Legal

Europa impone nuevos límites y prohibiciones a las plataformas de servicios digitales

  • El Parlamento Europeo aprueba la Ley de Servicios y la de Mercados
Foto: Istock

El Parlamento Europeo ha aprobado de forma definitiva las nuevas Leyes de Servicios Digitales y de Mercados Digitales. La primera será directamente aplicable en toda la UE quince meses después de su entrada en vigor o a partir del 1 de enero de 2024 (la fecha más tardía de las dos). Los requisitos para plataformas y motores de búsqueda de muy gran tamaño se aplicarán antes: cuatro meses tras su designación como tales por la Comisión.

La Ley de Mercados Digitales se aplicará seis meses después de su entrada en vigor. Los guardianes de acceso tendrán seis meses a partir de su designación para cumplir con las nuevas obligaciones.

La Ley de Servicios Digitales obligaciones incluyen nuevas medidas para neutralizar los contenidos ilegales en línea, así como requisitos que obligan a las plataformas a intervenir rápidamente, respetando en todo momento los derechos fundamentales, como la libertad de expresión y la protección de datos.

Además, endurece los requisitos de trazabilidad y de los controles a los comercios en línea para garantizar la seguridad de los productos y servicios, incluidos controles aleatorios para evitar que se vuelvan a publicar contenidos ilícitos.

Se refuerza también la transparencia y rendición de cuentas de las plataformas, mediante la transmisión de información clara sobre la moderación de contenidos o el uso de algoritmos para recomendar contenidos, así como, la posibilidad para los usuarios de recurrir las decisiones de los moderadores.

En la misma línea, se incluye la prohibición de prácticas engañosas y de ciertos tipos de publicidad selectiva, como la dirigida a los niños y los anuncios basados en datos confidenciales, así como de las interfaces engañosas o los llamados patrones oscuros y de toda práctica diseñada para manipular las elecciones de los usuarios.

Requisitos para las 'grandes'

Las plataformas y motores de búsqueda en línea con más de 45 millones de usuarios mensuales tendrán que cumplir requisitos más estrictos, como la prevención la difusión de contenidos ilícitos, la erosión de los derechos fundamentales y los procesos electorales o el agravamiento de la violencia de género y los problemas de salud mental, así como la imposición de auditorías independientes.

Además, estas plataformas tendrán que ofrecer a los usuarios la posibilidad de negarse a recibir recomendaciones basadas en la elaboración de perfiles, así como facilitar el acceso a sus datos y algoritmos a las autoridades e investigadores habilitados.

Guardianes de acceso

Para evitar prácticas comerciales desleales, las plataformas consideradas guardianes de acceso deberán permitir que terceros interoperen con sus servicios. Además, deberán permitir a los usuarios profesionales acceder a los datos que se generan en la plataforma del guardián de acceso, promover sus propias ofertas y celebrar contratos con sus clientes al margen de la misma.

Tampoco podrán otorgar un trato de favor en las plataformas a sus propios servicios y productos en detrimento de los pertenecientes a terceros; deberán permitir que los usuarios desinstalen fácilmente las aplicaciones o programas preinstalados; y no podrán tratar los datos personales de los usuarios para enviarles publicidad dirigida sin su consentimiento expreso.

Bruselas multará a los guardianes de acceso con hasta el 10% de su facturación mundial en el ejercicio fiscal precedente, que podrá llegar al 20 % si hay reincidencia.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud