Industria

Escribano: "Hay 70.000 millones para defensa en Europa y queremos optar a los grandes contratos"

  • "Tenemos ya el 3,45% del capital de Indra y queremos llegar este mismo año al 10%"
  • "Indra no está politizada; participa el Estado y el Estado somos todos"
  • "Hemos descartado realizar adquisiciones para priorizar nuestra presencia en Indra"
De izquierda a derecha Ángel y Javier Escribano, presidente y consejero delegado de Escribano

La compañía Escribano Mechanical & Engineering tiene como objetivo alcanzar una facturación de 200 millones en tres años, más del doble respecto a los 91 millones en ingresos de 2022. El grupo acaba de aumentar su capital en Indra hasta el 3,45% y planea alcanzar hasta el 10% antes de finales de año. Esa inversión en ciernes supondrá un desembolso próximo a 200 millones, según los precios actuales del mercado, un importe que la empresa podrá acometer no sólo con recursos propios, sino presumiblemente también con deuda. Según explican Ángel y Javier Escribano, presidente y consejero delegado, respectivamente, ese movimiento resulta estratégico para poder competir por los contratos europeos de seguridad y defensa, cuyo presupuesto comunitario supera los 70.000 millones de euros.

Han crecido en el capital de Indra con la compra de un 3%, ¿qué porcentaje quieren alcanzar?

Hemos alcanzado ya el 3,45% y la idea es llegar a entre el 8% y el 10% este mismo año. Nuestro plan consiste en crecer como empresa relevante de defensa y consolidar a Escribano como un actor importante del sector.

Pero ya son un actor relevante...

Sí, la verdad es que podemos considerar que somos una de las empresas tractoras del sector de la defensa en España. De hecho, por empleados y por facturación estamos ya entre los 10 primeros. Ahora, tenemos marcado un plan estratégico y la intención es aumentar nuestro tamaño. Hemos estado estudiando posibles adquisiciones de empresas, evaluando incluso algunas de ellas, pero finalmente decidimos entrar en Indra. Pensamos que tiene todo el sentido que tengamos una empresa con suficiente entidad para acometer los retos futuros y las cosas que están pasando en el panorama internacional.

"Tenemos ya el 3,45% del capital de Indra y queremos llegar este mismo año al 10%"

Alcanzar ese 10% de Indra puede costar a precios actuales del mercado unos 200 millones de euros. ¿Disponen de recursos propio, músculo financiero, o tendrán que endeudarse?

Lo estamos analizando. No tenemos claro cómo lo vamos a hacer. Pero es cierto que la empresa ha comprado una parte con fondos propios, eso ya lo hemos comunicado. Y la otra parte dependerá de cómo vayan los contratos y los proyectos que tenemos en marcha. Con fondos propios será muy difícil porque tardaríamos mucho tiempo.

¿Cuántos puestos van a pedir en el consejo de administración?

Nosotros no vamos a pedir nada. No estamos haciendo esto con la finalidad de entrar con un puesto en el consejo, ni con dos, ni con nada. Es una pura inversión, donde apostamos por dar valor no sólo a una empresa de defensa, sino a toda la industria. Queremos que Indra crezca para que así crezcamos los demás y que el ecosistema de la industria de defensa tenga un mayor protagonismo, un mayor peso y relevancia en el contexto actual, sobre todo en la Unión Europea.

"Somos una empresa tractora en el sector de la defensa; estamos entre las primeras por empleo y facturación"

¿Pueden entonces optar con Indra a nuevos contratos?

Indra ya tiene contratos importantes, por ejemplo, es el coordinador nacional del futuro avión europeo de combate, el denominado programa FCAS. Nosotros podemos colaborar y, de hecho, tenemos ya empresas en común. Escribano forma parte de la sociedad TESS junto a Indra, General Dynamics-Santa Bárbara y Sapa Placencia para la producción en España de 348 vehículos blindados de combate 8x8. Para obtener contratos de mayor envergadura, quizás ni la propia Indra tenga el tamaño suficiente.

¿Y a qué quieren optar?

Europa tiene un presupuesto de 70.000 millones de euros para las nuevas adquisiciones de material y el desarrollo para su industria de defensa, con lo que quiere reducir así su dependencia de otras naciones, como Estados Unidos. Es obvio que nos encontramos con empresas que facturan 17.000 millones de euros, que tienen más peso y capacidad que los que ingresan mil millones. Por eso es importante ganar tamaño.Queremos optar a grandes contratos.

Al margen de Indra, ¿estudiarán otras compras?

No, ahora mismo no. Hay empresas que pueden tener un plan A y un plan B. Nosotros solo tenemos un plan A, solo uno, y vamos a ir a muerte a por él. No nos gusta la palabra campeón porque parece que alguien ha perdido, que alguien es el subcampeón. Pero bueno, queremos estar en el campeón. Esa es verdaderamente la razón de nuestra inversión en Indra. El estar justo en el puesto que nos merecemos. Pero es que, además, hay que creerse el proyecto, porque si no nos lo creemos el proyecto no va a salir, ¿no?

"Indra no es una empresa politizada; está participada por el Estado y el Estado somos todos"

¿Y cómo valoran la entrada de Indra en ITP?

Positivamente. Nosotros no tenemos ningún poder de decisión ahí, pero sí que está alineado con lo que pensamos, con la idea de asociarse y ganar tamaño. ITP era el fabricante de parte del motor del FCAS y nosotros estamos alineados con esa estrategia, la de crear empresas de referencia para estar en los programas de defensa.

El Gobierno socialista quiere crear con Indra una gran empresa de defensa, ¿teme un giro si hay un cambio en Moncloa tras las elecciones?

Indra no es una empresa politizada en ninguno de los sentidos, es una empresa participada por el Estado y el Estado somos todos. Aunque ahora se ha puesto más de moda la palabra campeón y es verdad que se dice que se quiere crear con Indra un campeón de la defensa, lo cierto es que lleva siendo el campeón toda la vida porque ha sido una empresa del Estado con todos los Gobiernos. El Estado siempre ha estado en el capital y no creo que haya habido ningún vaivén político ni que lo vaya a haber.

¿Cómo les afectan las elecciones?

No nos afecta el periodo electoral, pero está claro que este tipo de procesos, en general, impactan en la economía española y generan cierta incertidumbre. No sabemos cómo incidirá en los nuevos contratos que puedan estar gestándose en estos momentos.

Defensa mostró la semana pasada su malestar porque la OTAN no llamara en su reunión con las empresas de defensa a ninguna firma española, ¿comparten este malestar?

Lo entendemos perfectamente. Cuando hay un problema, España siempre está en todos los sitios donde hay fuerzas aliadas desplegadas. Es uno de los países que más colabora con la ayuda humanitaria. Despliega sus ejércitos y nuestros efectivos están allí donde sean requeridos y... que no haya una mínima representación española, pues consideramos que nos hacen un flaco favor, ¿no? La verdad es que no creo que allí se decidiera ningún contrato, pero se trata más de una cuestión de imagen.

Acaban de firmar un contrato con el Ejército de Emiratos Árabes Unidos por 182 millones para el suministro de torres, ¿dónde quieren crecer ahora?

Tenemos presencia en más de 20 países. Escribano ha vendido por ejemplo estaciones de armas en Vietnam, Malasia, Corea..., en muchos países.

"Vamos a abrir una fábrica en Córdoba y crear entre 200 y 300 empleos"

¿Qué representa el negocio internacional?

Bastante, la mitad aproximadamente de nuestras ventas. Ha habido años en los que ha supuesto aún más, pero ahora España nos está comprando mucho. Por eso, sí, aproximadamente tenemos el 50% fuera y el 50% aquí, aunque es verdad también que el negocio exterior ha llegado a representar en otras ocasiones, hasta el 85% de las ventas. Hace tiempo.

Tras la salida de Omán, ¿se plantean dar entrada a otro socio en el futuro?

No, ya hemos tenido uno, no nos ha ido mal, ojo, pero sí que nos ha costado un potosí de dinero y no tenemos intención de dar entrada a nadie más. Para ellos ha sido una inversión muy rentable, pero para nosotros no tanto.

¿Y salir a bolsa?

Nunca se sabe lo que puede pasar en el futuro, pero ahora mismo es algo que no contemplamos. Pero claro, todo dependerá de cómo nos vaya y de lo que pase. A día de hoy tenemos un plan que nos va bien, la empresa está yendo muy bien y ¿por qué no? A lo mejor dentro de 10 años hemos crecido mucho y facturamos mil millones, ojalá, pues a lo mejor tienes que salir a bolsa porque es que el mercado te lo pide, pero ahora el plan no es ese.

¿Ustedes trabajan siempre a largo plazo?

Sí, hay planes muy buenos, pero todos son de medio y largo plazo. No se puede vender nada al momento. Desde que se toman las decisiones de inversión hasta que realmente se materializan nunca pasa menos de un año. Primero se prepara la oferta, se realiza un requerimiento de oferta, otro de información, se envía la propuesta y hasta que se convierte en contrato pueden pasar doce meses, ése es el estándar.

Y no solo fabrican...¿también desarrollan los productos?

Sí, se concibe la idea, se desarrolla, se construye, se certifica, se comercializa, se mantiene, etc., hacemos el ciclo de valor completo. En su día éramos una empresa de fabricación y ahora somos una empresa de diseño de producto propio, de ingeniería que desarrolla su cadena de producto y de innovación constante y lo que hacemos después es que hemos construido.

Disponen de cinco edificios en el Parque Tecnológico de Alcalá de Henares (Madrid), ¿van a abrir más fábricas?

Sí, en Córdoba. Tenemos previsto ejecutar allí el montaje de diversos proyectos que tenemos en cartera, algunos de ellos relacionados con municiones inteligentes. La inversión rondará entre 5 y 10 millones de euros. Además, vamos a crear entre 200 y 300 empleos.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud