Infraestructuras y Servicios

Ferrovial negocia con Carolina del Norte su segunda autopista por 2.400 millones

  • Traslada una propuesta no solicitada para la extensión de la I-77 por el sur
Autopista I-77, en Carolina del Norte (Estados Unidos).

Ferrovial tiene en Estados Unidos su primer mercado a nivel global y en su apuesta por crecer aún más en este mercado, además de concurrir en las licitaciones públicas, también se está posicionado a través de propuestas no solicitadas.

Así lo está haciendo en el ámbito de las autopistas en Carolina del Norte, donde ya ha ejecutado y opera una de las principales vías de peaje en el estado, la I-77 Express Lanes. En concreto, el grupo que preside Rafael del Pino, a través de Cintra y Ferrovial Construcción, ha trasladado al Departamento de Transportes de Carolina del Norte (NCDOT, por sus siglas en inglés) una propuesta para desarrollar el proyecto I-77 South Extension, con el que ampliar esta autopista por el sur. La inversión estimada alcanza los 2.478 millones de dólares (cerca de 2.400 millones de euros).

Ferrovial pretende con esta nueva infraestructura dar respuesta al previsible crecimiento poblacional y al consecuente aumento de la congestión del tráfico. Charlotte es la ciudad más poblada de Carolina del Norte y en Estados Unidos es una de las que se estima que más crecerá en el futuro, esperándose que pasará de tres millones de personas en 2019 a casi 4,6 millones en 2050.

Ferrovial propone realizar el proyecto a través de una asociación público-privada para diseñar, construir, financiar, operar y mantener la autopista de pago

El proyecto de ampliación de la I-77 Sur diseñado por Ferrovial consiste en una mejora integral del corredor en su tramo sur mediante la adición de 2+2 carriles administrados (managed lanes) a lo largo de 15,1 kilómetros, desde la intersección de la I-277 en el norte de Charlotte hasta la intersección exterior de la I-485 en el sur de la ciudad. Asimismo, se mejorarán los carriles de uso libre y se añadirán nuevos elementos.

Ferrovial propone realizar el proyecto a través de una asociación público-privada para diseñar, construir, financiar, operar y mantener la autopista de pago con un riesgo de tráfico totalmente transferido durante un plazo de concesión de 50 años tras la finalización de la construcción. El concesionario sería responsable del diseño y la construcción, así como de la operación y el mantenimiento tanto de los nuevos managed lanes como de los carriles libres durante el plazo de la concesión y de la devolución del activo al sector público al final de este plazo. La compañía española plantea que el concesionario sea también responsable de las operaciones de peaje y proveedor de servicios y asistencia en carretera. Con esta infraestructura la compañía considera que se mejorará la seguridad y se reducirá la congestión del tráfico en la región, que representó retrasos anuales de 54 horas en 2019, con costes cada año de más de 1.000 millones de dólares, según informes recientes.

La propuesta de Ferrovial se plantea como un proceso competitivo, por lo que en el caso de que las autoridades lo aprueben, el grupo español y sus posibles socios financieros e industriales tendrían aún que imponerse a los eventuales concurrentes.

Cintra ha elaborado un plan financiero para el proyecto que combina fondos propios y deuda de terceros. Con una inversión estimada cercana a los 2.400 millones de euros, plantea que la financiación se divida a partes prácticamente iguales en tres: 813 millones de dólares (782millones de euros) de las empresas privadas adjudicatarias; 819 millones de dólares (788 millones de euros) a través de bonos TIFIA; y 846 millones de dólares (814 millones de euros) de Bonos de Actividad Privada (PAB, por sus siglas en inglés), que son emitidos por el gobierno local o estatal, aunque sus costes son financiados por el proyecto. De este modo, no se necesitarían fondos públicos ni durante la construcción ni durante la explotación y los primeros cálculos de la firma española apuntan a que se ofrecería al NCDOT un pago de concesión de 211 millones de dólares (203 millones de euros). Se trata de una fórmula de financiación a la que Ferrovial ya ha recurrido en el pasado para otras autopistas en Estados Unidos. El calendario proyectado por la compañía apunta al inicio de la construcción en 2024 y el de la operación en 2029. Por el momento, se halla en una fase preliminar, pero las autoridades locales al menos han aceptado analizar la propuesta.

Inaugura la I-66, en Virginia

Ferrovial y sus socios en el consorcio que ha ejecutado la autopista de peaje I-66, en las inmediaciones de Washington DC, en Virginia, Estados Unidos, inauguran este martes la operación completa de la vía. Ferrovial, que tiene el 56% de la concesión, propietario de la concesión, ha invertido 786 millones de euros en este proyecto -aún le restan 180 millones-, cuya inversión total alcanza los 3.600 millones de dólares (3.460 millones de euros). La concesión vence en 2066.

comentariosicon-menu0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
arrow-comments