Bolsa, mercados y cotizaciones

Luis Maroto (Amadeus): "El inversor institucional entendería que baje el margen por comprar mucho crecimiento"

  • La quiebra de Thomas Cook tendrá un impacto "no significativo" en los resultados
  • Vemos a las compañías caras, se están pagando múltiplos elevados
Luis Maroto, consejero delegado de Amadeus. Autor: Nacho Martín

Detrás de la gran, gran mayoría de clics que una persona realiza para buscar un viaje está Amadeus. Así lo describe el consejero delegado de esta empresa tecnológica, Luis Maroto, que, sin hacer mucho ruido, se ha convertido en la sexta mayor compañía cotizada del país. El próximo año celebra su décimo aniversario desde que regresó al parqué, en 2010, y el precio de la acción se ha multiplicado por seis. Ahora afronta un periodo de turbulencias en el sector del turismo por el deterioro de la situación económica, y Maroto reconoce la clara caída del tráfico de pasajeros pero defiende la diversificación y su capacidad para seguir creciendo como motores para sobrellevarlo.

Se cumple un año de la entrada de la firma en el EuroStoxx 50. ¿Qué ha supuesto? ¿Por qué le dio menos importancia que al índice de sostenibilidad elaborado por Dow Jones?

Es importante estar en los grandes índices, sobre todo en este mundo en el que cada vez la gestión activa y pasiva se van combinando. El impacto es claramente positivo como reconocimiento a la evolución de la compañía. Al principio se produjo una especie de rally, por la entrada de fondos que están indexados, y la cotización de la acción se disparó con un mayor volumen de trading diario, tanto justo antes de entrar en el índice como después. Luego todo es más estable, y ya es muy difícil saber lo que se está produciendo por estar ahí versus lo que es por motivos más fundamentales. En el caso del Dow Jones Sustainability, es un índice global que tiene relevancia en un mundo donde cada vez se le está dando más y más peso a los temas de sostenibilidad. No es que le dé más o menos importancia, todo lo que sea entrar en clasificaciones e índices es muy positivo.

Amadeus es uno de los tres títulos del Ibex que más valor ha creado en beneficio por acción desde su salida a bolsa. Muchos particulares se lo han perdido, ¿aún hay pocos?

Es cierto que cuando una compañía que no es de consumo final sale a bolsa es más difícil de conocer para un inversor individual. A medida que se ha ido haciendo más grande sí tenemos mucho inversor individual e institucional. ¿Tenemos que hacer un esfuerzo adicional? Sí, es posible.

La penalización que se produce por Thomas Cook no es por el hecho en sí sino por la preocupación sobre la industria

Pero la acción sufre ahora una penalización importante. El último castigo, por la quiebra de Thomas Cook, del que se ha recuperado en la última semana. ¿Qué impacto estiman?

El impacto concreto es difícil de cuantificar como compañía. Claro que ellos son clientes nuestros (le dábamos tecnología, recibíamos reservas...). Hay dos escenarios: que todo el volumen de Thomas Cook se pierda o que parte de ese volumen lo tomen otras operadores, que es lo más probable. Habría un flujo a otros que la mayoría ya son clientes nuestros. Independientemente de eso, aunque es un cliente importante, dada la globalidad de Amadeus y el tamaño, el impacto total no es significativo para la cuenta de resultados. Todo depende de cómo evolucione, porque en Thomas Cook hay parte de Thomas Cook Escandinavia, está Condor que parece que va a seguir funcionando... De lo que haya pendiente de cobrar, como todo se hace a través de IATA, el riesgo es pequeño, no es significativo. Yo creo que la alerta y la penalización que se producen cuando sale la noticia, más que el hecho concreto, es la preocupación de cómo está la industria. Es como cuando aerolíneas como Lufthansa o IAG han anunciado profit warnings [reducción de sus propias previsiones]. Ha habido una serie de quiebras este año de aerolíneas y hay mucho ruido.

¿Y cómo ve la industria en este momento de preocupación? ¿Desaceleración o recesión?

Yo veo claramente que hay una desaceleración de la industria, por supuesto. Se ve en los datos que publica IATA, en los problemas de muchas compañías y lo vemos también en el tráfico que gestionamos. Que eso se vaya a traducir en recesión global o mundial es difícil saberlo. Lógicamente cuando la economía sufre o decrece se nota en el tráfico. Pero también afectan el precio del petróleo, las huelgas con los pilotos, la guerra comercial, el Brexit... estamos en un entorno de mucha incertidumbre. Somos más prudentes cuando pensamos en el tráfico y en la evolución que antes. Con los últimos datos de IATA, hemos venido con un tráfico desacelerándose, aunque aún en cifras mayores al 3% –veníamos de cifras del 7%–. Hay crecimiento, pero es menor.

¿Cómo protegerse ante este 'frenazo'?

A pesar de que hablábamos de una desaceleración, en los momentos malísimos de recesión el tráfico ha caído, pero no un 10% o 15%, estamos hablando de un 3-4%. No es tan cíclica como otras industrias. Y para nosotros es fundamental la diversificación por negocios y geografía. Es clave el hecho de estar muy presentes en Asia, que es una zona de crecimiento. En algunas patas de nuestro negocio Asia ya es nuestro primer mercado. EEUU es importante, pero es cierto que es de menor crecimiento. Y Europa es fundamental, tenemos un gran negocio, pero el crecimiento es mayor en otras economías donde surgen nuevos jugadores.

Si tengo una oportunidad donde en lugar del 40% de margen tenemos el 30% pero con crecimiento, no renunciaremos

Los márgenes de Amadeus son una de sus fortalezas. ¿Será capaz de mantenerlos? ¿Les penalizaría el institucional si bajan?

Es difícil de contestar, depende de mil factores. Los márgenes son importantes y los hemos mantenido y, en teoría, los seguiremos manteniendo. Pero todo depende de dónde aterricemos y del tipo de negocio. Por ejemplo, ahora estamos entrando con fuerza en pagos, que tiene un flujo y un margen diferentes. En servicios, también ocurre. El margen es importante, pero no es una obsesión. No es crecer a cualquier margen, pero tampoco es mantenerlo obsesivamente. Si tengo una oportunidad donde en lugar del 40% [sobre el beneficio bruto] tenemos uno del 30%, pero permite mucho crecimiento, no renunciaremos a ello. No creo que nos penalizara el inversor institucional si lo explicamos. Este año hemos tenido dilución por la compra de Travelclick, pero ha creado valor.

Después de esa gran operación, ¿dónde se están focalizando las futuras compras?

Es más fácil mirar en sectores donde no tenemos un tamaño enorme sino que estamos creciendo. Buscamos o bien tecnología que complemente a la nuestra o bien una cartera de clientes para hacer crecer el negocio, o bien equipo directivo que nos refuerce en áreas donde tenemos menos conocimiento. Hoy lo que encontramos son precio elevados, vemos a las compañías caras, se están pagando múltiplos altos en muchas que están en manos de capital riesgo o de private equity. El equipo hoy estaba mirando 15-20 empresas, de ahí a veces se avanza con dos y no se hace ninguna o a veces sí. Eso es continuo.

Capacidad financiera tienen. ¿Podrían volver a disparar el endeudamiento?

Tenemos una ratio objetivo de 1-1,5 veces el ebitda. Eso nos ha dado flexibilidad para hacer frente a compras. Ese rango nos mantiene en buenos rating con las agencias de calificación y los costes a los que podemos acceder con la deuda son muy baratos. Si la empresa que encontremos tiene sentido, no hay problema en que esté por encima en un momento dado. Y si no pudiéramos financiarlo, lo haríamos con capital. Nunca se ha planteado ese caso.

No ha desaparecido el riesgo de una opa, pero el capital riesgo ya lo tiene más difícil por el tamaño

El ruido sobre una opa rodeó a Amadeus durante años desde que salió a bolsa. ¿Ya se ha diluido o incluso desaparecido?

Desaparecido, no. La capacidad de caja que tienen las grandes tecnológicas es enorme. El hecho de ser más grande lo hace más complicado, es indudable, pero se han hecho operaciones de más tamaño. Un Google, si quisiera... Para el capital riesgo claramente es más difícil. Ya es un tamaño más complicado para ellos.

¿Se han planteado entrar en negocios como la venta de entradas en eventos deportivos?

Entradas no hacemos, no es una prioridad pero algún día podría producirse. Eventos sí; compramos una parte de hoteles que lo que se dedica básicamente es a proveer tecnología para organizar eventos en hoteles.

"Se planteará una recompra o más dividendo si la deuda sigue bajando"

Amadeus no es una compañía en la que buscar altos dividendos. Al menos de momento, ya que su perfil es el de una empresa en pleno crecimiento que opta por buscar rentabilidad en nuevas oportunidades de negocio. No obstante, reparte entre sus accionistas entre un 40% y un 50% de su beneficio neto en forma de dividendo en metálico. Y no está cerrada a volver a dar una retribución extra si no logra encontrar oportunidades que presionen de alguna forma su capacidad financiera.

Amadeus mantiene un objetivo de estabilizar su deuda en un rango de 1-1,5 veces el beneficio bruto (ebitda). "Siempre hemos dicho que si bajamos o si estamos en la parte baja tendremos un debate sobre qué hacer con ese dinero", recuerda Luis Maroto, consejero delegado de la compañía.

Los bancos de inversión sitúan esta ratio en las 1,28 veces este año, en las 1,02 veces en 2020 y en las 0,80 en 2021, según el consenso que recoge FactSet. "Si el año que viene seguimos desapalancando la compañía y no vemos oportunidades de crecimiento aparte de la inversión orgánica que nos lleven a replantearnos este nivel, pues si no es el año que viene será el siguiente pero tendremos que plantearnos qué alternativas hay para el dinero que generamos", reconoce Maroto. "Habrá que valorar si en ese momento el mejor aprovechamiento es hacer otro share buyback [recompra de acciones], si recuperarlo o no". En 2018, la compañía ya recurrió a esta fórmula, destinando 500 millones de euros, amortizando un 1,72% del capital, y tuvo que cancelar otros 500 millones previstos ante el desembolso por la compra de Travelclick. También la usó en 2014. "Las alternativas son siempre dos: share buybacks y dividendo extraordinario u ordinario. Históricamente hemos hecho más lo primero, cuando hemos hablado con los accionistas es una opción que siempre les ha encajado bien", señala el primer ejecutivo de la empresa.

Amadeus suele distribuir dos pagos: uno en julio y otro, en enero. Según las previsiones de Bloomberg, la cuantía con cargo a los resultados de este año podría ascender hasta los 1,26 euros por acción, que suponen una rentabilidad del 1,9%. Pese a que los títulos han corregido un 9,6% desde máximos, la recomendación del consenso, según el algoritmo de FactSet, sigue siendo de venta.

"El objetivo es mantener la inversión entre un 12% y un 15% de los ingresos"

"Vivimos de desarrollar soluciones innovadoras durante años que luego tratamos de comercializar en el mercado. Para nosotros el seguir siendo punteros en tecnología es fundamental", destaca Luis Maroto. En el ADN de la compañía está, sin duda, la inversión. Y eso es algo que no pretenden cambiar pese a que el ciclo económico se vuelva más complicado, afectando a la industria del viaje y el turismo. "Tenemos un rango que hemos dado al mercado, que es entre el 12-15% de capex y en principio la idea es mantenerlo, este rango no se ha movido en los últimos años", señala el CEO de firma.

El objetivo de Amadeus es claramente seguir invirtiendo con vistas al largo plazo. "Tú desarrollas un software hoy, tienes que comercializarlo, tener volumen... normalmente esto genera ingresos en los próximos 3-5 años. Sería muy fácil decir vamos a dejar de invertir, y posiblemente no pasaría nada en 2020, pero en el 2022-2023 empezaríamos a decir qué vendo", justifica Maroto. "Lo que sí puede cambiar dentro del saco de la inversión es que, si hemos invertido una gran cantidad de dinero en hoteles, es posible que cuando ya se tenga la tecnología desarrollada la inversión pase a otros campos", indica, incidiendo en que el objetivo de la compañía "es seguir manteniendo el crecimiento que hemos tenido".

Precisamente esta inversión es la que le permite seguir creando barreras de entrada a sus competidores. "Para una empresa de tecnología tener un nicho que pueda ofrecer un producto pequeño es posible, pero yo creo que para dar un servicio que sea escalable y reemplazar lo que nosotros hacemos es tremendamente complicado. Nosotros invertimos millones y millones. Se necesitan empresas grandes. Y lo hemos visto con empresas que lo pasan mal para dar servicios a las aerolíneas", defiende.

Pero una de las preocupaciones de los analistas es la tendencia hacia la desintermediación. Maroto reconoce que "es parte de las tendencias de búsqueda del consumidor final", y explica que ya dan "tecnología para mejorar esa venta directa". "También estamos detrás de ese negocio. Cuánto se venda por canal directo o intermediado para nosotros son negocios diferentes pero al final estamos detrás de los dos. Tenemos muchas aerolíneas que utilizan nuestra tecnología para un canal directo y además tenemos hoteles que trabajan en este campo", argumenta.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0