Materias Primas

Desplome bíblico del petróleo: registra su peor caída desde 1991 después de que Arabia Saudí decidiese hundir los precios

  • El barril de Brent ha llegado a caer un 31,5% y el de West Texas, un 27,4%
  • Abre una guerra con Rusia después de negarse a recortar la producción
  • 'Lunes negro' en las bolsas europeas: el Ibex 35 se hunde hasta un 7%

Los precios del petróleo han llegado a desplomarse más de un 30% esta madrugada, registrando su peor caída desde 1991. ¿El motivo? Arabia Saudí ha decidido hundir sus precios de venta oficiales -a través de su petrolera estatal Aramco- con el mayor descuento en 20 años y Bloomberg ha adelantado también que el reino aumentará la producción a más de diez millones de barriles diarios a partir de abril inundando el mercado de crudo barato. Ahora, Riad produce 9,7 millones de barriles diarios y cuenta con capacidad para bombear 12,5 millones. De esta manera, Arabia inicia una batalla sin precedentes con Rusia después de que la semana pasada -en el marco de la OPEP- no llegasen a un acuerdo para recortar la producción para hacer frente a las consecuencias económicas del coronavirus.

Tras este escenario, el barril de Brent -de referencia en Europa- ha llegado a caer hasta la barrera de los 31 dólares tras registrar su mayor descenso porcentual (-31,5%) desde el 17 de enero de 1991 -en plena Guerra del Golfo-. Se trata de sus mínimos de febrero de 2016. Por su parte, la referencia de West Texas (EEUU) ha retrocedido hasta los 30 dólares tras caer un 27,4%. También es la mayor bajada desde desde enero de 1991 y el menor precio desde el 22 de febrero de 2016.

En lo que va de año, el Brent acumula un descenso del 53% respecto a los 66 dólares del cierre de 2019, mientras que el Texas se deja un 55% en 2020. Y la cosa podría ir a peor. En Goldman Sachs no descartan una vuelta a los 20 dólares por barril.

La semana pasada la reunión de la OPEP no terminó del todo bien. Los países productores no lograron persuadir a Rusia para incrementar el recorte de producción y contrarrestar el impacto negativo del coronavirus sobre el mercado. En particular, los principales actores de la organización, liderados por Arabia Saudí, habían propuesto reducir el bombeo de crudo en 1,5 millones de barriles diarios hasta junio, pero Rusia y Kazajistán se negaron y bloquearon la decisión. 

La OPEP y sus aliados -con Rusia al frente- habían pactado en diciembre de 2018 un recorte de la producción que el año pasado fue prolongado hasta finales de este mes de marzo, con un volumen de 1,7 millones de barriles diarios. Los saudíes querían sumar una reducción de otro millón y medio para evitar un colapso de los precios ante la ralentización de la demanda, sobre todo en China a causa del coronavirus, pero se encontró con la oposición rusa.

Arabia demuestra ahora que no se quedará callada. Su represalia pasa por tirar los precios por los suelos, restar cuota de mercado a Rusia y forzarla a volver a la mesa de negociación. Según las últimas cifras de la OPEP correspondientes a enero, EEUU es el primer productor de petróleo con más de 12 millones de barriles diarios, mientras que Moscú y Riad producen 10,67 y 9,73 millones.  

"El temor pasa también por una recesión global", ha asegurado Thomas Hayes, presidente de Great Hill Capital, una firma de gestión de fondos de cobertura con sede en Nueva York. A su juicio, los precios más bajos del petróleo hacen que sea más probable que algunas compañías incumplan sus deudas. Juan J. Fdez-Figares, de Link Securities, apunta que los inversores descuentan un escenario de fuerte recesión, "escenario que podría no darse si en el corto plazo se adoptan las medidas adecuadas tanto en lo que hace referencia al crudo como, sobre todo, para combatir de forma racional la propagación del coronavirus".

El Ibex 35 se hunde hasta un 7%

El hundimiento del petróleo ha terminado de dar la puntilla a unas bolsas que ya venían tocadas. La bolsa de Australia ha registrado un desplome del 7,3%, su mayor caída desde 2008 en plena crisis financiera, mientras que en Asia, el Nikkei de Japón se ha hundido más del 5% en su mayor retroceso diario desde 2016. Hong Kong y Shanghai han despedido la jornada con bajadas del 4% y del 2%, respectivamente. 

Los parqués europeos también se sumergen en profundas caídas. El Ibex 35 se hundió un 7,96%, mientras que el resto de bolsas del Viejo Continente registra su peor descenso desde el Brexit. Al otro lado del Atlántico también anticipan un lunes negro con la rentabilidad del bono estadounidense a diez años ya está por debajo del 0,5%.

Los principales índices de Wall Street caen cerca de un 6% dos horas después de la apertura. En el mercado de divisas, la corona noruega y el peso mexicano se llevan la peor parte, mientras que el yen vuelve a funcionar como refugio y ya cotiza en máximos de 2016.

De manera más directa, Aramco, la petrolera estatal encargada de comercializar el crudo de Arabia Saudí, ha registrado un descenso del 10%, que es el máximo permitido por la bolsa de Riad. Sus acciones cotizan ya a 27 riales, muy por debajo de los 32 riales de su salida a bolsa.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud