Energía

La CNMV destapa que EiDF falsificó contratos y documentos para engañar al auditor

  • El informe forensic detecta múltiples irregularidades
  • La empresa volverá a cotizar el lunes
Fernando Romero, presidente y fundador de EiDF

La CNMV ha destapado que, según el informe forensic realizado elaborado por Deloitte sobre las cuentas de EiDF, no solo habría habido falta de control sino también falsificación de documentos.

El supervisor ha publicado la información que la compañía no había hecho pública ya que "no ha atendido al requerimiento" realizado el pasado viernes y que "la información publicada no es completa e incluye omisiones muy importantes". Así, detalla, por ejemplo que "el informe forensic de Deloitte inlcuye un relato de los hechos y evidencias  de gran transcendencia para los accionistas de EiDF".

De entre todas, según dice, "destacan las evidencias de posible falseamiento de documentos por parte de la compañía, dada su especial relevancia. En relación con ello, el auditor (PwC) ha tenido en cuenta dicho forensic en su trabajo, que se ha materializado, entre otros aspectos, en una limitación al alcance de su opinión de auditoría, dadas las debilidades de control interno identificados en el forensic en estas materias".

Documentación falsa

En esta misma línea, la CNMV recuerda que "el informe forensic ha identificado documentación que no reflejaría fielmente la realidad, bien sea porque la sociedad podría haber falsificado o modificado dicha documentación o por otras causas (en algunos casos, según la información recibida por EiDF), por errores humanos".

El supervisor recuerda también que tras el análisis de todos los deudores de la compañía se ha detectado "una vinculación directa o indirecta con Fernando Romero", el  presidente, consejero delegado y fundador del grupo. Según el informe elaborado por Deloitte, "se identifican numerosas incidencias relativas, entre otras cuestiones, a facturas y pagos por servicios que podrían no haberse prestado o no estar justificados, así como a la falsificación de documentos".

En concreto, el informe forensic "ha identificado evidencias que pondrían de manifiesto que la explicación aportada por EiDF a sus auditores para justificar la naturaleza de sus créditos con determinadas sociedades no es real y que falseaban documentos (por ejemplo, contratos o facturas) que justificaban la naturaleza de dichos saldos para así poder cumplir con la solicitud del auditor".

El forensic, según ha publicado la CNMV, ha detectado asimismo dicrepancias entre los costes registrados en la contabilidad y el grado de avance real. "Esta incidencia está relacionada con situaciones en las cuales el importe facturado de la obra no se corresponde con el coste incurrido a la fecha de facturación, provocando así un desajuste en el grado de avance real de la obra y los mayores ingresos reconocidos por ésta". Asimismo, según asegura el supervisor, "hay obras en las que a pesar de que se produce facturación, los costes registrados carecen de razonabilidad económica y operativa, por lo que el ingreso registrado por el grado de avance no reflejaría la realidad de la obra."

En el análisis de los deudores, se ha detectado también que se "habría emitido facturas que no se corresponderían con servicios efectivamente prestados, por lo que podrían tratarse de facturas falsas". En esa línea hay "indicios de participación en la emisión de facturas falsas por parte de un deudor".

Deudores

En un documento remitido por la propia compañía al BME Growth y que está firmado por Fernando Romero como presidente y hasta ahora consejero delegado, EiDF admitía ya que tras el análisis de once deudores "que están directa o indirectamente vinculados con el CEO y principal accionista de la sociedad" se han detectado, en concreto, "incidencias relativas a facturas y pagos por servicios que podrían no haberse prestado o que no están justificados".

Entre otras, se reflejan nomalías en la relación comercial con Albujón. La propia empresa reconoce que "el Forensic aprecia una vinculación indirecta del CEO y principal accionista de EiDF con ella, ya que su hermano fue administrador único de Albujón entre noviembre de 2017 y el 4 de octubre de 2022", refiriéndose, en concreto, a Óscar Romero Martínez.

La publicación de la CNMV no es algo habitual, aunque hay un precedente en junio del año pasado con Lleida.net. A pesar de ello, fuentes de la empresa insisten, no obstante, en que "estas supuestas irregularidades no han tenido repercusión alguna en la contabilidad de la compañía". Una vez que ha publicado toda la información, el supervisor ha acordado, no obstante, levantar la suspensión de la cotización a partir del próximo lunes.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud