Legal

Los impuestos 'estrella' del Gobierno recaudarán 2.200 millones menos

  • Sánchez aprobó cinco grandes tributos desde 2021, pero 'pinchó' en las previsiones
  • Peligra la continuidad de la tasa 'Google', a la banca y a los ricos
El presidente del Gobierno en funciones, Pedro S?nchez. EP

Los impuestos estrella aprobados por el Gobierno de Pedro Sánchez pinchan en sus previsiones de recaudación. El Ejecutivo dio luz verde en su última legislatura a la tasa Tobin (impuesto a las transacciones financieras), la tasa Google (impuesto sobre los servicios digitales), el impuesto al plástico, la tasa a la banca y energéticas y, finalmente, a las grandes fortunas. La estimación conjunta de Hacienda era recaudar al año unos 7.000 millones de euros, que finalmente apenas alcanzarán los 4.700 millones ante el error de sus previsiones.

De forma desglosada, el Gobierno pretendía ingresar unos 850 millones anuales por la tasa Tobin, que entró en vigor en enero de 2021. Ese año solo recaudó 295 millones; en 2022, 195 millones y este año, según los ingresos a cierre de junio (150 millones), va camino de acercarse a la recaudación de 2021. De igual forma ha ocurrido con la tasa Google, que también entró en vigor en enero de 2021. La previsión inicial de ingresos para las arcas públicas era de 1.200 millones al año. Sin embargo, en su primer ejercicio ingresó 166 millones, en el segundo 278 millones y a junio de este año, 138 millones, por lo que se prevé que cierre 2023 en unos 270 millones de euros.

Este año han entrado en vigor los otros tres impuestos estrella de Sánchez: el gravamen a banca y energéticas, el impuesto de solidaridad a las grandes fortunas y la tasa a los plásticos no reutilizables. De momento, dos de ellos apuntan a cumplir con la previsión del Ejecutivo, mientras que la tasa a los ricos tiene estrepitosos visos de pinchar ante los errores de la Administración a la hora de elaborar el tributo. Hacienda anunció que esperaba recaudar por este impuesto 1.500 millones de euros, sin embargo, un error ha dejado la recaudación en 623 millones, un 60% por debajo. Concretamente, el gravamen tiene en cuenta el escudo fiscal (que protege a los contribuyentes de no pagar más de lo que ganan) para aquellos que viven en CCAA como Madrid y Andalucía que no pagan el Impuesto de Patrimonio al estar bonificado, pero que el nuevo tributo cuenta como si lo hubieran abonado, por tanto, tienen más posibilidad de aplicarse un mayor escudo fiscal y pagar solo el 20% de la tasa a los ricos.

De momento, tan solo la tasa a la banca y el impuesto al plástico darán una alegría a la Agencia Tributaria. El Ejecutivo señaló que recaudaría 3.000 millones del impuesto a banca y energéticas y ya recaudó 1.470 millones en el pago anticipado (del 50%) del mismo en febrero. Precisamente, este miércoles acaba el periodo para la autoliquidación del segundo pago que apunta a ser ligeramente superior por la subida de los tipos de interés en el caso de las entidades y los mayores ingresos para las energéticas.

Del mismo modo, la recaudación por el impuesto al plástico no reutilizable alcanzó a cierre de mitad de año los 279 millones de euros, lo que apunta a superar a cierre del ejercicio la previsión de 500 millones que se estableció el Ejecutivo.

La continuidad de varios de estos impuestos está en el aire. De un lado, respecto a la tasa Google, que grava el 3% de los ingresos de las compañías tecnológicas por los servicios de publicidad, intermediación en línea o transmisión de datos, Estados Unidos firmó un acuerdo con varios países europeos, entre ellos España, para eliminar este tributo de cara al 1 de enero de 2024, sin embargo, el Ejecutivo (ahora en funciones) aún no se ha pronunciado. Del mismo modo, un nuevo Gobierno de otro color político también podría eliminar el gravamen a banca, energéticas y ricos.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud