Bolsa, mercados y cotizaciones

Los ETF a coste cero no llegarán a Europa, según los expertos

  • El tema se abordó este martes en la Morningstar Investment Conference
  • Estos productos no crearán una burbuja, según Aitor Jáuregui, de BlackRock
Foto: Dreamstime

En los últimos años, la industria española de gestión de activos ha sentido como nunca la presión para bajar sus comisiones (con Vanguard, el buque insignia de la gestión pasiva, reduciendo todavía más sus costes), y los recortes continuarán.

"Los TER y las comisiones de gestión de los vehículos de gestión indexada seguirán bajando, sin duda", explicó Juan San Pío, director comercial de Amundi ETF, Indexing & Smart Beta para Iberia y Latinoamérica, en la Morningstar Investment Conference celebrada este martes en Madrid. Cosa distinta, y poco probable para él y para los expertos que participaron en una mesa redonda sobre ETF (fondos cotizados que replican el comportamiento de índices), es que en Europa se instalen, como ha ocurrido en EEUU, los ETF a coste cero. "Es cierto que algunas entidades han decidido sacrificar costes para fidelizar a sus clientes o para atraer a una mayor clientela, pero no creemos que esto pueda producirse en Europa", señaló Ana Concejero, directora de SPDR ETFs Spain en State Street Global Advisors. 

San Pío aclaró que "la comisión media de los ETF a cierre de 2018 estaba en 15 puntos básicos; en 2019 hemos presenciado nuevas bajadas, y en los últimos 3 años la caída es del 7%, frente a una caída del 2% en el mundo de la gestión activa. Y, al final, esta guerra de precios es positiva para todos los inversores". Tampoco puede olvidarse, señaló César Muro, responsable de ventas de gestión pasiva de DWS Iberia, que esas tarifas cero suelen implicar otros productos vinculados que sí tienen un coste.

"No distorsionan los precios"

Aitor Jáuregui, responsable de BlackRock para España, Portugal y Andorra, negó que el creciente peso de la gestión pasiva pueda distorsionar los precios ni provocar una burbuja. "Se estima que hay 6 trillion (billones) de dólares invertidos en ETF, cinco de ellos en renta variable y uno en renta fija. El mercado total de acciones es de 70 billones y el de renta fija unos 110 millones", señaló. Los ETF supondrían, por tanto, solo un 7% y un 0,9%, respectivamente. 

Los grandes compradores de ETF en España son inversores institucionales, agregó Jáuregui: "En nuestro caso, en torno al 90% del negocio en Iberia, unos 27.000 millones de euros, son institucionales; gestoras de fondos, gestoras de pensiones, compañías de seguros y un 10% corresponde a la banca privada. De ese 10%, un 75% está en sicavs, y el resto en posiciones de clientes minoristas", aclaró. 

El hecho de que los ETF no cuenten con la ventaja fiscal de los fondos (es decir, que no pueda traspasarse el dinero de un ETF a otro y diferir la tributación) no juega a favor de que el cliente minorista gane peso en este tipo de productos, pese a lo cual, según Jáuregui, el peso de esos inversores retail va "repuntando año tras año".  

Aún así, Juan San Pío señaló que el pequeño inversor "sí disfruta de las ventajas que ofrecen los ETF", productos cuyos principales atractivos son su sencillez y su transparencia, "ya que están presentes como parte de la asignación de activos global que realizan los gestores profesionales". En 2006, un 46% de los gestores decían usar ETF de renta variable, y un 10% de renta fija; hoy, esos datos son del 97% y del 70%, respectivamente, "y esos son inversores institucionales que gestionan productos para el inversor final", apuntó San Pío.

Activos en los que fijarse

El evento también reunió en una mesa de debate a tres gestores de fondos multiactivos, que dieron algunas pistas sobre cómo puede moverse el inversor en el contexto actual. Asbjorn Trolle Hansen, responsable de multiactivos en Nordea IM, destacó cómo "tenemos una exposición muy alta a valores defensivos. Queremos ser defensivos, pero no en el mercado de bonos, sino en el de renta variable". 

Lo que parece que todos tienen claro es que no es el momento de invertir en renta fija. "El Bund no es para nosotros. Hay oportunidades en el mercado, pero no en los bonos", destacó el experto de Nordea. 

Por su parte, Eric Lonergan, gestor de fondos macro de M&G, fue incluso más allá: "Es interesante estar corto en bonos alemanes", destacó, y enumeró algunos activos en los que puede ser interesante inverti: "deuda de alto rendimiento de mercados emergentes, en los que las divisas estén baratas, bancos estadounidenses...".

En opinión de Lonergan, "es importante que sepamos que ahora existe la posibilidad de que los bancos centrales empiecen a subir tipos paulatinamente", ya que "políticos y banqueros centrales están dándose cuenta del impacto negativo de los tipos negativos". Para él, "para conseguir retornos, tienes que asumir volatilidad", y destacó cómo "la mayor burbuja que hay ahora mismo es el uso de la palabra volatilidad. La gente es increíblemente cortoplacista. Está obsesionada. El activo libre de riesgo, supuestamente es el efectivo y en 15 o 20 años habrás perdido un 20 por ciento con él. Eso no es preservación de capital, es una muerte lenta", destacó.

Suzanne Hutchins, líder de inversión del equipo Real Return de Newton (BNY Mellon), cree que "los CoCos (bonos convertibles en capital) son una buena oportunidad, ya que ofrecen mejores retornos, frente al equity y a los bonos. También mercados emergentes en divisa local", destaca. Para ella, la clave ahora es "diversificar", y "ser muy flexible", indicó.

Reversión a la media

En este entorno de extremos, donde los inversores están saliendo de la renta variable y los que se quedan se están concentrando cada vez más en las compañías consideradas de calidad, los gestores 'value' consideran que en algún momento se dará la vuelta la situación y ahí se pondrá a prueba su trabajo.

Jesús Dominguez, consejero delegado de Valentum, recordó que "value es comprar barato y lo demás son modas. Los extremos tienen que revertir a la media", algo en lo que Iván Martín, socio fundador y director de inversiones de Magallanes Value Investors, se mostró de acuerdo. "Me costaría mucho explicar que se mantenga esta situación de extremos, con lo barato cada vez más barato y lo caro cada vez más caro. Es de sentido común que lo barato se dé la vuelta", señaló.

Javier Ruiz, director de inversiones de Horos AM, no cree que la gestión pasiva sea la responsable directa de esta distorsión, ya que a su juicio los ETFs están invertidos en los mercados que muestran ahora valoraciones más exigentes, mientras que no tienen en cuenta a las pequeñas y medianas empresas, firmas en las que suelen fijarse los gestores 'value' habitualmente.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0