Materias Primas

Canadá ofrece hasta 35 dólares si te llevas su petróleo a casa en medio del derrumbe de los precios

  • Pemex ya tiene más gasolina de la que es capaz de almacenar
Foto: Reuters

El histórico desplome de los precios del petróleo que se está viviendo estas semanas ha llegado a marcar hitos inimaginables hasta hace bien poco. Por ejemplo, precios negativos para el petróleo. Y Canadá, un país que produce algunas variedades muy complejas de usar, ha marcado el que puede ser el récord hasta ahora: uno de sus tipos, el Western Canadian Select (WCS), llegó a pagarse a -35 dólares por barril este lunes. Es decir: si te ofreces a llevarte un barril de ese crudo a casa, te pagan más de 30 euros por las molestias.

Las cifras tienen sentido si se tiene en cuenta que las variedades canadienses son muy pesadas y requieren de diversos procesos de refinamiento para ser utilizados, por lo siempre se venden con descuento respecto al precio base estadounidense, el WTI. Y dado que el WTI haya llegado a caer a los -38 dólares, lo increíble, de hecho, es que el WCS esté incluso por encima, lo que revela lo mal que se encuentra el mercado estadounidense.

Las alarmas ya se desataron la noche del domingo, cuando el WCS, extraído de las arenas petrolíferas de Alberta, en el oeste canadiense, ya llegó a los -0,65 dólares por barril. El gobernador de la provincia, Jason Kenney, tuiteó los datos a medianoche, alarmado y pidiendo ayuda al Gobierno. "En los últimos años, el sector ha pagado 359.000 millones de dólares en royalties e impuestos. Hay 500.000 empleos que dependen de él. Cuando el sector automovilístico se hundió en 2008, el Gobierno tomó medidas para salvar a esos trabajadores", recordó el gobernador.

   

Y no son los únicos. El crash de los precios por la falta de espacio para almacenar el exceso de stock ha llevado a todos los crudos norteamericanos a precios negativos. Así, el Bakken Guernsey se pagaba a -37 dólares, el Bakken UHC a -38, el de Alaska, a -49, el Houston, a -27, y e Luisiana, a -20. Una sangría de precios nunca jamás vista.

La lógica detrás de pagar a la gente para que se lleve el petróleo es que los inventarios mundiales están en máximos, y acumular aún más petróleo a la espera de una recuperación de los precios es más caro que deshacerse de él pagando dinero. La mexicana Pemex, por ejemplo, se encuentra ya con más gasolina de la que tiene espacio para acumular, lo que la ha obligado a contratar barcos cisterna para acumularlo, con el consiguiente coste que suponen.

Cae la oferta... pero no lo suficiente

El resultado, según indica Bloomberg, es que los productores que pueden cerrar el grifo están haciéndolo: un 13% de la capacidad de extracción estadounidense se apagó la semana pasada. Aun así, el ritmo de producción sigue sobrepasando con creces a la anémica demanda mundial causada por la crisis del coronavirus y a los inventarios mundiales. En EEUU quedan unos 150 millones de barriles de capacidad de almacenaje, pero el superávit está creciendo a razón de unos 6 millones semanales, según la consultora Lipow Oil Associates.

En Texas, sin ir más lejos, los precios han llegado a caer a 2 dólares por barril en algunas empresas, pese a que su petróleo es más fácil de manejar que el canadiense, solo por evitar esos costes. A este ritmo, quizá habrá que pensar de verdad en llevarse un barril a casa.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin