Energía

Cataluña reutilizará el 70% del agua depurada en 2040

  • La Generalitat ha diseñado un plan dotado con más de 400 millones para afrontar la sequía
  • La estrategia pretende fomentar el uso de los recursos no convencionales
La comunidad vive uno de los periodos más secos de su historia. Europa Press

Cataluña se asoma al recién iniciado 2024 sabiendo ya que seguirá marcando hitos en su situación de sequía. Después de 36 meses viendo llover apenas unas gotas, la Comunidad sufre ya la peor escasez de agua de su historia por su extensión, duración e intensidad. Los expertos apuntan a que, para revertir la situación, sería necesario que lloviera en un espacio corto de tiempo toda la lluvia que recibe la ciudad de Barcelona en un año sin atisbo de sequía.

La previsión no sólo no apunta a una situación tan ilusoria, sino que dibuja un panorama más seco que el actual, con un invierno poco lluvioso y más cálido de lo habitual. Así, los más de seis millones de catalanes que conviven ya con un tipo de restricción pueden adivinar que los cortes y vetos serán pronto más contundentes, y los otros tres millones de ciudadanos que todavía no tienen que, obligatoriamente, observar ninguna pauta concreta, saben también que seguramente tengan que hacerlo a no mucho tardar.

Las autoridades contemplan ya, de forma adicional, acercar agua en barco a las zonas que sufren mayor carestía; así, se baraja como una posibilidad extraer agua de la provincia de Tarragona, en una mejor situación por estar bañada por el Ebro. No obstante, esta alternativa se estima cara, polémica (por entender la Plataforma en Defensa del Ebro que se trata de un trasvase encubierto) y contaminante (por la propia actividad de los barcos cargueros).

Más allá de decretar medidas puntuales y con carácter excepcional como las que están en vigor o como las que sigue dibujando el Govern de la Generalitat, el equipo de Pere Aragonès ha presentado los que el Ejecutivo autonómico sean los planes de inversión para que, en 2040, la Comunidad no sea tan dependiente del agua de lluvia y pueda capear con más facilidad episodios de sequía como el actual.

El consejero de Acción Climática David Mascort ha anunciado que, en 2027, Cataluña reutilizará más de 100 millones de metros cúbicos de agua, cantidad equivalente a la que consume el área metropolitana de Barcelona durante todo un año. La Generalitat espera lograr este objetivo dedicando 126 millones de euros a una serie de obras y mejoras de infraestructuras recogidas en el Plan
de reutilización de agua regenerada de la Agencia Catalana del Agua.

Destacan, entre todas ellas, la construcción de 24 estaciones de regeneración del agua (ERA) y actuaciones de recarga de acuíferos a áreas de costa. Asimismo, el Plan contempla la reforma y rehabilitación de infraestructuras que actualmente dan su servicio; 24 millones de euros serán destinados a la ampliación de la ERA del Prat de Llobregat, y otros ocho se invertirán en la de Reus. Por otro lado, y con una dotación de 15,6 millones de euros, otra obra
conectará la EDAR de Manresa con Súria mediante una cañería de impulsión de agua depurada.

Con todas estas obras de relativa urgencia, Cataluña "podrá lidiar con mejores condiciones de resistencia y resiliencia las sequía que ya son estructurales", destaca Mascort, que completa: "Igualmente, tendremos la capacidad de obtener el recurso suficiente para abastecer a toda la población".

Un Plan pensando en 2040


Los primeros resultados del proyecto de la Generalitat deberán empezar a ofrecer resultados en 2027, aunque las propias obras de construcciones de las ERA, previsiblemente, se prologarán más allá de esa fecha. Así, la estrategia establece un ámbito de actuación temporal más amplio, contemplando también presupuestos económicos adicionales a las primeras partidas. A los 126 primeros millones se sumarán, entre 2028 y 2032, otros 126, y de 2032 a 2040, 155 millones más.

Si todos los planes hoy proyectados culminan según lo previsto, la Comunidad terminaría reutilizando hasta el 70% del agua depurada; en 2022, ese porcentaje apenas rozó el 12%. Esos 71 millones de metros cúbicos fueron dedicados, principalmente, a usos agrícolas, industriales o a proyectos ambientales. En total, Cataluña depuró 610 millones de metros cúbicos, siendo abocados casi la mitad al mar.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud