deben cumplir de forma operativa y financiera. La distribución al accionista debe ser generosa y progresiva, compensando la falta de visibilidad a largo plazo; y se necesitan estrategias de transición creíbles", reflexiona en UBS.

En RBC piensan que "el mercado está mandando señales claras a las empresas en torno a la asignación de capital. Quieren que se centren menos en el crecimiento y más en repartir dividendos, recomprar acciones y en la transición energética. Hasta ahora, todo esto ha ido al unísono, y los inversores no han afrontado la elección de que una petrolera o bien gaste más en renovables o en retribución".

Lluvia de provisiones

En medio de esta transición a una energía más limpia ya han sido varias las petroleras que han anunciado sus planes para entrar en negocios verdes, pero por el camino ya han tenido que realizar varios ajustes. Repsol tuvo que provisionar casi 5.000 millones de euros al depreciar sus activos más sucios. Por su parte, Equinor y Shell han provisionado en torno a 2.000 millones y BP afronta un ajuste de hasta 3.000 millones tras vender activos por debajo de su valor contable. Mientras, al otro lado del Atlántico, Chevron registró deterioros por más de 10.000 millones de dólares por unos precios más bajos del gas y el crudo.

"En términos de quién será la próxima compañía que deteriore activos la respuesta es cualquiera que no lo haya hecho aún. Gran parte de las integradas probablemente cuentan con precios del petróleo y el gas más altos para testar sus activos, por lo que creemos que hay un riesgo claro mientras el petróleo esté por debajo de 80 dólares", indican en RBC Capital Markets.

23 puntos rezagadas en 18 meses

Durante el último año y medio las petroleras han estado penalizadas en bolsa ante el aumento de la importancia de los criterios ESG para los inversores y ahora por la caída de los precios del petróleo. En ese periodo el sectorial provoca pérdidas del 20% incluyendo dividendos, frente al 3% que logra el mercado en el mismo periodo. "Las valoraciones parecen interesantes, en niveles de mínimos del ciclo. Por un lado, los recortes de costes y los cambios en los porfolios dejan a la industria más sólida que hace 4 años, pero por otro lado las cuestiones sobre la sostenibilidad de la industria (la transición energética) han reseteado las expectativas del sector a largo plazo", avisan los analistas de Citi.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum1

Jose
A Favor
En Contra

Está claro que cada vez se consumirá menos petróleo debido al crecimiento de las energías renovables, mucho mejor para el planeta, si les interesan estos temas,visiten el blog Avatar Energía.

Puntuación 2
#1