Retail - Consumo

El Impuesto al Plástico compensará el 'cheque' y la rebaja del IVA a los alimentos básicos

  • El Gobierno invertirá 661 millones en el plan anticrisis y recaudará 690 con la tasa
  • Las patronales del sector piden que se retrase la entrada en vigor del impuesto
María Jesús Montero, ministra de Hacienda

Año nuevo, medidas fiscales nuevas. El 1 de enero de 2023 entró en vigor tanto la bajada del IVA de los alimentos básicos como el Impuesto al Plástico. Según los cálculos del Ministerio de Hacienda, la rebaja fiscal que se anunció el pasado 27 de diciembre costará al Gobierno unos 661 millones de euros en ingresos; mientras que la imposición del nuevo gravamen al plástico ayudará al Estado a recaudar 690 millones de euros. La diferencia entre lo que tendrá que abonar el Ejecutivo por la reducción del IVA y lo que recaudará, por otro lado, de la tasa es de un 4,4%, por lo que el Impuesto al Plástico paliará toda la bajada del IVA.

El catálogo de medidas anticrisis presentado por el Gobierno parte con un presupuesto de 10.000 millones de euros. El paquete destinado a reducir la cesta de la compra, engloba la reducción del IVA a los alimentos de primera necesidad del 4% al 0%, y en pastas y aceites del 10% al 5%.

Además, otorgará a las familias, con rentas inferiores a 27.000 euros anuales, un cheque de 200 euros. El Gobierno ha calculado que aproximadamente 4,2 millones de familias recurrirán a esta ayuda. Teniendo en cuenta este dato, únicamente los cheques supondrían una inversión de 840 millones de euros. En total, para todo el paquete de medidas se destinará en torno a 1.500 millones de euros para poder abaratar la cesta de la compra.

El coste de una nueva tasa

Las asociaciones del sector han tratado de cuantificar el coste que tendría para las cadenas de distribución y de alimentación. Desde Fiab (Federación Española de Industrias de Alimentación y Bebidas), llevan avisando durante meses de que "el Impuesto Especial a los Envases de Plástico no Reutilizables tendrá un impacto directo en las compañías del sector de alrededor de 690 millones de euros".

A esta cifra habría que añadirle la Responsabilidad Ampliada del Productor, que "puede suponer otra carga de unos 1.150 millones de euros", dicen desde Fiab. Teniendo en cuenta estos datos, el Gobierno podría llegar a recaudar solo con este gravamen un total de 1.840 millones de euros, lo que supone casi un 23% más de lo que invertirá en el paquete completo para reducir la cesta de la compra. No obstante, si se tiene en cuenta el estudio de Analistas Financieros Internacionales (AFI), la cifra de ingresos asciende hasta 2.000 millones. El Gobierno anunció el Impuesto al Plástico hace casi dos años, desde entonces las asociaciones del sector alimentario y de la distribución han tratado de pedir que se retrase la entrada en vigor del Impuesto al Plástico.

El sector ya hace frente a muchos costes e impuestos, alegan desde la patronales. A pesar de que las empresas ya se han ido preparando, "hay muchas dudas en torno a su aplicación. Por ejemplo, ¿a qué productos afectará el impuesto?", informan desde Aecoc (Asociación de Fabricantes y Distribuidores).

Sobrecostes

La nueva tasa traerá sobrecostes de producción para la industria, pero también administrativos. Asedas, la asociación española de distribuidores, autoservicios y supermercados, ya ha asegurado en repetidas ocasiones que la entrada en vigor del gravamen afectará a los operadores y tendrá repercusiones en los precios. Esto ya lo adelantó el presidente ejecutivo de Acoplasticos, Daniel Mitchell, en el foro ABC de la reforma tributaria, "el impuesto impactará inevitablemente en el precio final de los productos que se venden en empaques pequeños y subirán hasta 7%".

De acuerdo con el estudio de Acoplasticos, los detergentes y productos de baño tendrán un incremento entre el 3% y el 5% del precio final. Las bebidas verán afectado su precio alrededor del 3% y 4%. Los precios de los lácteos (leche, queso y yogur) crecerán algo menos, entre un 1% y 3%.

Cambios en el consumo

El Real Decreto aprobado por el Gobierno ha dejado fuera de la reducción del IVA a otros productos como el pescado y la carne, gravados con el 10%. Ante esto, el secretario general de la confederación de pesca (Cepesca), Javier Garat, defiende una bajada del IVA del pescado al 4%, por ello, afirma que "al Estado le costaría, según nuestros cálculos, 500 millones de euros esta medida". "Llevamos 15 años trabajando para conseguir esta reducción fiscal. No tiene sentido cuando desde Bruselas quieren impulsar una fiscalidad saludable, que supone bajar el IVA o erradicarlo de productos sanos y sostenibles como son los pescados y mariscos", continua el secretario.

Varias organizaciones agroalimentarias han resaltado en los últimos días, que "se echan en falta otros productos básicos, importantes y esenciales", como son los yogures o la miel. Desde Coag, organización de agricultores y ganaderos, alegan que "no han dado ninguna argumentación para dejarlos fuera". 

Anice, (Asociación de la industria de la carne en España), asegura que "estos alimentos son esenciales en nuestra dieta. La carne y derivados representan el 25% de la cesta de la compra y el pescado el 40%". Por ello, Andrés Góngora, representante de Coag, pide al Ejecutivo que "amplíe esta medida a los productos frescos o a los que son transformados, pero con carácter natural, como los yogures. O que al menos reduzcan también su IVA hasta un 5%. Son productos naturales e integrados en la dieta mediterránea". 

Otra de las grandes preocupaciones de estos sectores es la repercusión y el impacto que tendrá en la compra de los consumidores. "Está claro que va a aumentar el consumo de los productos beneficiados y no sabemos cómo perjudicará esto a los alimentos excluidos. Los ganaderos, a día de hoy, son los más preocupados debido al debate en torno a la carne que existe". 

El secretario general de Cepesca afirma que "en los últimos años, el consumo de pescado se ha reducido un 25%, esta medida no ayudará a que esto cambie".

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud