Ecoley

María Emilia Adán es reelegida decana del Colegio de Registradores de España

  • Elegida en 2017 para un primer mandato, es la primera mujer en acceder a este cargo

María Emilia Adán García ha resultado reelegida para un segundo mandato como decana en las elecciones del Colegio de Registradores, tras el escrutinio que ha tenido lugar hoy en la sede de la corporación registral.

Adán fue elegida en 2017 para un primer mandato y se convirtió así en la primera mujer que accedió a este cargo en la historia del Colegio de Registradores. En los últimos veinticinco años ningún decano había revalidado su cargo al frente de la Institución Registral.

Anteriormente, Adán ejerció como decana autonómica de los registradores de la Comunidad Valenciana en los períodos 2010-2014 y 2014-2017.

La decana del Colegio de Registradores es, además, presidenta de XBRL España, presidenta del Consejo Social de la Universidad de Valencia, miembro de la Comisión Ejecutiva de la Conferencia de Consejos Sociales de España, presidenta de la fundación ADEIT Universidad-Empresa, miembro de la directiva de CEM (Centro Español de Mediación), patrono de FIAL (Fundación para la Inteligencia Artificial), miembro del Consejo Asesor de la Woman Legal World y patrono de la Fundación INCLIVA.

Durante estos últimos cuatro años María Emilia Adán ha sido condecorada con el Premio Berní y Catalá, concedido por el Ilustre Colegio de Abogados de Valencia; el Premio Especial San Cayetano, concedido por el Colegio de Gestores Administrativos de Madrid; la Cruz de plata de la Orden del Mérito de la Guardia Civil, la Cruz de Honor de San Raimundo de Peñafort, la Medalla de Honor de la Academia de Jurisprudencia y Legislación de Valencia y la Cruz al Mérito Policial con distintivo blanco.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.