Energía

Repsol invertirá 35 millones en una nueva planta en Tarragona

  • Elaborará polietileno para la fabricación de cables de alta tensión
  • Estará operativa en 2024 con una producción de 27.000 toneladas al año
Complejo industrial de Repsol en Tarragona. EE

Hace un año que Repsol extrajo el último barril de petróleo de su plataforma marina Casablanca en Tarragona, pero la compañía sigue apostando por sus instalaciones industriales en la zona e invertirá 35 millones de euros en una nueva planta que elaborará polietileno reticulable.

Se trata de un polímero utilizado en el aislamiento de cables, situado entre el conductor y las capas protectoras exteriores, que se utiliza para la fabricación de cables de alta y muy alta tensión.

La nueva planta tendrá una capacidad anual de 27.000 toneladas y su puesta en marcha está prevista para mediados de 2024. Contará con la tecnología LSHCTM (acrónimo de Linear Short Hyperclean), que "proporcionará un producto con unas propiedades muy competitivas y situará a Repsol entre los principales productores de polietileno para cables", según la compañía.

En un comunicado, destaca: "Con esta nueva inversión en el complejo industrial de Tarragona avanzamos en la diferenciación de los productos que fabricamos ahí y en el compromiso de continuar ofreciendo a nuestros clientes soluciones de alta calidad".

Repsol prevé exportar a todo el mundo desde las nuevas instalaciones tarraconenses, en un contexto de aumento de la demanda, dado que el aumento de las fuentes de energías renovables implicará un incremento de la demanda de cables para el transporte de energía desde su lugar de generación a los puntos de transformación y consumo.

Para el transporte de esta energía actualmente se utiliza sobre todo cable aéreo, pero cada vez se opta más por soterrar estos cables para evitar su impacto visual, y en estos casos es necesario que el cable esté aislado, para lo que uno de los aislantes que se requieren es el polietileno reticulable, señala Repsol.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.