Internacional

El regreso del 'kirchnerismo' hace temer una vuelta a la intervención en Argentina

  • Hace apenas cuatro años desde el último 'default', con Fernández
Mauricio Macri, presidente de Argentina. Foto: Efe.

Desde hace 73 años, el peronismo es la fuerza política clave en Argentina. A estas alturas se podría esperar que los mercados hubieran hecho la paz con ella. Sin embargo, este poderoso movimiento político tiene un punto débil: su política económica es imprevisible, puede ser una cosa y su contraria.

En los años de Carlos Saúl Menem (1989-1999), el peronismo no asustó a los mercados porque trajo de la mano la dolarización del país y una profunda liberalización, con la privatización y venta de empresas públicas clave como la petrolera YPF, que acabó en manos de Repsol.

Pero si los inversores están temblando esta vez es porque la experiencia peronista más reciente, la del fallecido Néstor Kirchner y su mujer, Cristina Fernández, fue todo lo contrario: aislacionismo, intervencionismo y control político de la economía. Y los ojos de todo el mundo están puestos en Cristina, que esta vez se presenta como aspirante a vicepresidenta de Alberto Fernández, un peronista crítico con su gestión económica pero con un perfil más bien gris.

Miedo al 'cepo'

Si las sacudidas del lunes fueron tan bruscas es porque el partido vencedor no deja de ser el de los Kirchner, con las mismas caras que antes. Y las memorias de los 12 años de poder de la pareja presidencial aún traen escalofríos a los mercados.

En los primeros años, de recuperación tras el corralito de 2001, la fuerte devaluación del peso, tras liberarse de su atadura al dólar, permitió aumentar con fuerza las exportaciones, ingresar divisas y relanzar el crecimiento económico del país. Con ese dinero, Kirchner renacionalizó empresas privatizadas por Menem, como el Correo o Aerolíneas Argentinas, pagó la deuda que mantenía con el FMI, de 9.500 millones de dólares, y cerró un canje de la deuda externa que había llevado a la suspensión de pagos durante la presidencia anterior, de Fernando de la Rúa.

Sin embargo, la llegada de su mujer a la presidencia en 2007 dio un giro bastante más sombrío. Con el boom de la soja argentina, que traía una gran cantidad de divisas, Fernández aumentó el gasto público para incrementar el consumo interno. Dado que aún quedaban deudas pendientes de su default en 2001, y algunos inversores se negaban a aceptar el canje, Fernández evitó emitir bonos en dólares y cubrió los altos déficits acumulados mediante la impresión de pesos, provocando un aumento de la inflación que ocultó manipulando las estadísticas oficiales.

En un intento de aprovechar más los ingresos de divisas, aumentó los impuestos a las exportaciones agrícolas, para obtener más dólares de la soja, y obligó a los agricultores a cambiar sus beneficios a pesos a un tipo artificialmente hinchado a favor del Gobierno. Para evitar una salida de capitales, implantó el llamado "cepo cambiario", limitando la compraventa de monedas y desincentivando las inversiones internacionales. Y finalmente, en su segundo mandato, renacionalizó YPF y acabó llevando al país a una nueva suspensión de pagos ante el llamado "Grupo de París" de países prestamistas. De aquello hace tan solo cuatro años.

Fernández... o Fernández

En las últimas horas, Alberto ha hecho lo posible por distanciarse de Cristina, tendiendo la mano al economista opositor Roberto Lavagna, líder de la tercera fuerza del país, y prometiendo que no abandonaría las líneas maestras de la política de Mauricio Macri, como el acuerdo con el FMI o la liberalización de la moneda.

Pero la debilidad del probable nuevo presidente indica que el futuro del país dependerá de cuál de los dos Fernández se asiente como el dominante en el esperado nuevo Gobierno. Salvo un milagro de Macri a última hora, claro está.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum7

Pato
A Favor
En Contra

Es increíble lo de Argentina, es peor que lo de España con los socialistas... No escarmentamos ni aunque nos dejen desnudos. ¿Es que Calamaro es el único que queda sensato en ese País?

Puntuación 12
#1
rosendo
A Favor
En Contra

Pues me imagino que cuando acaben igual que Cuba y Venezuela y disfruten del cuento del socialismo 80 o 100 años lo mismo algunos en Argentina espabilan o quizás no, da igual, y por supuesto ahora que podemos echar la vista atrás podemos decir que hay están los grandes beneficios de la descolonización de las américas por parte de España mucha mas hambre y pobreza que antes a pesar de la pésima gestión de estos territorios por parte de España imperial y es que el tiempo a acabado por dar la razón a España.

Puntuación 9
#2
Rosa
A Favor
En Contra

Esto mismo va a pasar con Sánchez , otro inútil como Zp. Nos tendrán que Rescatar y bajarán las pensiones a la mitad.

Puntuación 10
#3
JuntsXTrinkar
A Favor
En Contra

el kichnerismo, o como narices se llame, atrae a tantos bobos como aqui la psoe y podemas juntas

Puntuación 14
#4
A Favor
En Contra

Seria bueno recordar que gobiernan neoliberales, si no, solo sacan conclusiones equivocadas.

Puntuación -5
#5
Usuario validado en elEconomista.es
S Paradox
A Favor
En Contra

En Argentina convendría alguna 'reforma estructural', lo primeo, centrifugar población, instituciones, lejos de Buenos Aires, que sigue el modelo de explotación de Londres, impuesto allí por los pérfidos ingleses, junto con el Hockey, como hicieron en Hong-Kong, como convirtieron Singapur en una megalópolis a partir de un pueblito de unos 200 pescadores.

las concentraciones de poder político y económico dan pie a que mangantes de todo tipo se lancen a por el estado como los vampiros a la yugular, el daño que hizo G W F Hegel atacando la anarquía de los 400 estados alemanes es enorme.

Que la Thatcher cometiese la ordinariez de llevar armamento nuclear, sacándolo de sus arsenales en Gibraltar, a la guerra de las Malvinas, y que el objetivo considerado fuese Córdoba, y no Buenos Aires, indicaría que sigue habiendo influencia e intereses wasp en Argentina, p.ej, los 'psicoanalistas'.

Que retiren al Jorge Vergoyo, que se vayan todos, que pasen la motosierra al estado, que saquen al sol, a Apollyon, Abaddon el exterminador, de la bandera, que se dediquen a la 'Vida campestre'

¡Cada día más tropieros!

Puntuación 0
#6
Antonieta
A Favor
En Contra

Los muertos de hambre de los argentinos se comen lo de ellos y luego piden comerse lo de los demás. Siempre están pidiendo. Siempre sin un duro

Cheeee que trabaje otroooo que xxxoooo soy argentíiiiiiino

Diegooo, sos un genio.

País de mierda... que devuelvan lo que deben.

Puntuación -1
#7