Bolsa, mercados y cotizaciones

Gonzalo Sánchez (Gesconsult): Hay más oportunidades en renta variable y es donde habría que meter el riesgo

  • "Creo que la política española no está pesando nada en los mercados"
  • "En este momento del ciclo las valoraciones están más ajustadas y estamos viendo muchas compañías infravaloradas"
  • Cita a Dominion, Sacyr y Cie Automotive como valores en los que tomar posiciones
Gonzalo Sánchez, gestor de renta variable de Gesconsult

A falta de una semana para que arranque el último cuarto del año, el mercado sigue sujeto a las mismas incertidumbres que han movido a las bolsas los últimos meses, por lo que la recta final del ejercicio no se antoja un camino fácil. En opinión de Gonzalo Sánchez, gestor de renta variable de Gesconsult, es muy difícil saber si el conflicto comercial, el principal tema que preocupa a los inversores, se cerrará en octubre o después del verano de 2020, pero en este contexto asegura que las oportunidades están en los activos de renta variable.

¿Cómo ve el último cuarto trimestre en las bolsas europeas?

El último trimestre va a ser parecido al resto, en el sentido de que seguimos tristemente dependiendo de ciertos factores exógenos que no acaban de solucionarse. En ese sentido estamos asistiendo a un deterioro macroeconómico catalizado por el tema comercial y, en menor medida, por incertidumbres menores como el Brexit, Italia, otras que van y vienen, se arreglan. La cuestión es que el peso lo tiene el tema comercial, parece que el mercado se puso muy positivo porque China y EEUU se sentaban a hablar de nuevo pero tampoco había nada más de fondo teniendo en cuenta que el número de rondas de negociación va por más de 10. El sentido común nos dice que ambos países deberían tener cierto límite. En el caso de EEUU por las elecciones, que aunque ahora Donald Trump diga que le dé igual llegar sin un acuerdo , nos cuesta creerlo, porque no es lo mismo llegar con la economía fuerte a que haya un deterioro mayor que le pueda pasar factura. Y en el de China con el tema del yuan, no lo puede devaluar hasta límites ilimitados porque está intentando mantener una economía sólida y de confianza. En definitiva, es muy difícil saber si esto se va a cerrar en octubre o va a ser después del verano de 2020. El último cuarto trimestre seguimos sujetos a este contexto y va a ser complicado.

El diferencial del Ibex con la bolsa europea se mantiene por encima de los 10 puntos. ¿Confía en que el selectivo español será capaz de cerrar ese spread antes de que acabe el ejercicio?

Yo creo que no por los componentes del Ibex y la ponderación del sector bancario, que te hace tener un peso importante a la baja. Esto tiene un efecto arrastre en un entorno de los tipos de interés muy malo. Aunque los bancos hayan repuntado un poquito en el corto plazo por los últimos anuncios de los bancos centrales, yo creo que el mensaje de fondo es claro tanto en Europa como en EEUU: tipos de interés bajos por bastante tiempo de manera muy indefinida. En el corto plazo los bancos se han tomado un respiro porque el BCE sólamente comprará 20.000 millones de deuda cuando se esperaba que fueran 30.000, pero por otra parte, en lugar de 9 12 meses lo hará de manera indefinida. Y en el caso de EEUU, la Fed sólo bajó 25 puntos y en lugar de mostrarse reacio a que esto sea e inicio de mayores bajadas en el futuro en la última sesión dejó la puerta abierta a que se sigan tomando medidas.

¿Cuánto cree que pesarán los próximos acontecimientos políticos como el Brexit en la renta variable?

La incertidumbre continúa pero hay menos que antes. Cuando empezamos el mes de septiembre, el escenario principal era de un Brexit duro y el mercado lo estaba descontando de esa manera. En el momento en el que pasaron 24 horas y surgieron varios eventos como la salida de un diputado tory a la parte de los liberales que llevó a Boris Johnson a perder la mayoría empezó a caer el porcentaje de probabilidad de un Brexit duro. No vamos a cerrarnos a nada porque la política en Reino Unido puede dar sorpresas, pero dentro de los riesgos, el peor de los escenarios se ha dulcificado y sin perderlo de vista, lo podemos ver con un poco de optimismo.

¿ Y en el caso de las elecciones españolas el 10 de noviembre?

Yo creo que la política española no está pesando nada porque los mercados nos están diciendo de forma clara que tienen más cosas de las que ocuparse como son los eventos geopolíticos, el Gobierno Frankestein en Italia, el Brexit o la guerra comercial. Si estuviéramos en otro momento en el que las políticas de austeridad predominaban en Europa, no tener Gobierno habría puesto a España en la picota, pero ahora con el deterioro macro los países europeos están pensando más bien en lo contrario, en lanzar mensajes de estímulos. El tema que tenemos aquí es que con los presupuestos prorrogados no estamos cumpliendo con el déficit, pero realmente el mercado a la política española no le está dando mucha importancia.

Con la bacanal que lleva la renta fija en el año, ¿cree que hay más oportunidades en la renta variable?

Hay más oportunidades en renta variable y es donde habría que meter el riesgo. Habría que tener cuidado con las duraciones largas de los bonos porque te puedes llevar un susto. Creo que hay opciones para estar en valores que dan una buena rentabilidad por dividendo y una estabilidad en flujos de caja que yo creo que merecen la pena.

¿Qué factores invitan al optimismo?

En primer lugar, las valoraciones. Estamos en un uno de esos momentos de volatilidad que te dan pie a hacer carteras con las que en el largo plazo vas a sacar rentabilidades muy atractivas. En este momento del ciclo las valoraciones están más ajustadas y estamos viendo muchas compañías infravaloradas. Y por ahí va un poco el tema, en las valoraciones que estamos encontrando de cara al largo plazo. En segundo lugar, hay que ver hasta qué punto la macro está empeorando y el efecto que van a tener los bancos centrales y las políticas fiscales, pueden dar la vuelta al escenario. Y por último, los eventos políticos tienen que tener un final. El Brexit algún día tendrá una fecha en la que se tendrá que dirimir, y nuestro escenario central es que va a ser con acuerdo. Con el acuerdo comercial pasa un poco parecido. El escenario central es que lleguen a un acuerdo de mínimos. Entonces, a medida que se levanten las incertidumbres y los bancos centrales puedan meter un poco de estímulo veremos cómo poco a poco se van normalizando esas valoraciones.

¿En qué tipo de valores están detectando oportunidades de este tipo?

En el caso español, Dominion es un ejemplo clarísimo. No es que sea totalmente cíclica, se dedica a los servicios pero tiene cierta recurrencia con flujos de caja atractivos, crece muy sanamente, tiene un plan estratégico que presentaron en abril en el que se habla de crecimiento del beneficio del 19%. En definitiva, están cumpliendo muy bien con una conversión de caja por encima del 60% y creo que es una compañía para tener en cartera.

Además nos gusta mucho Sacyr. Antes estábamos más en Ferrovial, pero Sacy está más barata, tiene activos de muchísima calidad y están infravalorados. Es una compañía que para este momento de incertidumbre viene muy bien porque en este entorno de apetencia por el bond proxy, Sacyr se está convirtiendo en una compañía con el 90% de concesiones que no tiene riesgo de demanda como tal, lo que le da una seguridad bastante clara. Y en cuanto a su principal punto débil, la deuda matriz, ahí vas a tener el catalizador de las desinversiones de activos, que aunque ya han ido haciendo alguna, veremos más. Y en el contexto actual, el efecto de tener esa deuda matriz alta no lo es tanto por el entorno de tipos negativos.

Y también está el tema de los automóviles. En el sector de autopartes en España nos gusta más Cie que Gestamp, pero en ambos casos yo creo que se están descontando un escenario absolutamente terrible. Y sin embargo, la demanda de 95 millones de automóviles en el mundo por mucho que se esté hablando del proceso de transformación de sus clientes (Toyota, Daimler, etc.) con sus diatribas con el coche eléctrico o el coche compartido no van a cambiar el hecho de que en Europa el 70% de los viajes se hagan en automóvil, una cifra que en los emergentes aún está por alcanzarse. Estamos viendo que sus valoraciones son para tenerlas en cuenta ahora y mirarlas dentro de tres años.

¿Y de qué tipo de sectores hay que huir en este momento?

Creo que hay sectores defensivos que están excesivamente caros en un momento dado. Tenemos algo de sector eléctrico pero creo que hay que ser bastante selectivo tanto en esta industria como en la concesional o la de las farmas. Cotizando a unos precios excesivos, hay que tener cuidado con los tipos de interés, con el bono alemán que ha llegado a estar en el -0,70%. Los tipos de interés no sólo han estado influenciados por las incertidumbres y la guerra comercial, también han actuado como un refugio en un escenario muy deteriorado pero en el momento en el que se empiecen a levantar las incertidumbres vamos a tener un repunte de los tipos. Por eso es un momento de mantener un equilibrio entre compañías defensivas en las que veas potencial, como Sacyr, y compañías cíclicas que están descontando un escenario incierto porque hay mucho desequilibrio.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0