Materias Primas

Arabia Saudí cambia su estrategia en la 'guerra del petróleo' para recoger los frutos

  • La OPEP celebra un acuerdo que podría ser insuficiente a largo plazo
  • Ahora hay que ver qué países se suman realmente a este recorte

La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) ha llegado este miércoles a un acuerdo para reducir la producción por primera vez desde 2008, después de que que Arabia Saudí, el mayor exportador de crudo del mundo, suavizara su postura frente a su gran rival en el cártel Irán y por las necesidades financieras de Riad y el resto de países de la OPEP. 

Tras dos años de 'libertad' para que los componentes del cártel bombeasen petróleo a su antojo, ahora toca cambiar de estrategia y poner límite a la producción, para que el oro negro vuelve a merecer ese sobrenombre. Y es que los países de la OPEP necesitan este cambio para intentar poner solución a los acuciantes problemas fiscales producto del desplome de los ingresos derivados del crudo.

Ayer, los futuros de petróleo celebraron el acuerdo con alzas superiores al 5%. En la jornada actual, el crudo cotiza plano ante la incertidumbre que planea sobre la decisión de la OPEP. El Brent supera levemente los 49 dólares, mientras que el West Texas, de referencia en EEUU, cotiza en los 47 dólares el barril.

Como explica en declaraciones recogidas por Bloomberg Amrita Sen, director de análisis en al firma Energy Aspects, "Arabia Saudí quiere unos precios más elevados", después de dos años produciendo petróleo con la intención de inundar el mercado, para expulsar a los productores menos eficientes (industria del fracking en EEUU), ahora ha llegado el momento de recoger las redes, reducir la producción, ver hasta dónde llega el precio del petróleo y analizar la reacción de los productores ajenos a la OPEP. 

Luz al final del túnel

Varios miembros del cártel están agonizando ante el desplome de los ingresos petroleros. Este es el caso de Venezuela, que se encuentra inmersa en una de las peores crisis de su historia. Las palabras de alivio del ministro de Energía venezolano, Eulogio del Pino, son el reflejo de las necesidades del país: "Creo que es una solución excelente y vamos a contactar a los países no OPEP para ver como ellos se van a incorporar y cuanta producción van también ellos a incorporar en esta fijación de la producción con la que esperamos estabilizar el mercado definitivamente", destacaba tras la reunión.

Igual de optimista se mostraba Bijan Zanganeh, ministro de Petróleo de Irán, el país que ha puesto contra las cuerdas a Arabia Saudí en las últimas reuniones, ante la negativa tajante de Teherán a congelar, ya no hablemos de recortar, la producción de petróleo. En declaraciones a Reuters, este ministro decía que "La OPEP ha llegado a una decisión excepcional hoy. Tras dos años y medio, la OPEP ha llegado a un consenso para gestionar el mercado".

"Hemos decidido reducir la producción en unos 700.000 barriles por día", aseguraba Zanganeh. La decisión restablece los límites a la producción que se habían abandonado hace un tiempo y que ha llevado a al petróleo a pasar de 140 dólares el barril hasta los 27 dólares visto en febrero de este año. Hasta la mismísima Arabia Saudí se ha visto obligada a implementar fuertes recortes por llevar una estrategia que ella misma había orquestado. 

Una misión compleja

Ayer se llegó a un acuerdo histórico, pero ahora queda lo más complicado, que es decidir y publicar cómo se va a ejecutar este acuerdo. Del Pino reconocía la complejidad de la ejecución de esta reducción de la producción: "Van a ser discusiones técnicas a muy alto nivel para hallar la cuota de producción. Lo de decidiremos en noviembre, en noviembre se decidirá por cuánto tiempo y qué países no OPEP se van a incorporar al acuerdo", recalcó el ministro venezolano.

En la misma línea se expresa en declaraciones a Reuters Jeff Quigley, director de mercados energéticos de Stratas Advisors, "no sabemos aún quién va a producir cuánto. Quiero oír de la boca del ministro de Petróleo de Irán que no van a volver a los niveles previos a las sanciones. En lo que se refiere a los saudíes, va en contra de todo lo que han estado diciendo", explica este experto.

Otro factor clave, quizá el más importante, es la reacción del resto de productores. La industria del fracking ha sido víctima de los bajos precios, dos años de recortes y quiebran han obligado a este sector a buscar un nuevo equilibrio mucho más austero, que por otro parte, también ha servido para que estas firmas sean más eficientes e incurran en unos costes menos. Si el petróleo alcanza unos niveles más elevados, quizá el fracking y otras industrias resurjan con rapidez como ya han anticipado varios analistas. 

Si EEUU, Canadá y Brasil recuperan los niveles de producción de 2015 a corto plazo, el acuerdo alcanzado ayer por la OPEP podría ser insuficiente. Si esto sucede, el presumible rally que va a encarar el petróleo podría tener las patas muy cortas. Las plataformas de exploración de crudo en EEUU han logrado estabilizarse con el precio del oro negro en los 45-50 dólares, si se supera esta barrera quizá la industria comience a acercarse de nuevo a su producción potencial.

Fuente del gráfico, Statista

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud